Más terrorismo: ahora, Estocolmo