ARGENTINA

Blockbuster Argentina, la compañía en situación alarmante

Desde EE.UU. dejarán de enviar fondos al país. Así, la filial local queda en situación de extrema indefensión. Un estudio jurídico internacional analizaría la situación


Blockbuster declaró la quiebra en los Estados Unidos y dejó a la subsidiaria argentina en una situación de preocupante fragilidad ya que la casa matriz dejará de enviar fondos al país, tornando así muy difícil la operatoria de la empresa de cara al futuro.

Ante esta situación, que pone a la compañía al borde del precipicio, ya dos gremios (UTSA y SUTEP) anticiparon que se van a movilizar el Ministerio de Trabajo, para exigir un plan de contingencia que evite el cierre de Blockbuster Argentina.

Asimismo, durante el transcurso de esta tarde darán a conocer un comunicado en el que reclamarán un compromiso del Estado para conservar las fuentes de trabajo, y en el que detallarán las medidas de protesta, que incluirán cortes de calle.

En tanto, según pudo saber este medio, algunas voces del sector ya hablan de que Blockbuster habría contratado un estudio jurídico internacional que sería el encargado de analizar la situación de la empresa en la Argentina, sus ventas, ingresos, como así también el detalle de la nómina de empleados.

Este caso enciende nuevas luces de alarma en un sector que ya el año pasado vio caer a dos de sus grandes íconos, como lo eran Gativideo y LK-Tel Video La Rioja, que fueron la última expresión de un problema que, en estos años, se cobró la vida de casi 80 videoeditoras.

En este contexto, el sector volvió a encender sus reclamos para lograr un tratamiento impositivo diferenciado, tal como sucede en la industria del libro, habida cuenta de que casi el 40% del ingreso por la renta de una película representa una carga tributaria que, hoy por hoy, se torna difícil de sostener con DVD’s que se venden entre $5 y $10 en las calles.

La quiebra de un grande

Acosada por una deuda superior a los u$s900 millones, Blockbuster presentó la quiebra en los Estados Unidos el jueves pasado y, automáticamente, la incertidumbre se apoderó de su filial local.

Sucede que, desde hace tiempo, la firma se ve afectada por una baja en su nivel de actividad y en sus ingresos, producto del aumento de la piratería y del avance de las descargas vía web, que ya la llevó a cerrar casi 50 locales en el país.

De hecho, de los 86 comercios que llegó a tener Blockbuster Argentina, hoy sólo quedan 37 y el temor que reina en el mercado es que la compañía emprenda la retirada.

“Lo que se sabe es que la casa matriz va a dejar de enviarle fondos a la filial local, lo que deja a Blockbuster Argentina en una situación muy delicada”, afirmó a iProfesional.com una fuente con conocimiento de las negociaciones, que prefirió mantener la reserva de identidad dado que la empresa mantiene por estas horas un absoluto hermetismo.

“De todos modos, se trata de dos compañías jurídicamente diferentes, por lo que la bancarrota en Estados Unidos no implica que necesariamente vaya a suceder lo mismo aquí”, agregó la misma fuente, aunque recordó que si la firma “no tiene el aporte de fondos del exterior, encontrará serias dificultades para pagar los gastos corrientes”.

En este sentido, puntualizó que “seguramente tratarán de negociar con el Gobierno” una solución.

“Blockbuster Argentina es acreedora del Estado por varios millones de pesos en adelantos de impuestos. Esto genera una situación particular, porque tiene un importante saldo fiscal inmovilizado y, con esos millones que están congelados, podría pagar los sueldos a fin de mes”, destacó.

Además, adelantó que la empresa buscará realizar reuniones con los empleados. Y reconoció que “habrá movilizaciones” para proteger las fuentes de trabajo de los 350 trabajadores que la firma posee en forma directa.

De hecho, en este punto, la Unión de Trabajadores de Sociedades de Autores (UTSA) y el Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público (SUTEP) fueron contundentes. El mismo jueves en que Blockbuster declaró la quiebra en los Estados Unidos, publicaron un comunicado conjunto en el que ya "avisaron" su preocupación ante la noticia.

“Propondremos a las cámaras empresarias del video y del cine iniciar un plan de lucha para dar respaldo a los trabajadores. Blockbuster Argentina, que es una subsidiaria de la casa matriz, está en peligro de correr con la misma suerte", destacaron los gremios.

Y la primera acción no se hizo esperar. Según confirmaron a iProfesional.com desde UTSA, este jueves se realizará una movilización que arrancará desde el local de Blockbuster, ubicado en Pasco y Rivadavia, y finalizará en la sede del Ministerio de Trabajo, en Callao al 100.

Al ser consultadas por este medio, las cámaras que nuclean a los empresarios del sector (tales como la Unión Argentina de Videoeditores -UAV- y la Cámara Argentina de Videoclubes -CAVIC-) enfatizaron que acompañarán con las medidas que sean necesarias.
 
“Lo que vamos a hacer, al igual en otras ocasiones, es dar nuestro apoyo institucional y otorgarle la libertad a los empleados para que asistan a las movilizaciones, si así lo desean”, sostuvo Aldo Fernández, presidente de la UAV.

Un enemigo conocido

El caso de Blockbuster reavivó en la industria del video el temor a un viejo y conocido enemigo que cada vez se torna más poderoso: la piratería.

Tal como sucedió cuando cerraron las videoeditoras Gativideo y LK Tel Video La Rioja el año pasado, la actual situación de la cadena de videoclubes enciende una nueva luz de alarma en el sector, que ve como se está cayendo otro de sus grandes íconos.

“Si no se actúa rápido, el comercio ilegal pirata acabará con la actividad del video y del cine y con los puestos de miles de trabajadores que la integran”, advirtieron UTSA y SUTEP.

Y en este punto coincidieron todos los representantes del sector.

“El caso Blockbuster demuestra que si no logramos que haya un cambio en la estructura de negocios, el comercio legal se torna inviable”, destacó Fernández.

En este sentido, recordó que un negocio que funciona en blanco debe pagar el alquiler del local, los sueldos y cargas sociales. “Además, los CD y DVD pagan IVA e Ingresos Brutos y eso hace que se termine yendo en impuestos casi el 40% de lo que ingresa por cada alquiler o venta de película, mientras que 'los manteros' no pagan nada”, criticó.

La piratería en números

Actualmente, el mercado ilegal mueve alrededor de u$s700 millones mientras que el legal ronda los u$s300 millones, según estimaciones de la UAV.

En este sentido, Alejandro Botbol, miembro de la comisión directiva de CAVIC, coincidió en que “la piratería maneja aproximadamente entre un 70% y un 80% del mercado”.

Y el secretario adjunto de UTSA, Osvaldo Moreno, puntualizó que “el año pasado se vendieron legalmente unas 6 millones de películas, mientras que las truchas alcanzaron nada más y nada menos que los 70 millones estimativamente”.

“No es que la gente no compre DVD's, como dicen algunos que quieren atribuir las bajas de ventas en el sector a las nuevas tecnologías. El problema es que la piratería está absorbiendo casi el total de los gastos de las personas en este rubro”, agregó.

Y esta situación se hace sentir fuertemente en el sector, que ve como -año a año- disminuye la cantidad de empresas orientadas al video.

“En los ’90 había 83 videoeditoras. Hoy quedan sólo 4, además de las condicionadas o las pertenecientes a casas editoriales”, reconoció Aldo Fernández, quien además de ser titular de la UAV también preside AVH, una de las videoeditoras que aún sigue a flote.

Las otras tres que aún permanecen en pie son SBP, Transeuropa y Plus Difusión.


El panorama enfrentado por los videoclubes tampoco es alentador. “Hoy hay 800 locales que le compran a las editoras legales. Hace un par de años, esa cifra llegaba a 2.000”, puntualizó Marcos Rago, presidente de CAVIC.

En la misma línea, desde la UAV estimaron que “cierran alrededor de cuatro o cinco videoclubes por mes, lo que implica un drenaje lento pero continuo”.

“En realidad, a veces bajan las persianas y, en otras ocasiones, lo que sucede es que dejan de ser clientes de las editoras”, explicó Fernández. En otras palabras, ante la dura competencia de la piratería, muchos locales deciden “cambiar de bando” y comenzar a funcionar con copias truchas.

De todos modos, el titular de CAVIC aseguró que hay muchos “locales grises”, es decir, “que alquilan algunas películas originales y otras ilegales”.

Otra de las salidas que encuentran muchos de los videoclubes es “reconvertirse, agregando un kiosco, un locutorio o una fotocopiadora… Es decir, haciendo que el alquiler de películas pase a ser una actividad secundaria”, destacó Rago.
 
Los reclamos del sector
 
“Lo que está ocurriendo en las calles con el avance de la piratería, sucede porque quienes tienen el poder de policía miran para otro lado”, disparó Aldo Fernández.

En este sentido, reclamó que “si el Estado no nos puede defender de competencia desleal, al menos le pedimos que nos ayude de otra manera como, por ejemplo, eliminando impuestos o favoreciendo otras formas de comercialización para poder subsistir”.

En esta línea, agregó que no bastaría sólo con no pagar la propiedad intelectual. “Aún así no podríamos competir, porque los manteros no pagan nada de nada”. Y reiteró dos de los reclamos del sector:

La eximición del pago de IVA, como en el caso de los libros.

La eximición en el pago de Ingresos Brutos, como las revistas o diarios.

“Se les da este beneficio porque son expresiones culturales más antiguas que el video, pero nosotros consideramos que no son muy distintas en lo que significa transmitir cultura”, opinó Fernández.

“Desde el Estado hay una apatía muy grande, no tenemos apoyo. Por ejemplo, a nivel impositivo, tenemos una carga que supera a muchos rubros y no contamos con las ventajas de la industria del libro. Estamos muy aislados”, se quejó Botbol.
 
Y consideró: “Una eximición de impuestos haría, al menos, que dejen de desaparecer videoclubes”.

Perspectivas

“Desde el INCAA no le dan una larga vida a la actividad del video. Pero yo no coincido. Apuesto a que podamos reflotar con las nuevas tecnologías, como el Blu Ray y el 3D”, explicó Rago.

De todos modos, Botbol reconoció que “hay una tendencia mundial que no podemos dejar de ver: los formatos físicos están disminuyendo. Pero creo que, por lo menos, hay videoclubes para un tiempo más”.

“Todavía hay gente que consume y hay nuevos formatos que, aunque aún son muy elitistas, pueden representar una tendencia que, a largo plazo, resulte positiva”, concluyó.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
ARGENTINA

La UCR quiere que el Gobierno pague un bono de fin de año

Giubergia presentó el proyecto de ley

34'La suma excepcional es para trabajadores, beneficiarios de planes sociales, jubilados y pensionados

ARGENTINA

Aumentaron las reservas del BCRA por un canje con China

El Central aumento sus reservas

18:27 | El Central activó el crédito "Swap" con el Banco Central de China y sumó U$S 814 millones

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos