ARGENTINA

24 de Setiembre de 1812: Belgrano vence en la Batalla de Tucumán

Si Manuel Belgrano no hubiera luchado aquella Batalla, o la hubiese perdido, hoy estaríamos contando otra historia, quizás con otra bandera

24 de Setiembre de 1812: Belgrano vence en la Batalla de Tucumán

Belgrano entrega su bastón a la Virgen de las Mercedes


La repetida historia de las visiones encontradas entre quienes gobiernan desde el Puerto y quienes viven el país desde el interior, una forma de hacer política que no ha cambiado hasta el día de hoy. El Triunvirato había ordenado a Belgrano retirarse sobre Córdoba definitivamente.

Si el General hubiera obedecido aquella orden, tal vez la Gesta de la Independencia se habría perdido.

Belgrano contesta que dará batalla nomás, lo estima indispensable. Moviliza al pueblo tucumano en su apoyo y lo consigue apoyado por algunas viejas familias patricias, sobre todo los Aráoz; no es para menos, dos de sus más altos y distinguidos oficiales están emparentados con ellos: Díaz Vélez es hijo de una Aráoz y el entonces joven teniente Gregorio Aráoz de La Madrid es igualmente cercano.

Como ha sido toda la campaña, Belgrano cuenta con exiguos elementos; unas lanzas improvisadas, alguna artillería. Los uniformes son apenas retazos. Esos tucumanos tienen para parapetarse nada más que sus guardamontes. Con todo, Balcarce organiza 400 hombres, es la caballería gaucha.

Mientras estos afanes le llevan el tiempo a Belgrano, Buenos Aires insiste con oficios exigiéndole la retirada a Córdoba. Quizás lo quieren cerca para que los defienda a ellos, sin que a los porteños les importe la suerte del resto del territorio. Para ellos con Buenos Aires ya hay país suficiente. Con todo Belgrano intenta obedecer pero los tucumanos lo retienen; y se queda multiplicándose en organizar la defensa.

Su antiguo amigo y ahora enemigo Pío Tristán está a la vista del catalejo. Belgrano escribe esa mañana del 24 de setiembre: “Algo es preciso aventurar y ésta es la ocasión de hacerlo; voy a presentar batalla fuera del pueblo y en caso desgraciado me encerraré en la plaza hasta concluir con honor.”.

El sitio del encuentro es el llamado “Campo de las Carreras” (Hoy Plaza Belgrano). El factor sorpresa no alcanza para los patriotas, Tristán da cuenta de la caballería y ordena la línea de ataque. La tierra grita en las voces de esos gauchos que se lanzan a todo alarido haciendo vibrar los guardamontes. El diabólico ruido desconcierta el ala izquierda de los realistas que se quiebra. Por la derecha –donde está Belgrano- la partida es de los españoles.

La lucha se desata frontalmente. En medio del humo y el desorden, una manga de langostas aporta oscuridad y desconcierto. Momento escatológico; Belgrano se ha arrodillado horas antes ante la Virgen, incluso él parece lívido, suspendido en sus facultades dicen algunos. Otros aseguran ver una figura de mujer blanca suspendida entre los árboles.

La jornada termina y Díaz Vélez y Dorrego encuentran abandono el parque de Tristán con treinta y nueve carretas cargadas de armas  y municiones. Toman prisioneros y se hacen con la artillería.

Ni siquiera el propio Manuel Belgrano sabe cuál ha sido la suerte de sus armas. Se que en medio de esa obnubilación se cruza con un coronel, es Moldes, quien le espeta:
- ¿Dónde va usted, mi general?

- A buscar la gente de la izquierda, Moldes.

- Pero estamos cortados, mi General.

- Entonces, vayamos en procura de la caballería.


Momentos más tarde, José María Paz da con ellos. La voz anunciando la presencia del General Belgrano produce la reunión de los dispersos. Un oficial a caballo se acerca y Belgrano le pregunta:

- ¿Qué hay? ¿Qué sabe usted de la plaza?

- Nosotros hemos vencido al enemigo que hemos tenido al frente.

Aparece Balcarce con algunos oficiales y alguna tropa al grito de ¡Viva la Patria! Se dispone a saludar la victoria con Belgrano, pero éste, todavía como en trance pregunta:

- Pero, ¿qué hay? ¿En qué se funda usted para proclamar la victoria?

- Nosotros hemos triunfado del enemigo que teníamos al frente, y juzgo que en todas partes habrá sucedido lo mismo: queda ese campo cubierto de cadáveres y despojos.

Tristán vuelve sus pasos sobre Tucumán e intima la entrega de la plaza. La respuesta es que ante cualquier avance se degollará a los prisioneros, entre los cuales hay cuatro oficiales de alto rango. Sin armas ni artillería, Tristán vela toda la noche frente a la ciudad sin avanzar.

En la mañana del día 25, Belgrano le intima la rendición; Tristán no la acepta, pero tampoco combate. Da media vuelta a su caballo y se retira buscando la ruta hacia Salta, deja detrás 453 muertos, 687 prisioneros, 13 cañones, 358 fusiles y todo el parque, compuesto de 39 carretas con 70 cajas de municiones y 87 tiendas de campaña.

La victoria le ha sido concedida el mismo día que se celebra la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, a quien Belgrano nombra Generala del Ejército, en cuyas manos deposita su
bastón de mando.

Evaluación de la jornada

La Batalla de Tucumán es el primer cerrojo puesto a las ambiciones realistas de reconquistar el Plata. Vicente Fidel López llama a Tucumán “la más criolla de cuantas batallas se han dado en territorio argentino”. Faltó prudencia, previsión, disciplina, orden y no se supieron aprovechar las ventajas; pero en cambio hubo coraje, arrogancia, viveza, generosidad... y se ganó.
Distinto hubiera sido el resultado de la historia si Belgrano hacía caso de la orden que le imperaba el Triunvirato.

En el plano político, esta Victoria de Belgrano significó la caída del Triunvirato. Cuando la noticia llegó a Buenos Aires,  se cuenta que el pueblo festejó en las calles mientras vociferaba contra el gobierno; fue entonces que los Granaderos de San Martín, los artilleros de Pinto y los arribeños de Ocampo empujaron la caída de los triunviros. Quedaba abierto el camino para la Asamblea del Año XIII.

Por Joaquín de Álzaga
Para El Intransigente

 

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
  1. grafico
    | 24/09/2010 | 16:59
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (2) Neg. (0)
    #
    grafico
  2. Que ejemplo este hombre, por Dios!!! Si estuviera vivo y viese como nuestros comandantes destruyeron todo. Lloraría tanto... Un verdadero símbolo de la patria, puros huevos y sangre corriendo por sus venas. Cuantas veces caminamos por ese lugar y nos acordamos de Manuel?, nunca se los aseguro. Brindo por Manuel y sus gauchos que tan valientemente pelearon por nuestra tierra e independencia. VIVA LA PATRIA CARAJO!!!!!!!!!!!!! Felicito a Joaquín por como contó esta parte de la historia..
ARGENTINA

Incendio del Refugio Neumeyer

Refugio Neumeyer

11:07 | El Refugio emplazado en la zona del valle Chalhuaco fue destruido casi en su totalidad

ARGENTINA

Secuestran marihuana, cocaína y armas en Salta y Mendoza

Operativos de control. Foto: Gendarmería

09:21 | Se dio durante dos operativos y por los que quedaron detenidas dos personas

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos