´TELEVISIÓN

Camilo Blajaquis, el poeta de la villa Carlos Gardel, conduce “Alegría y dignidad” por Canal Encuentro

Estuvo preso y en la cárcel, se hizo poeta y hoy conduce. Desde “Alegría y dignidad”, busca rescatar el lado de la villa que nadie ve. Metamorfosis y arte de un tipo sensible y talentoso.

Camilo Blajaquis, el poeta de la villa Carlos Gardel, conduce “Alegría y dignidad” por Canal Encuentro

Camilo Blajaquis

BUENOS AIRES.- Estuvo preso y en la cárcel, se hizo poeta y hoy conduce. Desde “Alegría y dignidad”, busca rescatar el lado de la villa que nadie ve. Metamorfosis y arte de un tipo sensible y talentoso.

Camilo Blajaquis
Su casa en el barrio Carlos Gardel es la única pintada de celeste y blanco en honor a los colores de Racing, el cuadro del cual César González es hincha. En su metamorfosis de “pibe chorro” a poeta, los colores se mantuvieron inalterables al igual que su pertenencia al barrio que lo vio crecer. Mientras cumplía una condena de cinco años por complicidad en un secuestro extorsivo, renació desde sí mismo a través de la poesía cambiando hasta su nombre por el de Camilo Blajaquis, el seudónimo con el que firma sus textos y es un doble homenaje: al compañero de El Che en la Revolución Cubana, Camilo Cienfuegos; y al militante sindical Domingo Blajaquis, asesinado en Avellaneda en 1966, en un hecho que narra Rodolfo Walsh, uno de sus escritores favoritos, en ¿Quién mató a Rosendo? Ahora, tras haber editado dos libros y una revista, llegó a la TV, conduciendo un programa llamado Alegría y dignidad , que va todos los jueves a las 20 por Canal Encuentro (repite a las 3 y a las y 12, y los sábados, 17.30). El capítulo de esta semana, “La revancha de la bailarina”, presenta la historia de Laura Zapata. y relata casos como el suyo, donde una situación de pobreza y marginalidad logra renacer desde el barro, como la flor de loto, convertida en hecho artístico.

El Circo Social del Sur, donde los chicos de la villa 21-24 pasan las tardes entre trapecios y colchonetas; el de la bailarina Laura Zapata, que bailando fue de La Cava a los escenarios del mundo; las pinturas sobre los frentes de las casas de la Villa 20 de Lugano en el Proyecto Odisea; o el Frente de Artistas del Borda, que convierte a los internos del hospital en apasionados actores; son algunos de los casos que presenta el programa que dirige Cristian Jure para Masato Media Documentales . “Lo que me llamó la atención es cómo el arte sobrevive, la creatividad, las ganas de utilizar la existencia para que algo lindo surja hasta en los lugares más olvidados. No es lo común que los pibes de los barrios quieran bailar. Es lo más lejano y difícil, y eso sucede porque la estética y la moral de la sociedad no permiten que los pobres sean figuras del mundo cultural y artístico. Son anomalías, al pobre sólo le quedan espacios con poca dignidad. Mano de obra barata. Eso reina en todos los barrios del país. Y las pocas anomalías que hay, están consumidas por el moralismo imperante que hace que el villero que logra algo busque ser, entonces, abogado o contador, generalmente. No te esperás que el villero sea poeta”, explica Camilo que con el relato de su propia historia inauguró el ciclo de Alegría y dignidad .

En su capítulo, El poeta de la Gardel, Camilo planta bandera como enemigo de la estigmatización y el gatillo fácil, poniendo a la ambición del sistema capitalista como enemigo. Hoy, deshaciendo su historia, explica los sentimientos del chico que sale a robar. “En primer lugar, no es cierto que uno elige cien por ciento su destino. Los pibes que roban son consecuencias sociales, no son malos por naturaleza, no son demonios. Están encarnando el papel maligno en el que la sociedad los pone. En un mundo donde hay que gente que no puede comer, hay otros que tienen millones, si esperamos que toda esa marginación y ese egoísmo no genere violencia, somos muy ingenuos”. Así y todo, su punto de vista, y el del programa, son esperanzadores y hacen foco en el amor por el arte y la humanidad.

“No todo está perdido. La humanidad la gobierna el uno por ciento más poderoso y con más dinero, pero el resto es buena gente. Por eso sobrevive el arte, por eso aparecen estos casos. Lo que se tienen que dar cuenta los pibes, es que a pesar de todo se puede apostar al amor.

Alegría y dignidad no propone la confrontación, sino apostar a lo positivo e invitar a la gente a que apoye, abra su cabeza y su corazón, y así los chicos van a ver otro camino y van a dejar de robar”, pronostica Camilo.

Para llegar a este profundo nivel de pensamiento, el poeta dedicó sus días en Ezeiza a cultivar su espíritu con lecturas.

¿Qué los libros que leíste en la cárcel y te abrieron la cabeza? Busqué todo lo que me explicara un poco cómo funciona este sistema. El filósofo francés Gilles Deleuze, Rodolfo Walsh, Spinoza, Nietzsche, para entender la parte existencial de esta sociedad, Foucault, El Che... Luego tengo mis referentes artísticos, los poetas y escritores que me gustan”, dice derrumbando con ideas la burocracia de prejuicios que enredan el estereotipo del pibe de la calle condenado a ser esclavo del delito para siempre.

Su llegada a la pantalla chica no es una simple oportunidad laboral, tiene también fundamentos ideológicos. “Vivimos en una sociedad televisada, la vida pasa en compañía del aparato, es parte de la naturaleza. Aunque vos no tengas una tele en tu casa, estás televisado igual. La tele en su mayoría no tiene una idea, y ni siquiera estética”, denuncia. En la charla surgen ciclos como Policías en acción : “Cuesta no llenarse de odio, pero como el odio no es productivo hay que analizarlo objetivamente. Es un programa que presenta al villero como enemigo y al policía como héroe. Un bueno y un malo, que en definitiva provienen de la misma clase. Un pobre maltratando a otro pobre, un ignorante a otro. No pasa nada, le pongo música de circo y nos reímos. Es un esfuerzo pensar por uno mismo, y siempre es mucho más fácil ver el noticiero y decir ya está, esto es lo que pasa”.

Por Pedro Irigoyen
Fuente: Clarín
3
0
Comentarios

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos