FILICIDIO EN TUCUMÁN

Terribles pistas indicarían que Fucilieri sufrió un brote psicótico antes del horror

Debajo de la cama donde estaban los niños se encontraron dos bolsas con sangre que la mujer guardó y se desconoce para qué
viernes, 06 de octubre de 2017 · 02:02:00 p.m.
Más de

TUCUMAN (Redacción) - El padre de los niños que fueron asesinados por su madre, Aldo Martínez, ya estaba cerca de volver a ver a sus dos pequeños hijos luego de nueve meses separados ya que tenía una orden de restricción por una denuncia de su ex pareja Nadia Fucilieri, pero se pudo saber que estaba al caer el acuerdo de un régimen de visitas y por fin recuperarlos.

Esta es una de las hipótesis que podría definir el móvil que desató el doble crimen. Durante la madrugada Nadia Gisel Fucilieri asesinó con un bisturí a los dos niños y escribió una carta culpando a su ex marido. Sin embargo, las teorías están supeditadas al análisis que una junta médica hará del estado psicológico de la mujer luego de varias pericias durante estos últimos días. La mujer está actualmente internada en un hospital psiquiátrico. 

El día miércoles en horas de la mañana, la persona que normalmente se ocupaba de llevar a los menores a una guardería de la zona, descubrió que Nadia Gisel Fucilieri había acabado con la vida de sus hijos Marcelino (4 años) y Pía del Rosario Martínez (3) y se había intentado suicidar, pero no pudo cumplir con su cometido. La joven, enfermera de 29 años, fue derivada a varios hospitales hasta que terminó en el Hospicio del Carmen.

Según la data de muerte, los niños habrían fallecido entre las 2 y las 3 de la mañana y se sospecha que Fucilieri habría utilizado sus conocimientos profesionales para herir mortalmente a Marcelino con un bisturí en el cuello. Pía habría estado despierta cuando la atacó, ya que en su cuerpito se encontraron varias heridas recibidas mientras se movía defendiéndose. La madre la habría ultimado lesionándola en el cuello con el mismo elemento quirúrgico.

Durante la requisa que se realizó en la casa del doble crimen, se hallaron elementos que indicarían que la mujer habría sufrido de un brote psicótico o algún trastorno emocional antes de cometer el crimen y por eso quedó fuera de sí y fue capaz de cometer tamaña atrocidad. La primer pista del brote fue la carta que le escribió al papá de los nenes. “Hijo de puta ahora vas a sentir culpa… Vas a pagar por cada gota de sangre de tus hijos”, fueron algunas de las palabras que utilizó en la nota hallada en el comedor.

La enfermera, según fuentes judiciales, habría acabado con la vida de la pequeña en su cama y de allí la trasladó a la habitación donde estaba ya sin vida su hermanito. Por las manchas de sangre que se encontraron en el pasillo, se sospecha que la tuvo alzando por varios segundos antes de dejarla acostada.  Además, debajo de la cama donde estaban los niños se encontraron dos bolsas con sangre. Se estima que, después de herir a los pequeños, ella juntó el líquido y luego escondió las bolsas. Los motivos por los que hizo esto son un misterio, pero podría ser tomado como una prueba de su presunto desorden mental.
 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias