Carla Carrizo, diputada por la UCR de Buenos Aires

“Estamos en un momento de sinceramiento económico y eso es un trayecto dificultoso”

Invitada por la UCR salteña, la diputada nacional porteña, Carla Carrizo, disertó sobre los cambios políticos en el segundo semestre
Anterior Proximo
“Estamos en un momento de sinceramiento económico y eso es un trayecto dificultoso”
Carla Carrizo, diputada nacional
viernes, 03 de junio de 2016 · 12:11:00 p.m.
SALTA (Eduardo Huaity González) — Carla Carrizo es diputada nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Politóloga y docente en la Universidad Nacional de Buenos Aires y estuvo en Salta invitada por la Unión Cívica Radical para brindar una conferencia sobre las expectativas políticas nacionales para el segundo semestre.
 
Carrizo es una de las punta de lanza de la denominada "Renovación” en el radicalismo porteño y asegura: "La dirigencia política está atrasada en el modo en que nos representa, desde la nueva generación tenemos otro modo de hablar, otro modo de representar y otras palabras que nos nombran y que debemos escribir, ese es el desafío, no repetirnos”.
 
Carrizo también se dedica a temas de infancia en el Congreso. Abogó por la instauración de un nuevo régimen de adopción y consideró que el tema de la Infancia era "un tema pendiente” en Argentina y la ley era para "la infancia desprotegida que tenía derecho a una familia”.
 
Todos tenemos una incógnita enorme con lo que va a pasar en el segundo trimestre…
 
Venimos a hablar en términos políticos de lo que pasamos en el segundo semestre. Básicamente, un poco la expectativa en este nuevo ciclo de gobierno. Pero ya están pasando cosas buenas, no es sólo esperar al segundo semestre. Si bien es verdad que estamos en un momento de sinceramiento económico y eso es un trayecto dificultoso, lo cierto es que ya hay muy buenas noticias.
 

 
¿Cuáles?
 
El tema de las medidas que se han tomado para contener a los sectores vulnerables son muy positivas. ¿Y cuál es, digamos, lo que nos da certeza en ese sentido? Que tenemos menos discursos y más políticas públicas. ¿Cuáles son las buenas noticias? La devolución a las provincias del 15%, la quita del IVA. Eso es bastante revolucionario, nunca se hizo en la Argentina la devolución del IVA. Y ahora el tema de la Reparación Histórica con los jubilados. Así que creo que, dentro de la turbulencia del ordenamiento de la macroeconomía, hay muy buenas políticas focalizadas.
 
¿Estas medidas para qué sector son?
 
Para el 57% del sector informal de la Argentina, que es el sector laboral más vulnerable del país. Así que creo que, con dificultades, pero con razones para ser optimistas.
 
Estos sinceramientos tarifarios fueron durísimos y hoy las provincias están presentando recursos en la Justicia para frenarlos. ¿No es una llamada de atención para que bajen un poquito la velocidad?
 
Es un ensayo y un error y un aprendizaje. Y creo que, en ese punto, los errores que hubo se están tratando de mejorar. Ya hubo hoy una decisión del gobierno de subsidiar y de hacer tarifas especiales para regiones de la Patagonia que es el sector donde los servicios públicos más afectan, con una magnitud que obviamente no es ni el Gran Buenos Aires ni del resto del interior del país.
 
Las asimetrías no sólo son con la Patagonia…
 
No, pero yo creo que esas asimetrías que no deberían haber ocurrido se están tratando de corregir, lo cual también es para nosotros una buena noticia, para los radicales de Cambiemos.
 
¿Y cuáles son las buenas noticias con las facturas entonces?
 
Es una buena noticia volver a un punto de equilibrio donde de alguna manera el sinceramiento económico tenga un sentido de equidad, y no sea asimétrico, porque la idea es proteger a los sectores vulnerables y no exigirles más de lo que pueden. Así que esa ha sido una muy buena noticia hoy, volver sobre los pasos y regular con subsidios o tarifas especiales los sectores vulnerables de la Patagonia que tienen que ver con los accesos a servicios básicos de luz y gas.
 
 
 ¿El gobierno va a vetar el feriado del 17 de junio?
 
Cambiemos tiene que aprender una cosa que es muy importante: lo que está bien hay que mantenerlo y las tradiciones hay que respetarlas. Argentina es un país federal, entonces, es importante que también el calendario nacional refleje esas particularidades y refleje esas autonomías provinciales que tienen que ver con la historia nacional de la Argentina. De modo que, yo creo que, si hay un consenso general de que no tiene sentido levantarlo o vetarlo, va a continuar. Así ha hecho con otras políticas el presidente, y eso habla muy bien de él.
 
Se conoció la noticia de la modificación de un decreto que le da más poder al Ejército. Esto no cayó muy bien en los radicales y aparte es un fuerte cuestionamiento a los principios republicanos que estaban establecidos desde el ´83…
 
Sí, realmente ese es un tema que nos tiene preocupados a los radicales. Lo cierto es que hay que leer la letra chica del decreto, porque, a veces, hay un modo que presenta la prensa que no es realmente el contenido de la política. Lo mismo nos pasó con el tema del blanqueo que en realidad no es una política de blanqueo, es una política de sinceramiento fiscal que se aplica con los mismos parámetros en 55 países. A veces la prensa presenta de un modo la situación que en realidad no tiene que ver con la letra real de la política pública.
 
Si no es como dice la prensa, ¿Cómo es entonces?

En este caso concreto del decreto vinculado con la autonomía de las Fuerzas Armadas, hay que leer, ver la letra chica. Si realmente es un regreso a esa autonomía previa al ´83, creemos que es un error, digamos, y si es un error, hay que volver sobre los pasos. Ahora, si realmente es otorgar autonomía en cuestiones estrictamente administrativas, sin perder la subordinación de las fuerzas militares al poder civil, entonces no hay por qué preocuparse, porque las cuestiones administrativas no tienen que ver con autonomía militar.
 
¿De ahora en más, va haber un jefe de las fuerzas civil o un jefe militar?
 
No, bueno, está un poco... Está en discusión cuál es el alcance del decreto. Todavía no hemos tenido la letra chica de esa medida presidencial y la estamos esperando con expectativa en el Congreso. Hasta ahora tenemos información de diarios, no tenemos el decreto en la mano.

Los radicales son partícipes de este triunfo en las elecciones, pero también se ve están un poco desplazados de la toma de decisiones…
 
Bueno, los radicales tenemos que asumir el desafío. También es una excelente oportunidad para que el radicalismo vuelva a ser un partido vinculado al poder presidencial, porque el radicalismo nació, no para tener bancas, el radicalismo nació para ser un partido presidencial en la Argentina.
 

 
De acuerdo, pero no tienen capacidad de decisión...
 
Lo que tiene que intentar el radicalismo es una especie de cooperación competitiva, porque nosotros nos asociamos, pero competimos con el PRO. Hasta que encontremos esa estrategia, va a haber un poco de incertidumbre, pero los radicales tienen que tener una certeza: los radicales formamos la coalición de Cambiemos, pero no para desaparecer, sino para cooperar compitiendo. Porque el desafío de la Argentina es asociarnos para construir con un espíritu de sociabilidad y de conjunto. Eso no significa que no vamos a competir con nuestra identidad ¿Con qué vamos a competir? Con nuestras ideas, con nuestra tradición y vamos a ser mucho radicalismo en Cambiemos, no es dejar de ser lo que somos. No es por eso que formamos una coalición, es para expandir el radicalismo dentro de un nuevo proyecto de gobierno.
Más de
Cargando más noticias
Cargar mas noticias