MUNDO

Estremecedor relato de un soldado inglés en Malvinas: "Rematamos argentinos con las bayonetas"

'El muchacho cayó de rodillas. Por fin, alguien tiró una lona sobre él, le disparó y lo remataron con una bayoneta'.

Estremecedor relato de un soldado inglés en Malvinas: "Rematamos argentinos con las bayonetas"

Combatiente argentino muerto en Malvinas

INGLATERRA.- La Guerra de las Malvinas fue breve y muy repugnante. La lucha que he experimentado como joven soldado en el Regimiento de Paracaidistas fue como la Primera Guerra Mundial; luchamos cuerpo a cuerpo, limpiando trincheras de las tropas argentinas con las bayonetas y granadas.

Tony Banks relata que "Vi a amigos cercanos asesinados y mutilados, llorando por sus madres. Fui testigo de los hombres heridos y con graves quemaduras, retorciéndose, gritando en agonía."

Pero yo era un Para -un tipo duro en una de las más famosas unidades en el ejército británico- y toda esa muerte y destrucción no me molestó. O eso creía yo.

Yo tenía sólo 20 años cuando fui, como parte del Grupo de Tareas, enviado a recapturar las islas azotadas por el viento en el Atlántico Sur en 1982. Yo estaba lleno de vida y espíritu de lucha y dispuesto a hacer un trabajo que me encantó.

Llegué a casa poco más de dos meses más tarde, duro y cínico, atormentado por los recuerdos terribles.

De vuelta en mi ciudad natal de Dundee, pasé largas noches con sólo una botella de whisky como compañía.

Beber era una forma de sustraerme a las pesadillas. Me enojé, me volví una persona temperamental, y como resultado mi matrimonio se desintegró.

Durante mucho tiempo, yo dudaba de que el sacrificio de las vidas de mis amigos y el trauma causado a los que sobrevivieron habían valido la pena. Pero finalmente llegué a ver el valor de lo que hemos conseguido y estuve orgulloso de ello.

Doscientos cincuenta y ocho soldados británicos pagaron con sus vidas por la reconquista de las islas, y 775 más resultaron heridos. Muchos de los que sobrevivimos pagamos con nuestra paz mental.

Pero, con el gobierno argentino nuevamente sacudiendo sables, es importante saber que hace 30 años hicimos lo correcto. Los isleños son británicos hasta la médula. A pesar de lo que los soldados tenían que hacer y soportar, no hay duda en mi mente que arrancar de nuevo las Malvinas de los invasores argentinos estaba justificada.

Y si se llegara a haber otra guerra para luchar ahí abajo, yo querría hacerlo todo de nuevo.

La primera vez que viví una batalla en 1982, sufrí miedo como nunca antes en mi vida. Estábamos comprometidos en una guerra sin cuartel en la que dos ejércitos nacionales estaban tratando de golpearse entre sí, matando a tantos enemigos como fuera posible. Estábamos en clara inferioridad numérica y lejos de casa.

Habíamos estado a bordo del buque durante seis largas semanas bajando de Gran Bretaña. Creímos que estábamos en una misión inútil.

No iba a haber ninguna lucha. Todo estaría resuelto diplomáticamente, la flota se daría la vuelta en medio del océano y todos podemos ir a casa. Pero siguió adelante hacia el sur, sin descanso. No hubo acuerdo de paz de última hora. Íbamos a tierra.

Nuestro desembarco en la costa oeste de las islas no tuvo oposición. Después de una semana nos dieron la orden de marchar sobre Goose Green, el segundo asentamiento más grande de las Islas Malvinas. Los argentinos tenían una pista de aterrizaje allí y había encarcelado a más de 100 aldeanos en la sala de la comunidad. Iba a ser el sitio de uno de los combates más famosos de la guerra.

A medida que avanzábamos, balas de ametralladora montada en el aire, morteros y granadas de fósforo blanco explotaron y se iluminó el cielo. Los hombres gritaban de terror y dolor. Todo lo que pude pensar fue: "Por favor Dios, sácame de esta batalla".

A medida que avanzábamos a través de las posiciones enemigas, vimos imágenes terribles. Fue sorprendente la rapidez con que nos acostumbramos a las escenas macabras.

A medida que seguimos adelante, nos encontramos atacando una escuela fuertemente fortificada. Oí un grito y vi que Steve, mi mejor amigo durante toda la formación, había recibido un disparo.

Suspiró, vi una lágrima por su cara y él se fue. Todos los detalles de sus últimos momentos quedaron grabados en mi conciencia. Casi 30 años han pasado desde entonces, pero esa imagen vívida aún me persigue. Siempre lo hará.

Por último, una bandera blanca apareció en la escuela, y nuestro comandante del pelotón y otros dos fueron hacia adelante para tomar la rendición. Mientras se acercaban, el enemigo argentino los mató a tiros.

Todos nos mirábamos con incredulidad. Entonces, tengo que admitir, nos volvimos locos. Abrimos fuego con ametralladoras, cohetes y granadas. En el momento en que había terminado el ataque, el edificio había sido destruido y decenas de ellos fueron muertos.

Poco después, el resto se rindió, y la batalla de Goose Green había terminado. Teníamos cientos de prisioneros hacinados en un galpón enorme. La mayoría eran reclutas.

Ellos estaban desnutridos, a pesar de las reservas de alimentos abundantes que luego encontramos.

Habían soportado el tratamiento duro de parte de sus propios oficiales, que los habían matado de hambre, guardando las mejores raciones para ellos mismos.

Ellos estaban apenas entrenados y hemos escuchado historias de que sus propias fuerzas especiales habían ejecutado a los que trataron de desertar. Nosotros cuidamos de ellos mejor que lo que su propia gente lo hizo.

Pero uno de los prisioneros se destacó entre la multitud, con un aire de superioridad, como si estuviera por encima de todo. Su arrogancia me hizo enojar al pensar en la muerte de Steve y los demás.

Me acerqué a él y le golpee la boina que llevaba la cabeza. Me miró con desafío, y yo le destrocé la culata de un fusil en la cara. Casi quería que uno de los argentinos se saliera de la línea, porque yo no hubiera tenido ningún reparo en dispararle.

Pradera del Ganso fue una gran victoria, conseguida sin la artillería completa o apoyo aéreo y en contra de la superioridad numérica. Pero había sido costoso. Diecisiete de nuestros compañeros estaban muertos y muchos más heridos.

Al reflexionar sobre la batalla, sabía que había tenido suerte.

También habíamos sufrido la pérdida innecesaria de coronel de 2° de Paracaidistas, Jones ’H’, en una carga suicida contra el enemigo. Él era valiente, pero irresponsable.

Una semana más tarde, estaba frente a las colinas que rodean Puerto Argntino, cuando los buques Sir Tristram y el Sir Galahad echaban el ancla y comenzaban a descargar pertrechos.  Recuerdo haberme preguntado por qué se demoraba tanto la operación. Fueron presas fáciles para un ataque aéreo.

Ante mis ojos, el mayor desastre de Gran Bretaña de toda la guerra se estaba desarrollando.

Corrimos hasta la orilla, y hicimos lo que pudimos.  Cincuenta y seis hombres murieron y más de 150 resultaron heridos. Y nunca me olvidé de la terrible olor a carne quemada.

Años más tarde iba conduciendo por la autopista M6 y pasé por un sitio donde los animales eran sacrificados e incinerados durante la epidemia de fiebre aftosa. El olor flotaba en el coche y de repente, en mi cabeza, yo estaba de vuelta en Bluff Cove.

El ataque final a Puerto Argentino comenzó con un bombardeo masivo de artillería machacando las posiciones enemigas durante horas para ablandarlos.

Mi estómago era un nudo. Yo no quería morir en una helada y oscura ladera en el medio de la nada.

Finalmente, nos dieron la orden de avanzar con la bayonetas. Luego vino una instrucción aún más terrible: “Sin prisioneros, muchachos"…

Durante los combates en la oscuridad total, simplemente no tienes los recursos para hacer prisioneros.

Y nos pareció que los argentinos tenían pocos motivos de queja.

Habían comenzado la guerra y no habían mostrado mucho respeto por la bandera blanca cuando se había disparado a mis tres compañeros que se fueron hacia adelante para tomar la rendición en Pradera del Ganso.

Luego de atravesar un campo de minas, llegamos a las primeras trincheras enemigas, pero no había nadie allí. Luego, cuando avanzamos más, comenzamos a encontrar una fuerte resistencia.

Pedimos apoyo de la artillería, con consecuencias desastrosas. Diez proyectiles de la artillería propia se vinieron encima de nosotros.

Luchamos nuestro camino por la cresta, lanzando granadas a las posiciones enemigas. A veces, los ocupantes lucharon hasta el final.

Pero no podíamos correr ningún riesgo con ninguno de ellos.

Un joven soldado aterrorizado se puso de pie con las manos en el aire farfullando en español y, obviamente, queriendo rendirse. Parecía un adolescente, un niño como nosotros.

Estaba rogando por su vida. Nos miramos el uno al otro y vacilamos. Una breve discusión estalló entre nosotros. Alguien nos apuró a seguir las órdenes: "Dispárale”.

"El muchacho cayó de rodillas. Por fin, alguien tiró una lona sobre él, le disparó y lo remataron con una bayoneta". Eso fue todo.

Al romper el alba, podríamos ver las líneas de los soldados enemigos en retirada hacia Puerto Argentino, en silueta contra el sol naciente. Uno de nuestro pelotón abrió fuego contra ellos.

Muy pronto se acabó todo. Habíamos tomado Wireless Ridge. Todos los demás objetivos -Hermanas Gemelas, Tumbledown, Monte Longdon y Monte Harriet- también estaban ahora en manos de los ingleses. Puerto Argentino abierto, y las negociaciones de rescate estaban en marcha.

Más tarde ese día una bandera blanca volaba sobre la capital de las Malvinas.

Más tarde hubo una ceremonia en memoria de nuestros muertos. Todos se apiñaron en la catedral de Port Stanley para escuchar el padre diciendo que  la dura realidad de lo que había pasado iba a cambiar nuestras vidas para siempre. No creo que muchos de nosotros le creyera en ese momento. Sería muchos años de sufrimiento antes de comprender el sentido de sus palabras.




34
30
Comentarios

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos