ARGENTINA

Cinco alarmas sobre los riesgos para los niños en las redes sociales

La posible pérdida de identidad y el bullying o acoso, emergen como parte de los efectos negativos de las redes
viernes, 22 de febrero de 2013 · 09:20
ESPECIAL.- Si bien las redes sociales se han convertido en un elemento básico en nuestra realidad, es necesario que los adultos tengan plena conciencia de los riesgos a los que sus hijos se ven enfrentados en este mundo social que entrega Internet.

Para comentar sobre los efectos negativos que puede generar la intromisión de los jóvenes y niños en esta realidad, con la cual muchos de ellos han crecido, la psicóloga de Clínica Vespucio María José Ossa se refiere a los temas con lo que hay que tener cuidado y entrega algunas recomendaciones para enfrentarlos.

Conocido es el beneficioso aporte de las redes sociales, compuestas por individuos en función de un objetivo en común. "En que las personas pueden ampliar y estrechar vínculos, compartir experiencias y crear sentido de pertenencia", explica la especialista.

El problema se presenta cuando el usuario se vuelve adicto al mundo virtual. La mayoría de los contactos de la vida real se traslada a Internet, donde el individuo encuentra múltiples formas de asociación con otras personas, que muchas veces desconoce. "Se crean grupos cerrados con identidades propias creándose subculturas que plantean dudas existenciales", señala.

Muchas veces los niños y jóvenes van cambiando los datos reales de su vida como la edad, su nombre e incluso, el propio género con la idea de crear una persona distinta a la verdadera. "El conflicto es que con ello ponen en juego el desarrollo de su propia identidad, clave durante la adolescencia, debido a que se gastan energías en la creación virtual de sí mismos", asegura.

Aunque muchos padres no tienen el contacto que sí está presente en los niños que han nacido con estas tecnologías, la misión de los adultos puede darse a través de la prevención por medio de una adecuada educación de los valores que éstos puedan transmitirles. Además de esa medida, "que el niño le enseñe a los padres a utilizar el computador y las redes sociales, conversar con ellos sobre lo que hace en Internet, tener el computador en un lugar donde sea visible a todos, y por último generar actividades recreativas y placenteras con sus hijos, evitando que el único centro de atención esté en el computador", son recomendaciones que ayudan frente al tema.

Es importante destacar las cualidades propias de los jóvenes, "durante la adolescencia es clave que los padres puedan reafirmarlos sin focalizarse tanto en la crítica, apunta.

El bullying como otro de los temas al que los padres deben estar atentos, también se presenta a través de las redes sociales. "Acá no se habla de violencia física sino que psicológica y muchas veces de parte de agresores no identificables, lo que causa más impotencia en la víctima", afirma Ossa.

A través de esta forma de acoso, se vulneran ámbitos de privacidad tan íntimos como la familia lo que aumenta los niveles de desprotección al máximo. "También es complejo que este tipo de ataques se de por Internet debido a que su contenido se prolonga al estar expuesto en la red y los demás pueden revivir el momento cuantas veces quieran", argumenta.

Según la psicóloga de Clínica Vespucio, las cinco alarmas a tener en cuenta son:

-Alteraciones en el sueño.

-Falta de concentración en el colegio.

-Cambios en el estado de ánimo.

-Inhibición ante el contacto social.

-Disminución del rendimiento académico. (Especial El Intransigente)