UNA INVESTIGACIÓN DEL DR. RICARDO FEDERICO MENA

"Las calles de Salta y sus nombres": Carlos Gardel

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana una entrega para saber sobre aquellos que nos identifican

  • jueves, 08/09/2011 | 18:04 hs
Carlos Gardel
                             CARLOS GARDEL

               CATOR DE TANGOS Y MÁRTIR ORILLERO

             CALLE UBICADA EN BARRIO J. M. DE ROSAS
                           SEGÚN PLANO A2- Y
                   13 D4 Y E2- VILLA LOS SAUCES







El día 24 de junio de cada año se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Carlos Gardel, quizá el máximo referente de la melomanía tanguera, no sólo en ambas orillas del Plata, sino también en todas aquellas latitudes, donde se ama esta música intensamente rioplatense.

Escudriñar la vida de Gardel, es quizá una aventura azarosa, y lleva a multitud de equívocos e inexactitudes fomentadas por el mismo cantor; pero es importante disecar hasta donde se puede, esta vida y esta voz, que diera tanta alegría a las gentes, como reconocimiento al país ante los ojos del mundo.

Internarse en los recónditos vericuetos de su vida, tan secretamente guardada por el cantor, no conlleva una destrucción del ídolo de tantos fanáticos seguidores, sino a una información adulta de su aventura artística y humana, lejos de una vulgar hagiografía, edulcorada, según los cánones de Hollywood.

Una desconocida historia de Carlos Gardel, lo ubica en el año 1907, junto a una serie de liberados del cautiverio de Ushuaia, donde fueron a parar los oficiales de la insurrección armada, acaudillada por don Hipólito Irigoyen el 3 de febrero de 1905. Fueron dos años de prisión donde don Eduardo Villanova, teniente a la sazón, junto a otros militares, adhirieron a la jornada bélica motorizada por el jefe radical, cuya misión era derrocar al Presidente Manuel Quintana. Los insurrectos dominaron durante varias horas zonas estratégicas, apresando al mismo Vicepresidente Figueroa Alcorta y a un hijo del General don Julio A. Roca. A pesar de ello, la evolución del movimiento señaló un rotundo fracaso del mismo, siendo los sublevados, confinados a la gélida prisión de Usuahia.

El hecho continúa con la liberación a fines de 1906, del mencionado Teniente Villanova, produciéndose su arribo a Buenos Aires el 21 de febrero de 1907, a bordo del vapor “Chaco”. Una historia menor se entrecruza con este regreso, y es que Villanova, aficionado al canto de temas folklóricos criollos, entretenía las asperezas y las monotonías del viaje, con cantos donde era secundado por un joven dotado de una grata voz, llamado Carlos Gardel, que también viajaba hacia la libertad, en aquel vapor destinado exclusivamente al traslado de reclusos o liberados. Gardel terminaba de cumplir una condena que, mediante ley de la Nación Nº 3335, castigaba la reincidencia, con penas correccionales en el sur. Al llegar al Puerto de Bajada Grande, una foto, fechada el 21 de febrero de 1907, testimoniaba el arribo y la camaradería del viaje, mediante ocho firmas, entre las que asomaba la de un hasta entonces ignorado Carlos Gardel. Volvieron a encontrarse con Villanova, en 1933, cuando tras la aparente figura de un dandy, se escondía un hombre que huía de si mismo, aprisionado por severas dualidades y obligado a asumir poses, documentos y episodios que solamente representaban una exterioridad falsa.

Este ignorado episodio de 1907, pareciera dar luz a su verdadera fecha de nacimiento, pues al momento de ingresar al penal, Gardel era ya mayor de edad, pues sólo los menores de peligrosidad extrema se los condenaba al sur. Una documentación fija la fecha de su natalicio en 1887, en un espontáneo registro de nacionalidad, efectuado en el Consulado Uruguayo de Buenos Aires, el día 8 de octubre de 1920. Se repite este registro en su cédula de identidad argentina Nº 333017, como así también en su matrícula de enrolamiento Nº 1717 y 236001 en pasaportes extendidos en Francia, el 16 de marzo de 1931, y 13 de diciembre de 1932. La confusión sembrada por el mismo Gardel, señalaba su amigo Hugo Mariani, según el diario Clarín de Junio 24 de 1949, la edad de 49 años en 1933. Mario Sofovich, señala la fecha de su nacimiento, publicada en Noticias Graficas, el 23 de marzo de 1960, que Gardel estando en París, festejó su fecha de nacimiento ubicada en el año 1884. Lo enigmático era saber el porqué el cantor huía en algunos casos de su edad, mientras que a otros se las revelaba. Era a no dudarlo una más de las incógnitas que su vida despertaba.
 
Algunos de sus más avezados seguidores, plantearon la hipótesis de que esas trampas al calendario no tenían otra finalidad que la de escapar a su infancia desgraciada, como también a una adolescencia y juventud circunscriptas por situaciones muy adversas. Estampas interesadas, procuraron cambiar esta circunstancia, haciéndole vivir en la piel de otro niño, que naturalmente no era él. Así se tejió la versión de alumno brillante de muy especiales calificaciones en el Colegio San Estanislao, incluso en castellano, cuando según pudo confirmarse en cartas del cantor, los gruesos errores ortográficos. El documento a que hacemos referencia, según lo consigna el historiador Tabaré J. Di Paula, no es apócrifo, dado que se trata de otro niño llamado Carlos Gardes, que cursaba el citado colegio en el año 1904. Para ese entonces, a nuestro Carlos Gardel, sólo le faltaban tres años para estar de regreso de su reclusión en Ushuaia.
 
La realidad fue que, al ser un hijo anónimo, abandonado por sus padres, su niñez y juventud hubo de enfrentarlo con hechos irrespirables que desgarraron tempranamente su alma y su piel. Estuvo expuesto a las intemperies de las calles y de los orfelinatos, compartiendo a medias la ilusión de un hogar en casa de su tutora; Armando Defino evocaba esta situación en el diario La Mañana el 11 de agosto de 1935: “Carlos estuvo recluido en un colegio hasta los catorce años de edad, escapándose y fugándose a Montevideo. La palabra reclusión expone la verdadera naturaleza de la institución que albergaba a nuestro cantor”. Su chofer Antonio Sumaje, convalida estas aseveraciones en “Aquí Está”, de marzo 16 de 1944. Berthe Gardes, no pareció preocuparse demasiado por sus repentinas desapariciones y vagabundeos. Lo cierto es que Berthe Gardes, apareció en Buenos Aires con su hijo de dos años en 1893, al que cuidó y mimó, brindándole la mejor educación que pudo. Este niño no siempre estuvo a su lado, al punto que tuvo que pedir colaboración policial para ubicar su paradero, el 30 de enero de 1913. El desaparecido era su verdadero hijo, y no Carlos Gardel, quien en 1913, ya había probado fortuna en algunos escenarios y había arribado al disco. Tuvo la más viva conciencia, de que fue un estorbo para sus padres, como también para su ocasional tutora, Berthe Gardes viajando como una carga, pasando de mano en mano por la vida. La suerte le infligió humillaciones y sordideces que procuraba desviar con una sonrisa enarbolada en su madurez, que desempeñaba el papel de salvoconducto para transitar por el mundo. Una evocación de Roberto Maida en la revista “Así” de junio 25 de 1960, testimoniaba la actitud de Gardel, estando en el extranjero, al recibir sus amigos correspondencia: “Cuando los demás gritaban ¡carta de mi madre, o de mi novia! abandonaba generalmente el lugar con una expresión de profunda tristeza”. Se desnudaba aquí, su condición de hombre sin afectos, con una falsa madre, con un falso nombre y también con una sonrisa falsa. El oficio y el delantal de planchadora de Berthe Gardes expresan una confesión del cantor a Carlos Warren: Yo nunca estaba en la pieza de la vieja: ¡para ver o que tenía que ver! Este es el testimonio de Erasmo Silva Cabrera, en “CG El Gran Desconocido”. Don José Razzano testimonia en la Revista Caras y Caretas del 25 de julio de 1936, donde en declaraciones poco después de la muerte del cantor decía: “Los que departían con él en las grades reuniones, que él mismo provocaba-inexplicable afán de aturdirse-lo creyeron jovial, expansivo. Pero los que cultivamos su amistad, sabíamoslo retraído, absorto y en algunos instantes contemplativo, llevando siempre dentro, algo así como una tristeza tortuosa, oscura. En el fondo era un niño. Tan pronto vencíale el abatimiento, como lo asaltaba un ansia incontenible de triunfar”.

Queda para los estudiosos del tema, las circunstancias siempre misteriosas que rodearon su existencia, como así también su vida sentimental, donde Manuel Sofovich, relataba los encantos multimillonarios de una relación suya en el exterior. Decía así "Una gran dama inglesa, propietaria de los cigarrillos Craven A, admiraba al cantor y lo protegía en todo sentido. Fue ella la que lo invitó a visitarla en París, y sabiendo que no era rico, le costeaba todos los gastos a él y a sus acompañantes. Carlitos tenía muchas deudas, y madame Backfield, con amor y desinterés de mecenas lo ayudó a pagarlas”.

Mucho se ha escrito sobre Carlos Gardel, pero el enigma de su vida, fue precisamente eso, un enigma que, sólo él pudo sobrellevarlo, conocerlo y así también guardarlo de las miradas indiscretas y maliciosas. Queda en el recuerdo, su voz que se consustanciaba con cada letra, y al decir de muchos de sus admiradores no solamente “Gardel cada día canta mejor” sino que, “Gardel cada día siente mejor”.

Aquí quedaron para eterna memoria, sus películas Luces de Buenos Aires, Melodía de Arrabal, Cuesta Abajo, El Tango en Broadway, El Día que me quieras, Tango Bar y otras, como asimismo sus permanentemente recordadas canciones. Tras actuar en Bogotá, el avión que debía llevarlo desde esa ciudad hasta Cali, el 24 de junio de 1935, se estrelló en tierra, contra otro aparato, muriendo al igual que sus otros ocupantes, instantáneamente.



Estatuas de Jorge Luis Borges, Carlos Gardel y Alfonsina Storni en Café TORTONI- Buenos Aires-



Dr. Ricardo Federico Mena
para


Currículum abreviado del Dr. Federico Mena

El Dr. Mena- Martínez Castro es odontólogo y ha escrito dentro de su profesión diversos trabajos de investigación clínica, como asimismo acerca de variadas materias: Historia, Genealogía, Poesía, Novela, Teatro y Cuento. Pertenece a distintas instituciones académicas de la región y de Buenos Aires, entre ellas es Miembro de Número del Centro de Estudios Históricos y Genealógicos “Gens Nostra” (Centro de Estudio Hispanoamericanos) con sede en Buenos Aires, Miembro correspondiente del Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, Miembro Fundador y de Número del Centro de Investigaciones Genealógicas de Salta, Miembro Correspondiente del Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos, Miembro de los Institutos Güemesiano, Belgraniano y Sanmartiniano de Salta, etc. Es autor de importantes trabajos dentro del cancionero popular, dos veces ganador en el Concurso Nacional de la Zamba ( zambas destacadas). Ha recibido numerosos premios provinciales y nacionales en su quehacer, entre los que se encuentran, el Primer Premio de Novela en el año 2000. Ha recibido de la Provincia de Salta el Premio al Mérito Artístico, etc. Colabora con EL INTRANSIGENTE en su columna “Las Calles de Salta y sus Nombres”.
SALTA

Presentan una nueva versión de la Enciclopedia Digital Interactiva

Una nueva versión de la Enciclopedia Digital Interactiva que cumple 11 años y que edita la Cámara de Diputados de Salta, será presentada el miércoles 23 de abril

SALTA

Liliana Bellone dará una conferencia para todo público

Será una conferencia gratuita y abierta a todo público sobre: "Paralelo entre la cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda y la argentina Juana Manuela Gorriti"

SALTA

La Orquesta Clásica Infantil “In Crescendo” tocará gratis en el Centro Municipal de Salta

La presentación del grupo “In Crescendo” será este mediodía, en el Salón de Usos Múltiples del Centro Cívico Municipal

POR RICARDO FEDERICO MENA PARA EL INTRANSIGENTE

Batalla de Pozo de Vargas

El día 10 de abril de 1866, se realizaba la última batalla de lo que se conoce en la historiografía nacional como “Las Guerras Civiles Argentinas"

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014. Todos los derechos reservados.