ARGENTINA

Conocé el pasado de Emiliano Ezcurra, flamante vicepresidente de Parques Nacionales

Ezcurra fue el principal impulsor de la estafa del “Proyecto Yaguarete” en Salta. Hoy maneja los bosques del país
viernes, 01 de enero de 2016 · 18:01

SALTA.- En medio de casi un anonimato, que es absolutamente extraño en él, en los últimos días asumió como vicepresidente de Parques Nacionales, Emiliano Ezcurra, ex directivo y cara visible de Greenpeace en Argentina y creador del "Banco de Bosques”, una ONG que compró una estancia en la localidad salteña de Río Piedras.

En el 2000  Greenpeace comenzó una campaña de recaudación de fondos para la protección del Yaguareté en la provincia de Salta. Mediante una intensa publicidad la organización logró reunir más de 100 mil dólares,  dinero con el que compraron una camioneta, un teléfono satelital, cuatro jaulas-trampa y cuatro collares con sistema de detección satelital para colocarlos en los gigantescos felinos.

La tarea de localizar yaguateres fue encargada al investigador de la UNSa Pablo Perovic, quien luego de casi dos años de fracasos anunció en diciembre de 2001 que habían capturado una hembra de 90 kilos, a la que bautizaron IXS.

En 2002 Discovery Channel, envió un equipo canadiense a la selva de Orán, y poco después emitió un documental en el que Emilio Ezcurra y el biólogo Perovic, explicaban distintos aspectos del llamado "Proyecto Yaguareté".

En el documental se mostraba un yaguareté, pero en ningún momento se explicó que el ejemplar había sido capturado en la provincia de Misiones.

La mentira de todo el proyecto saltó a principios del 2002  cuando el baquiano Corro de Orán denunció que Perovic y el representante de Greenpeace, Emiliano Ezcurra, le habían ofrecido pagarle mil pesos mensuales para que paseara el collar satelital a caballo, ya que nunca habían podido capturar a un tigre.

Corro hace la denuncia porque nunca le pagaron los ocho mil pesos acumulados en esas cabalgatas.El tigrero además contó que antes, durante unos siete meses, el collar había estado colocado en el cuello de un ternero criollo de propiedad de un vecino, de nombre Germán Arias, pero a medida que el ternero crecía el collar lo iba ahorcando, en ese punto Greenpeace decidió que el collar lo paseara a caballo Corro.

Perovic perdió su trabajo en la universidad, el baqueano Corro, nunca cobró lo que Greenpeace le debía y Ezcurra desapareció de Salta, pero puso sus ojos en un nuevo proyecto, el Banco de Bosques, que por medio de campañas logró reunió juntar los fondos necesarios para comprar una estancia en la localidad de Río Piedras, al sur de la provincia de Salta.

En 2010, Emiliano Ezcurra vuelve a ser noticia, ya que es nombrado en el ex Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, pero fue tanta la reacción en contra de esa designación que el activista de Greenpeace renunció al cargo.

Poco después, apareció en la provincia del Chaco, en donde convenció al ex gobernador Jorge Capitanich de montar un parque nacional privado, algo que le costó 12 millones de pesos a la provincia.Greenpeace y Ezcurra, además estuvieron implicados en la instalación de la pastera Botnia, en Uruguay. La organización internacional está prohibida en la mayoría de los países del mundo y sus principales directivos fueron enjuiciados por diversos delitos, desde estafas inmobiliarias hasta de contrabando.

Por

para El Intransigente