ESPECIAL EL INTRANSIGENTE

Sebastián Cáceres: “El arte es antónimo de oficialismo. Todo lo demás es verso”

Dibujante desde siempre, ácido como pocos, el tucumano Sebastián Cáceres debió partir al exterior para vivir del arte. Sin embargo, sus dibujos siguen denunciando la corrupción
domingo, 09 de junio de 2013 · 11:03:00 p.m.
TUCUMÁN.- Su dibujo de Sarita Alperovich retirando $669 mil pesos del cajero del Pami resumió en una sola imagen el ánimo general del escándalo que sacude todavía a Tucumán. Sin embargo su autor, Sebastián Cáceres, de 33 años, estaba en Francia.

A la distancia, Cáceres no ha perdido ni una gota de esa mirada incisiva sobre la realidad política local. Hincha “enfermo de los Santos”, fanático del sánguche de milanesa, Sebastián conversó con El Intransigente sobre los motivos de su autoexilio, el rol del arte en la sociedad y la importancia del humor para “acariciarte el alma o meterte una patada en el hígado”.

- ¿Recordás el momento en que decidiste dedicarte al dibujo y al diseño?

La verdad que no. Creo que eso no se decide sino que la profesión te elije a vos, aunque si te tengo que precisar un momento, creo que coincide cuando aprendí a hablar o a caminar

- ¿Te formaste como artista en Tucumán?

Cuando terminé la secundaria ingresé al JIM para hacer la carrera de Diseño Gráfico, que en ese momento era lo que más se parecía a lo que yo quería hacer. A quien realmente debo toda mi formación es al maestro Bernardo Vides y su taller de historieta en la Escuela de Bellas Artes de la UNT. Fue en el `97 y bastó solo ese año al lado de ese gran artista y docente para decidirme definitivamente por este oficio.

Después de esto emprendí solo la búsqueda de nuevas técnicas, mirando y aprendiendo de otros dibujantes, donde rescato las enseñanzas de colegas como Fabián Castro y siempre dedicando aunque sea 1 hora diaria a este arte.

- ¿Cómo fue tu experiencia laboral en Tucumán?

Muy enriquecedora. Quizás las desventajas o las dificultades que te propone Tucumán se convierten en grandes oportunidades cuando uno le busca la vuelta. Por ejemplo ninguna otra ciudad me hubiera dado la oportunidad de hacer periodismo con apenas ser estudiante de ciencias de la comunicación, no sé si en alguna otra ciudad hubiera podido emprender la aventura de producir un programa cultural que se emitió en Televisión Española (TVE) esas son vivencias que creo que nunca las hubiera experimentado en otra parte.

En lo que a ilustración e historieta respecta, nunca pude vivir de esto en Tucumán, sólo un par de publicaciones autogestionadas y una que otra aparición en algún medio gráfico. Esta la desventaja de nuestra ciudad, los lugares ocupados no se renuevan ni aparecen nuevos espacios para esta disciplina.

- ¿Por qué decidiste emigrar?

Luego de mi experiencia con mi productora audiovisual, los premios obtenidos y algunos logros personales, me di cuenta que estaba alcanzando mi techo y quizás mi ciudad ya me había dado todo lo que tenía que darme. Fue entonces que con mi amigo, el talentoso titiritero, Daniel "Kily" Lobo decidimos emprender un viaje por Latinoamérica. Ese fue el click que le faltaba a mi vida profesional.

- ¿Qué lugares conociste? ¿Qué cosas lograste en el exterior que acá te fueron negadas?

Fue hace un poco más de 3 años partimos con Daniel hacia la Quiaca, inmediatamente pasamos a Bolivia, desde ahí y a lo largo de un año y medio, pasé por Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela y Francia para luego volver a la Argentina. Entre las cosas que recuerdo que me pasaron y nunca las viví en Tucumán, es la de llevar un proyecto a un institución y percibir el entusiasmo de las personas que la reciben. Todavía no puedo sacarme de la cabeza gente alucinante y muy ávida de conocer mi trabajo en Bolivia, Colombia o Venezuela. Realmente es una mezcla de sentimientos, por un lado la alegría y el orgullo, por otra parte el pequeño vacío de no poderlo hacer en mi ciudad.

- Habiendo conocido colegas tuyos en otros países ¿Cómo evaluás las posibilidades profesionales que te ofrece la Provincia?

El valor humano que hay en Tucumán no lo vi en ningún otro país salvo Francia que están muy avanzados en lo que a cultura respecta. De lo que puntualmente estoy hablando de la proporción ganas-talento, es decir, cuando salí pude conocer muchas iniciativas gubernamentales apoyando proyectos que quizás nunca lleguen al nivel que, de manera independiente se realizan en Tucumán. Pero ojo ¿eh? Esos proyectos que vi no necesariamente respondían a las fuentes de los fondos, arte simplemente eso.

- ¿Pensás volver a trabajar a Tucumán? ¿Qué cosas perdiste y qué ganaste viviendo en Francia?

Siempre se piensa en volver y claro que tengo planeado el regreso, pero por ahora me radiqué en Nantes y pienso quedarme unos años por aquí. Lo primero que se pierde cuando uno se va es el contacto con la familia, los amigos, el sanguche de milanesa, y la lista sigue. Entre las cosas que creo que día a día gano, es la cotidiana sensación de estar constantemente descubriendo algo nuevo, eso es incomparable. Por otra parte aquí hay muchas oportunidades de llevar a cabo proyectos personales y colectivos, te pediría que me hagas la misma pregunta en un año y te contesto con más exactitud.

- Pese a la distancia, tus dibujos son agudos a la hora de retratar la realidad política nacional y provincial ¿Cuál es tu visión sobre la actualidad?

Siempre me interesó la sátira política, quizás por la influencia artística en mis comienzos con Bernardo Vides. No dudo que estamos en una época de gran ebullición política y militante, creo que es muy positivo que en cada esquina hoy los chicos estén debatiendo de política, lo que no es positivo, creo yo, es el "riverboquismo" argentino, "o estas con nosotros o sos mi enemigo". Eso le hace mucho daño, entre otras cosas, al arte. Por otro lado tengo un lema: el arte, a mi entender, es antónimo de oficialismo, todo lo demás es verso.

- ¿Creés que existe posibilidad de generar contenidos “imparciales” o la tarea del artista está siempre empapada de su época y la realidad social que le toca transitar?


El humor gráfico en todas sus formas enriquece este arte. Lo naif, el absurdo, la sátira, la ironía, el humor negro y un largo etcétera son necesarios para echarle un poquito de soda a lo que nos pasa a diario. Una sola condición para esto: la honestidad


- ¿Creés en el humor como una herramienta de transformación o coincidís con quienes lo consideran un sedante distractivo? ¿O es un mix de ambos?


El humor, en todas sus formas puede hacerte reír a carcajadas, acariciarte el alma o meterte una patada en el hígado. Particularmente me gusta patear al hígado y que me hagan reír a carcajadas acariciándome el alma.

{fotorem:134672:fotorem}

{fotorem:134671:fotorem}

{fotorem:134670:fotorem}

Fuente: Semanario El Intransigente
Cargando más noticias
Cargar mas noticias