UNA INVESTIGACIÓN DEL DR.RICARDO FEDERICO MENA

"Las Calles de Salta y sus nombres": Don Guillermo Usandivaras

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana una entrega para saber sobre aquellos que nos identifican

                                     
                                       DON GUILLERMO USANDIVARAS

                                                    PINTOR Y POETA 

         CALLE DE NUESTRA CIUDAD UBICADA EN BARRIO MANUEL J. CASTILLA









Conocí a don Guillermo Usandivaras, hace muchos años, ni bien llegara yo a Salta, procedente de la ciudad de Tucumán, por ser de la íntima amistad de un integrante de mi entorno familiar. Me impresionó su voz tonante, y la ocurrencia de sus dichos y anécdotas. Lo conocí en los tiempos en que vivía en la misma esquina de las calles Deán Funes y Avenida Belgrano, en una casa hoy demolida, rodeado de cuadros esparcidos sin orden, en cualquier parte. Me recibió con extrema amabilidad, invitándome a sentarme, aunque sólo vi un par de sillas, adecuadas al entorno, pero debo decirlo, se encontraban atiborradas de pomos y paletas, es decir, sin posibilidad alguna de que alguien pudiera atreverse a ocuparlas. No recuerdo el motivo de mi visita, aunque hoy posiblemente piense que acaso haya respondido a una previa invitación suya. Lo encontré metido en su atavío de combate, salpicado con los restos de pintura que había recientemente utilizado. Procedió a explicarme algunos detalles de aquellos trazos que, a mí me parecían mágicos, pero mi supino desconocimiento en la materia, hizo que no pudiera aprovechar las lecciones de aquél gran maestro de la plástica.

Tuve el privilegio de conocerlo en íntimas reuniones de café, a las que accedía, sólo ocasionalmente, por ser sus integrantes gente mayor, y yo sólo un joven de veinticinco años, sin ninguna experiencia en la vida, como la que exhibían cada uno de los circunstantes. Las conversaciones eran de alto nivel, sin que se deslizara algún espacio para la conversación frívola o la cháchara, aunque de tanto en tanto se deslizaba algún chascarrillo, o alguna ocurrencia, que hacía reír a los integrantes de la mesa.

Fue un pintor y poeta de excelencia, autodidacta, y según el Diario Crónica del Norte, en una publicación de noviembre de 1981, “mostraba su silueta de preocupado andar por las calles de Salta”, seguramente pensando qué combinación de colores emplearía en el cuadro que estaba elaborando.

Fue un pintor y poeta de excelencia, autodidacta, y según el Diario Crónica del Norte, en una publicación de noviembre de 1981, “mostraba su silueta de preocupado andar por las calles de Salta”, seguramente pensando qué combinación de colores emplearía en el cuadro que estaba elaborando.
 
El libro “Vida Plástica Salteña” de Carmen Martorell y Margarita Lotufo Valdés, recuerda su trayectoria, diciendo que su formación fue absolutamente autodidacta, pues su paso por la Academia de Bellas Artes, duró sólo unos pocos meses. En realidad desde aquél momento fue su propio maestro. Tuvo como todo artista sus influencias y entre ellas debe destacarse a Bermúdez*, que según el libro citado, pintaba gentes y escenas autóctonas del interior del país. Luego se dejó seducir por el pintor español Ignacio Zuloaga* que hiciera el retrato de Enrique Larreta, autor del libro “La Gloria de Don Ramiro”. También siguió a Emilio Centurión*, que fuera huésped de Salta. Dicen las citadas autoras que luego de ello, abandonó las influencias y se dedicó a ser su propio escultor.

Una página de la Biblioteca Atilio Cornejo, dice: “Con su andar eternamente distraído, con sus pequeños ojos entornados…recordando años ya idos, donde vagaban las figuras de quienes fueron sus amigos”. (…)Fue un pintor de nacimiento, con ese raro don que suele otorgar la naturaleza, a algunos pocos que, con soltura interpretan y estampan formas y colores de todo lo que les rodea”. (…) Vivía como un auténtico bohemio, en alguna buhardilla, o vieja casona, rodeado de sus pinceles, telas y pomos de pintura. (…) Exponía con extraña vehemencia, dado su carácter, sobre estética, moral y otras disciplinas. Sus ocurrencias y relatos solían arrancar francas carcajadas a sus contertulios sin que él se inmutara, ni siquiera indagara sobre las causas de tanta hilaridad”.

Vivió según las citadas profesoras Carmen Martorell y Margarita Lotulfo Valdés, en poblaciones como Cachi, San Antonio de los Cobres, Molinos, para afincarse luego en Iruya, captando sus imponentes paisajes, y donde “en sus horas baldías, secundaba al Juez de Paz”. También expresan que” Poseía el secreto de captar plásticamente el espíritu de sus circunstanciales clientes y expresarlos en sus lienzos, o en sus maderas, en una alianza misteriosa del pincel, la retina y el color”. Fue en suma un retratista notable y un delicado paisajista como se expresa en el cuadro que ganara el segundo premio en un concurso nacional y que se encuentra adornando las paredes del Hotel Llao Llao. Fue modesto en calificar su obra, firmando con un seudónimo Walter Mont. Si así no lo hubiera hecho, acaso su fama habría alcanzado posiciones de mayor privilegio. Jamás quiso realizar exposiciones individuales.

Publica don Hernán Figueroa Aráoz, en una nota publicada en el diario El Tribuno, del 20 de mayo de 1976, y citada por las autoras antedichas, diciendo: “Los estragos del tiempo no entumecieron su maestría, y juzgando rectamente, esta etapa le trajo gran prosperidad a su pincel”.

Don José Hernán Figueroa Aráoz ha plasmado en sus escritos, cada una de las etapas de tan destacado pintor, desde sus comienzos hasta sus últimos trabajos. En un breve currículum elaborado por él mismo, dice que ha obtenido “El Primer Premio, Medalla de Oro y Diploma, en el Primer Salón Oficial de Salta, por un paisaje imaginativo, al óleo. Luego dos años después otros dos primeros premios en Salta. Obtuvo asimismo un tercer Premio, por su trabajo “Primavera en los árboles viejos. Obtuvo también otros premios. Sus retratos de Güemes se encuentran en el Aeropuerto El Aybal, Sirio Libanesa, Club 20 de Febrero, mientras que otras obras se encuentran en el Museo Arias Rengel, Cabildo de Salta, Colegio de Escribanos etc. Así como también en numerosos pinacotecas privadas.

Dice de él su sobrino nieto y a la vez amigo, el Dr. Rogelio W. Saravia Toledo en una nota publicada en el Periódico Claves: “Fue de una personalidad tan auténtica, que no sólo fue un autodidacta, respecto a su labor plástica, sino también en su manera de ser, en su idiosincrasia, en su noble espiritualidad. Era como realmente él, sin prejuicio alguno, decía que era”. Se le escuchaba decir, con esa voz tonante que surgía aguerrida desde el fondo de sus cavernas interiores: Yo soy también poeta. En este sentido Saravia Toledo, expresaba en Claves, que la poesía era una disciplina en la que: ironizaba, que también debía ser reconocido; en donde en uno de sus tantos sonetos expresaba: “Duelen de Dios los ojos. / Duele, abruma. /La bruma donde acuña su reverso/Pienso que todo es Dios, la prosa, el verso/y el universo un solo Dios, la suma”. “Fue un ser totalmente identificado con la fisonomía de la ciudad de Salta. Era puede decirse, parte de ésta, como lo son sus calles, sus plazas, sus monumentos. En otro de sus sonetos dice en uno de sus versos dedicados Judas Iscariote: “Si tú no hubieras sido Jesucristo/tampoco hubieras sido el Crucifijo/Miran mis ojos el dolor del Hijo/Dolor del Hombre sin mirar asisto/ (…)

En otro de sus sonetos titulado “Digo a la Tierra Mundo” el autor nos dice en uno de sus versos: “El arte es magia, resonancia, vida/La obra es “eso” más allá del tema. /En su campo de luz está el problema/Y la entrada sin puerta y sin salida. (…)

Son innumerables sus anécdotas sobre los hechos cotidianos, con sus salidas siempre agudas y amables que solían dejar estupefactos hasta los más advertidos; salidas llenas de ingenio, candorosas, que provocaban una hilaridad que nunca era producto de una deliberada picardía, sino que brotaba con inocencia regocijada en cómicas antinomias o contradicciones. Cierto día al encontrarse con su amigo, el escritor José Hernán Figueroa, que caminando por la plaza, una tarde en pleno invierno, con sobretodo, bufanda, guantes y sombrero, le preguntó: “¿Te hace tanto frío, que estás tan abrigado? Guillermo-en el recuerdo de RogelioW. Saravia Toledo- le contestó: “casualmente, todo lo contrario, porque estoy abrigado, no siento nada de frío”.

José Juan Botelli, le recuerda de esta forma: “Su presencia según mi último recuerdo, cercano a su muerte, era la de un hombre de edad, erguido y siempre jovial, pleno en su función de artista, todo un mundo intransferible, que lo hacía tan querido: menudo y recio, ya anciano y apasionado, fiel a su vocación de hombre libre que busca prolongar su inteligencia en la habilidad de las manos. Esa pureza de su ánimo rebelde pero cordial y fino, le hacían un ser admirable que siempre postergaba o sumía en la nada, toda reacción grosera, rematándola más bien, en la sonrisa o en la risa franca”.

Existe también una calle en la villa de San Lorenzo, que recuerda su nombre. Existió asimismo en la Vieja Casa de la Cultura de la calle España., el Salón Guillermo Usandivaras que, junto con la placa de bronce que nombraba a ese salón, al ser remodelada la misma desaparecieron completamente de esta Institución cultural. Ojalá este error se subsane, como sus merecimientos lo acreditan.

Nació en esta ciudad de Salta, el 14 de octubre de 1897, muriendo en 1976 a los años 79 años de edad, luego de una total consagración al Arte. Fue don Guillermo Usandivaras, no sólo un eximio pintor, y un eximio poeta, sino también un eximio ser humano, en suma, acaso, un caballero irrepetible.

*Ignacio Zuloaga, fue uno de los más importantes pintores españoles de fines del siglo XIX (1870-1945), nacido en la localidad de Eibar, (Guipúzcoa). Pertenecía a una destacada familia de famosos artistas. * Jorge Bermúdez- 1883-1926-Famoso pintor y retratista, perteneciente a la Escuela Argentina. *Emilio Centurión-1894-1970-Realiza sus primeros estudios con el Profesor italiano Moretti.

Dr. R. Federico Mena
para El Intransigente


Currículum abreviado del Dr. Federico Mena

El Dr. Mena- Martínez Castro es odontólogo y ha escrito dentro de su profesión diversos trabajos de investigación clínica, como asimismo acerca de variadas materias: Historia, Genealogía, Poesía, Novela, Teatro y Cuento. Pertenece a distintas instituciones académicas de la región y de Buenos Aires, entre ellas es Miembro de Número del Centro de Estudios Históricos y Genealógicos “Gens Nostra” (Centro de Estudio Hispanoamericanos) con sede en Buenos Aires, Miembro correspondiente del Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, Miembro Fundador y de Número del Centro de Investigaciones Genealógicas de Salta, Miembro Correspondiente del Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos, Miembro de los Institutos Güemesiano, Belgraniano y Sanmartiniano de Salta, etc. Es autor de importantes trabajos dentro del cancionero popular, dos veces ganador en el Concurso Nacional de la Zamba ( zambas destacadas). Ha recibido numerosos premios provinciales y nacionales en su quehacer, entre los que se encuentran, el Primer Premio de Novela en el año 2000. Ha recibido de la Provincia de Salta el Premio al Mérito Artístico, etc. Colabora con EL INTRANSIGENTE  en su columna “Las Calles de Salta y sus Nombres”.
¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
  1. grafico
    | 29/03/2011 | 20:34
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (23) Neg. (0)
    #
    grafico
  2. Sin desperdicio, como nos tiene habituados el Dr. Mena. Guillermo Usandivaras posiblemente sea uno de los mas grandes pintores que dio nuestra Provincia. Extrañamente no tuvo el merecidísimo homenaje de su Pueblo. Su obra es realmente bella. Colanzuli, una de sus pinturas es extraordinaria.
  3. grafico
    | 28/03/2011 | 22:28
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (21) Neg. (0)
    #
    grafico
  4. Excelente como siempre! espero siempre ansioso este artículo. Lo felicito Doctor.
  5. grafico
    | 28/03/2011 | 18:48
    Responder (0)
    Reportar
    Pos. (18) Neg. (0)
    #
    grafico
  6. Realmente el leer Las calles de Salta.... por el Dr Federico Mena fue algo así como estar en esos momentos caminando a la par de don Guillermo Usandivaras. Una expresión con verdadero sentimiento que supo volcar en sus descripciones. Fue en un tood ESTAR AHÍ, en esos precisos lugares y momentos. Excelente. Felicitaciones! Rosanna Bello Pichanal .
POR RICARDO FEDERICO MENA

Dr. Luis C. Arana: Vice. Pte. de la Cámara Alta de Salta

Luis Arana, uno de las personalidades que merece su calle

15/09/2014 | En esta columna pretendemos rescatar del olvido personalidades de esta ciudad

POR DR. RICARDO FEDERICO MENA

Calles de Salta: Ingeniero Abel Cornejo

14/09/2014 | Fue una figura señera de esta provincia al dedicarle su entusiasmo y su conocimiento al desarrollo de su gestión

RICARDO FEDERICO MENA

El Camino del Azúcar: El vuelo de la Corneja

Florencia Cornejo

13/08/2014 | La presentación se realizará este viernes 15 de agosto a las 19 horas en el local de Factury, sito en Leguizamón y Zuviría" Relato audiovisual

POR RICARDO FEDERICO MENA

Calles de Salta: Avenida Ejército de los Andes

Ejército del Norte

07/08/2014 | Corría el año 1810, año en que dieran comienzo las guerras de la emancipación de estos territorios de la dependencia de España

Diario On-line, República Argentina. © Copyright 2014 | Todos los derechos reservados.

CMS Peridicos