POR LEONARDO STREJILEVICH

Maltrato de personas mayores

El maltrato de las personas de edad y otras formas de violencia doméstica en la actualidad se han convertido en cuestiones vinculadas con la salud pública y la justicia penal

Maltrato de personas mayores

Dr. Robert Neil Butler

MALTRATO DE PERSONAS MAYORES

por

LEONARDO STREJILEVICH

In memóriam

Homenaje al Doctor Robert Neil Butler

Dr. Robert Neil Butler (1927 - 2010) falleció a los 83 años el 4 de julio de este año de 2010 en los Estados Unidos de Norteamérica. Fue médico, gerontólogo, psiquiatra y escritor. Inventó y acuñó una palabra ampliamente utilizada para describir la discriminación contra las personas mayores: " discriminación por edad " (viejismo, edadismo). Fue uno de los fundadores de la gerontopsiquiatría y la gerontología social. Trabajó y ayudó infatigablemente para cambiar las actitudes y los estereotipos negativos a fin de que el envejecimiento pueda ser percibido como un proceso positivo. Promovió los derechos y necesidades de la ciudadanía de la nación al envejecimiento y estableció pautas programáticas para mejorar la calidad de vida de los estadounidenses de edad avanzada

Fue un visionario profético y entre tantas otras cosas fue director fundador de la National Institute on Aging. A lo largo de su extensa vida dedicada al envejecimiento al que llamaba " la hijastra abandonada del ciclo de la vida humana” trabajó para que tomemos conciencia de que "los seres humanos necesitan la libertad de vivir con el cambio, inventar y reinventarse a sí mismos un número de veces a través de sus vidas ".

El maltrato de las personas mayores por los miembros de la familia o de la sociedad se remonta a la antigüedad. Sin embargo, el advenimiento de las iniciativas para afrontar el maltrato de los menores y la violencia doméstica aparece en los últimos 25 años del siglo XX.

Este tema, hasta hace poco, se consideró como un asunto privado, que no debía ventilarse en público.

El maltrato de las personas de edad y otras formas de violencia doméstica en la actualidad se han convertido en cuestiones vinculadas con la salud pública y la justicia penal.

El maltrato de los ancianos, estadísticamente hablando, es muy frecuente en el seno familiar y las acciones de abuso, maltrato y violencia de todo tipo son ejercidas por los propios miembros de la familia o por otras personas allegadas o conocidas de aquellos, en sus hogares o en los ámbitos residenciales o institucionales.

Obviamente los adultos mayores, como todos nosotros, están sometidos además a otros tipos de violencia que pueden ejercerse contra las personas como la agresión de desconocidos o la resultante del delito callejero, las guerras de pandillas o los conflictos bélicos.

El maltrato de las personas mayores se describió por primera vez en 1975 en las revistas científicas británicas empleando el término “granny battering”, que podría traducirse como “abuelita golpeada”. Sin embargo, fue el Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica el primero que abordó el tema en tanto cuestión social y política. Luego lo hicieron los investigadores y los profesionales.

El maltrato de los adultos mayores se identificó por primera vez en los países desarrollados, donde se han realizado la mayoría de las investigaciones existentes, los hechos anecdóticos y la información procedente de algunos países en desarrollo han demostrado que se trata de un fenómeno universal.

El maltrato de los ancianos, afortunadamente, se está tomando mucho más en serio y es un reflejo del interés cada vez más generalizado por los derechos humanos y la igualdad en materia de género, y también por la violencia doméstica y el envejecimiento de la población.

Se considera que la vejez es el período de la vida en que las personas, debido a la pérdida de su capacidad física, ya no pueden desempeñar las funciones familiares o laborales que les corresponden.

La preocupación por el maltrato de las personas debe aumentar dado el enorme incremento demográfico de los grupos de población de edades avanzadas; según las predicciones en el año 2025 la población mundial de 60 años o más aumentará a más del doble, de 542millones en 1995 a 1.200 millones. En todo el mundo, 1 millón de personas cumplen 60 años en un mes cualquiera.

El contexto actual muestra la debilidad progresiva y la falta de redes familiares y comunitarias que en otros tiempos habían servido de apoyo y protección a la generación mayor porque los cambios sociales, económicos y culturales han sido muy rápidos y esto no permitió establecer las políticas, la planificación estratégica, los recursos humanos y financieros y los cambios culturales necesarios para afrontar esta problemática.

Los ancianos de antes habían contado con el apoyo de sus hijos durante la vejez, ahora se encuentran con que son ellos mismos los principales proveedores de cuidados y que no contarán con una familia que los ayude en el futuro. Sólo el 30% de las personas mayores del mundo están cubiertas por regímenes jubilatorios. Las economías de mercado han dejado a muchas personas de edad avanzada desprovistas de ingresos jubilatorios y de los servicios de salud y bienestar social y además se han visto afectados por las desigualdades estructurales de la sociedad como son los bajos salarios, la elevada tasa de desempleo, la elevada tasa de empleo informal o en negro, las deficiencias de los servicios de salud, la falta de oportunidades educativas, la discriminación y por ello los adultos mayores son más pobres y vulnerables.

A medida que aumenta la esperanza de vida, el anciano será víctima de enfermedades prolongadas asociadas con la vejez, en gran medida incurables y a menudo discapacitantes, que actualmente son las de mayor prevalencia y que ocasionan un enorme gasto de aplicación sociosanitaria para su atención.

Se conviene en que el maltrato de las personas mayores se puede cometer tanto por acción como por omisión y que puede ser intencional o no. Además, puede ser de carácter físico o psíquico (este último incluye las agresiones emocionales o verbales), o puede entrañar abuso económico u otros perjuicios materiales. Cualquiera que sea el tipo de maltrato, es indudable que el anciano será víctima de sufrimientos innecesarios, de lesiones o dolor, pérdida o violación de sus derechos humanos y deterioro de su calidad de vida. La calificación de una conducta como maltrato, descuido o explotación dependerá, probablemente, de la frecuencia con que se produzcan, su duración, gravedad y consecuencias, y, sobre todo, del contexto cultural.

Los cambios sociales, económicos y culturales que se están produciendo en el mundo en desarrollo harán que las familias no tengan las mismas posibilidades de cuidar a sus miembros más vulnerables y, por tanto, presagian mayor demanda de asistencia institucional.

En la actualidad, se reconoce que las normas culturales y las tradiciones, como los prejuicios contra la vejez, el sexismo y la cultura de la violencia, también desempeñan un papel importante en esta problemática. Se dice, muchas veces, que las personas mayores son frágiles, débiles y dependientes, y por ello menos merecedoras que otros grupos de los fondos del Estado, e incluso de la atención familiar, y se las ha considerado como blancos fáciles para la explotación.

Para los adultos mayores, las consecuencias del maltrato pueden ser especialmente graves. Se trata de personas físicamente más débiles y más vulnerables que los adultos más jóvenes, sus huesos son más quebradizos y los procesos de convalecencia son más prolongados. Una lesión relativamente leve en un adulto mayor puede causar daños graves y permanentes. Más del 70 % de nuestros adultos mayores sobreviven con ingresos limitados, de modo que la pérdida o la sustracción delictiva de una suma de dinero, por pequeña que sea, puede tener un impacto significativo.

Muchos mayores viven aislados, solos o atribulados por alguna enfermedad, y en ese caso están más expuestos a convertirse en blanco de algún fraude.

Los adultos mayores maltratados tienen graves dificultades emocionales; la depresión o las dificultades psicológicas son más frecuentes en los ancianos maltratados que en sus pares no maltratados. Existen otros síntomas asociados con los casos de maltrato, como los sentimientos de impotencia, alienación, culpa, vergüenza, temor, ansiedad, negación, el estrés postraumático y aumenta el riesgo de muerte.

El maltrato o descuido descubiertos en una institución puede ser consecuencia de actos individuales u originarse en fallas institucionales; en muchos casos ambos se superponen.

Muchos maltratadores se aprovechan de la situación de dependencia de las personas mayores. También se observa que en las instituciones falta personal de dirección y de servicios capacitados técnica y profesionalmente para la atención integral de los adultos mayores y esto agrava el problema.

El maltrato institucional, especialmente en residencias para mayores, se origina en deficiencias que suelen ser habituales: malnutrición por deficiencias en la cantidad, calidad y en la preparación de alimentos; carencia de evaluaciones periódicas documentadas de todas las necesidades de atención, entre ellas la atención médica, de enfermería y la atención social; falta de planes de atención integrales: generalmente en forma de un registro en el que se especifican las necesidades de atención cotidiana de un paciente y se designa a la persona responsable de brindarla y el programa de acciones, así como observaciones sobre su evolución y los cambios necesarios; accidentes; úlceras de decúbito o por presión por falta de movilidad y poca o nula atención de cuidados especializados; baja calidad de la atención; uso indebido o mal uso de medios de inmovilización; mala administración interna; falta de dignidad y respeto; falta de prevención de accidentes.

Se supone que los médicos son quienes están en mejores condiciones para detectar los casos de maltrato, debido en parte a la confianza que la mayoría de las personas de edad depositan en ellos, pero muchos médicos no son capaces de diagnosticar el maltrato porque este tipo de situaciones no son parte de su adiestramiento formal o profesional y, en consecuencia, no figuran en su lista de diagnósticos diferenciales. En las salas de urgencias, también sucede lo mismo.

INDICADORES DE MALTRATO A LAS PERSONAS MAYORES

INDICADORES RELACIONADOS CON LA PERSONA DE EDAD

FÍSICOS

. Quejas de agresiones físicas

• Caídas y lesiones no explicadas

• Quemaduras y hematomas en lugares sospechosos o de tipo sospechoso

• Cortes, marcas en los dedos u otros indicios de uso de medios de inmovilización

• Pedido demasiado reiterado de recetas de medicamentos o poco uso de los medicamentos

• Desnutrición o deshidratación sin una causa que guarde relación con la enfermedad

• Signos de atención inadecuada o de poca higiene

• Búsqueda de atención sanitaria con varios médicos o en centros de atención de salud

CONDUCTUALES Y EMOCIONALES

• Cambios en los hábitos alimentarios o problemas para dormir

• Actitud de temor, confusión o resignación

• Pasividad, retraimiento o mayor depresión

• Indefensión, desesperanza o ansiedad

• Afirmaciones contradictorias u otras ambivalencias que no son el resultado de la confusión mental

• Renuencia a conversar abiertamente

• La persona evade el contacto físico con su cuidador, no lo mira a los ojos y evita la comunicación verbal

• La persona mayor es dejada de lado por los demás

SEXUALES

• Quejas de agresión sexual

• Conducta sexual que no condice con las relaciones habituales y la personalidad anterior de la persona

• Cambios no explicados en la conducta, como la agresividad, el retraimiento o la automutilación

• Quejas frecuentes de dolores abdominales o hemorragias vaginales o anales inexplicadas

• Infecciones genitales recurrentes o hematomas alrededor de las mamas o en las zonas genitales

• Prendas íntimas desgarradas, manchadas o ensangrentadas

ECONÓMICOS

• Retiros de dinero irregulares o atípicos de la persona de edad

• Retiros de dinero incompatibles con los medios de la persona de edad

• Cambio de un testamento o título de propiedad que deja la vivienda o el dinero a “nuevos amigos o parientes”

• Falta de una propiedad

• La persona de edad no puede encontrar joyas o efectos personales

• Movimientos sospechosos en la cuenta de la tarjeta de crédito

• Falta de comodidades, pese a que la persona de edad podría permitírselas

• Problemas de salud física o mental sin tratamiento

• El nivel de atención que recibe la persona de edad no está a la altura de sus ingresos o medios

INDICADORES RELACIONADOS CON EL CUIDADOR

• El cuidador parece cansado o estresado

• El cuidador parece muy preocupado o indiferente

• El cuidador culpa a la persona de edad por ciertos actos, como la incontinencia

• El cuidador se comporta agresivamente

• El cuidador trata a la persona de edad como a un niño o en forma inhumana

• El cuidador tiene antecedentes de abuso de sustancias psicotrópicas o de maltratar a otros

• El cuidador se niega a que la persona de edad sea entrevistada sola

• El cuidador se pone a la defensiva cuando se le pregunta algo; puede ser hostil o esquivo

• El cuidador ha estado atendiendo a la persona de edad durante un período prolongado

El maltrato hacia los adultos mayores por parte de los miembros de la familia, los prestadores de asistencia y otros se comprende mejor en la actualidad que hace algunos años; se necesita una base de conocimientos más sólida cuando se trata de elaborar una política, planificar o formular un programa. Aún se desconocen muchos aspectos del problema, incluidas sus causas y consecuencias, y el grado en que ocurre.

Tal vez, la forma más insidiosa de maltrato de los ancianos radique en las actitudes negativas hacia ellos y en los estereotipos negativos que se tienen de las personas mayores y del propio proceso de envejecimiento, actitudes que se reflejan en la exaltación frecuente de la juventud.

Mientras se siga desvalorizando a los ancianos y se los margine y excluya de la sociedad, sufrirán una falta de identidad propia y quedarán siempre expuestos a la discriminación y a todas las formas de maltrato.

Es necesario investigar aún más y adecuadamente el papel de los prejuicios contra la vejez (la discriminación contra los ancianos y su estigmatización) como una causa posible del maltrato de ancianos. Los estudios transculturales podrían ayudar a comprender mejor la situación del abuso, el maltrato y la victimización.

Son escasos los estudios en los que se han evaluado los efectos psíquicos sobre las personas

maltratadas. Con excepción de los problemas de depresión, es poco lo que se conoce acerca del daño emocional causado a las víctimas.

El problema del maltrato de los ancianos no podrá resolverse adecuadamente si no se satisfacen sus necesidades esenciales, como la dignidad de la remuneración previsional, la alimentación, la

vivienda, la seguridad y el acceso a la asistencia sanitaria.

El mundo debe crear ámbitos en los que el envejecimiento se considere una parte natural del ciclo de la vida y se desalienten las actitudes que tiendan a negar el paso de los años.

Los ancianos tienen el derecho de vivir con dignidad, sin sufrir malos tratos ni explotación, y se les brinde la posibilidad de participar plenamente en las actividades educativas, culturales, espirituales y económicas de su comunidad y de la sociedad en general.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
SALTA

Hace un año El Intransigente anticipó el pase de David

Urtubey con David. Foto: José de Álzaga

42'El columnista José de Álzaga mostró una foto de David y Urtubey abrazados

SALTA

Parte oficial sobre el choque del Subsecretario de Pueblos Originarios

Fotografía ilustrativa de una camioneta

14:28 | Ocurrió el pasado sábado sobre la Ruta Nacional 34, camino a Tartagal

SALTA

Central Norte está cada vez más cerca de la clasificación

14:07 | Con el triunfo del domingo se convirtió en el único escolta de Brown de Lules.

VIDEO DE EL INTRANSIGENTE

"Lo que sucede en los primeros 5 años de vida dura para toda la vida"

Carlos Parodi, Ministro de Economía de Salta

14:00 | El Ministro de Economía de Salta explicó las bases de la creación del nuevo Ministerio

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos