No quieren lavar platos: científicos toman el Conicet