• 20º Actual
  • 20º Max
  • 18º Min
  • Buenos Aires

Domingo  25 de Junio 17:55 hs

ARGENTINA

Dr. René Favaloro: Un vigente referente del ‘Sueño Nacional’

Humildad, actitud de servicio, generosidad, renunciamientos, compromiso social, y utopías, como denominadores en pos del bien común universal

Dr. René Favaloro: Un vigente referente del ‘Sueño Nacional’

Dr. René Favaloro: a 14 años de su muerte, junto al Papa lideran el ranking como emblemas de ‘Honestidad’

ARGENTINA.- Hace pocos días atrás se publicó en un diario de Buenos Aires un ranking de ‘Honestidad’ que llevó a cabo una encuestadora privada al tomar a figuras mundiales destacadas de todos los tiempos entre quienes figuran diversas personalidades, políticos, periodistas, próceres argentinos, y hasta el Papa. Entre los elegidos en primer lugar figura el Dr. René Gerónimo Favaloro, escalón que es compartido con Su Santidad el Papa Francisco. Le suceden Teresa de Calcuta (3°), Manuel Belgrano (4°), José de San Martín (5°), los xpresidentes Arturo Ilia (6°) y Nelson Mandela (7°), Juan Carr, titular de Red Solidaria (8°), Mahatma Gandhi (9°), y Jorge Lanata (10°).

Se destacaba que entre los diez primeros lugares sólo tres estaban vivos, tanto como que no figura ningún político local contemporáneo. Acaso quien está mejor posicionado es José Mujica, Presidente de la República Oriental del Uruguay al ocupar la 11° marca. Los lugares que destinaban los encuestados a figuras políticas nacionales aparecían pasado el puesto 13° de la mano de Elisa Carrió. Debutaba con su nombre el Fiscal Campagnoli (15°), le seguía Graciela Ocaña en el 31°, y la presidente Cristina Fernández recién en el 38° lugar, tanto como candidatos a ocupar la presidencia, Macri, Mazza, y Cobos en lugares similares.

El denominador común de las figuras elegidas como  más ‘honestas’ es que todos fueron y son hombres cuyos valores se encumbran por sobre lo individual. Actitud de servicio, generosidad, entrega por el prójimo, y renunciamiento de dinero y honores aparecen como el secreto a voces que los describe en sus espíritus y concepción de la realidad. Favaloro acuñó entre tantas frases aquella que decía: "Hace rato que el yo ha sido superado por el nosotros”. Hacía un llamado a la conciencia del hombre universal: "Es necesario insistir una vez más que si no estamos dispuestos a comprometernos -principalmente los universitarios- a luchar por los cambios estructurales que nuestro país y toda Latinoamérica demanda -principalmente en educación y salud- seguiremos siendo testigos de esta sociedad injusta donde parece que el tener y el poder son las aspiraciones máximas” -Dr. René Favaloro - De "Recuerdos de un médico rural"-. Era el más claro exponente de una concepción humanista de la medicina social. 

Desde otro lugar, también en la conciencia de ser una voz mundial, el Papa pidió en Rio de Janeiro: ‘Hagan lío’, al convocar a la juventud a sacar a la iglesia a la calle para acercarse al prójimo. Conmovió al mundo con su conocida humildad de hombre común, al llamar por teléfono al canillita que le proveía un matutino en Buenos Aires para avisarle que debía cancelar el servicio;  o bien cuando ya elegido como Sumo Pontífice la televisión internacional lo mostraba con sorpresa, yendo a saldar  la cuenta del hotel que había ocupado hasta la noche anterior a ser electo. Con la misma espiritualidad,  la Madre Teresa de Calcuta, dueña de una generosidad medida sólo en tiempos de dedicación, llamaba a la humanidad con su frase de ‘Dar hasta que duela’. 

En tanto, próceres argentinos como Belgrano o San Martín conocidos por sus renunciamientos personales a favor del bien de los pueblos, no vacilaban en destinar sus esfuerzos a un ideal social. 

Tampoco fue menor la figura de Nelson Mandela que pagó durante años con prisión el ‘no claudicar en sus ideales’, sacrificando su vida en beneficio de la ‘Libertad’.

La misma luz lo hace brillar a Juan Carr, quien convoca almas sólo en favor de un accionar: ‘Hacer de la necesidad de otros un destino permanente, y de la Solidaridad una bandera’. Humildad, actitud de servicio, generosidad, renunciamientos, compromiso social, y utopías, son denominadores de los elegidos a favor del bien común universal. Antónimos hasta conceptuales de riqueza, poderes, cargos, chapas, bronces, y rontuarios más que currículums, son las palabras que identifican a algunos funcionarios que debieran aprender los Verdaderos valores de un líder natural. Esos destellos llevan a la fama a figuras elegidas, incluso sin sentirse verdaderos merecedores, y hasta renegando de ella, por perseguir como práctica la humildad.

¿Cómo interpretar que la ciudadanía en su conjunto parece divorciada de la política a la hora de exponer una escala de valores? ¿No es una llamada de atención en sí misma, acaso? ¿No es un modo de advertir a la clase dirigente cuáles son los valores que los deben encolumnar? ¿Alcanzará en política con la conocida argumentación, propia de sus discursos, que siempre refiere a las ‘pesadas herencias recibidas’ y repetidas ‘fórmulas de salvación malogradas por la oposición de turno’ para justificar el lugar común de fracaso que se repite en eternos esquemas  de sistemática corrupción, que exhiben a las claras apetencias personales de funcionarios que lejos de servir a la patria se sirven de ella?

Una y otra vez en las encuestas, los elegidos y sus valores cívicos son más que elocuentes. Están cada vez más divorciados del poder público en general, o mejor dicho, son algunas personalidades políticas quienes están día a día más lejos de ellos y de esos valores. 

Se recuerda a los grandes hombres, personajes de la historia en distintas disciplinas, por sus valores, por su decisión y coraje, sobremanera el de aquellos que soñaron y llevaron a cabo utopías. Esas historias de utópicos en el ayer convertidas en realizaciones a través de esfuerzos son esencialmente sociales. Empezaron siendo metas y realidades de hombres obstinados que supieron con desvelos cumplir sueños y contribuir con grandeza a toda la humanidad. 

Cuanto más aún resuenan hoy las palabras de Favaloro. Su compromiso social y patriotismo. Ese que la clase dirigente no supo entender, y que la mayoría de la sociedad aún pondera. Investigó hasta hallar una técnica que llegó a generar un antes y un después en Cardiología y Cirugía Cardio vascular. El mundo lo reconoció. Volvió al país para ofrecer sus conocimientos y con esfuerzos llegó a conformar la Fundación Favaloro. Operó a miles de pacientes, argentinos y del mundo. En su universidad, formó a médicos que hoy están diseminados por toda América Latina. Decía con la alegría del deber cumplido: ‘Desde México hasta Ushuaia no hay país que no tenga graduados de nuestra fundación’. Los pacientes ya no debían mirar a EE.UU. como única respuesta posible a sus intervenciones. Favaloro se convirtió en un ‘Libertador médico’, galardón que sólo su humildad lograba disimular. Supo reunir en su fundación la atípica combinación de ‘excelencia científica’ y ‘humanismo médico’.  El poder de turno distraído, lo llegó a olvidar. Tal vez como paradoja y como confirna-ción del ‘Nadie es profeta en su tierra’  la comunidad científica internacional distinguió al ‘Padre de la Cardiología’ de variadas maneras. Tan sobresaliente fue su obra que incluso le fue otorgado en 2006 por parte de la Unión Astronómica Internacional (UAI), -órgano que define los nombres de planetas y otros objetos celestes, y estándares en astronomía- su nombre a un Asteroide, el 5077. 

 El planeta menor descubierto en la estación astronómica Dr. Carlos U. Cesco de la Universidad Nacional de San Juan, el 17 de junio de 1974, recibió así, más de 30 años después, el nombre de ‘Favaloro’ como tributo científico por su ‘aporte a la humanidad’. La astronomía da cuentas de que a juzgar por el  Satélite Favaloro: ‘el universo  lo distinguió’. Con la luz de su estrella, Favaloro y su humanismo llevaron a nuestra Bandera Argentina al firmamento y desde todos los cielos del mundo nos enorgullece verla brillar!!! 

En el corazón de millones de personas, Favaloro permanece como emblema, en Argentina de ‘Honestidad’, y para el mundo entero como humanista, símbolo del ‘Corazón Universal’.

En la construcción cotidiana de nuestro destino como nación es la historia quien convoca al futuro y lo interroga, y la estrella de Favaloro guía, custodia, y responde con sus destellos. Late y sigue repitiendo una y otra vez: …‘Honestidad,…Honestidad,…Honestidad’ !!!


Por Guillermo Daniel Balbi

Para El Intransigente

Copyright EL INTRANSIGENTE.COM 2015. Por favor no corte ni pegue en otros sitios nuestras notas. NO ESTA AUTORIZADO A REALIZAR ESTA ACCIÓN. Usted tiene la posibilidad de redistribuirlas usando solo nuestras herramientas de redes sociales.
Comentarios Libres
Fieles a nuestro estilo de respetar la libertad de pensamiento, El INTRANSIGENTE.COM invita a los lectores a volcarlo en esta sección, recordándoles que es una tribuna para el intercambio de ideas y no un ámbito para el ataque. Consulte las normas de uso del servicios.
  1. grafico
    Nombre | 20/12/2014 | 19:47
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (0) Neg. (0)
    #2
    grafico
  2. GUILLERMO GRACIAS POR TU GRAN APORTE, ES MARAVILLOSA TU LABOR,SIGUE, CONTINUA, NO LO DEJES NUNCA
  3. grafico
    Nombre | 20/12/2014 | 19:46
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  4. GUILLERMO GRACIAS POR TU GRAN APORTE, ES MARAVILLOSA TU LABOR,SIGUE, CONTINUA, NO LO DEJES NUNCA

El Intransigente, República Argentina. © Copyright 2017 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos