EDITORIAL

Impostor e impostado: las fotos de Macri y Awada que nadie cree

Un presidente que ha recurrido al expediente de apoyarse en una iconografía fotográfica que ni siquiera le es propia.
Por 
viernes, 30 de noviembre de 2018 · 07:06

Un gobierno de millonarios signado por una pobreza intelectual manifiesta es el contradictorio sello de la Administración Macri. Un presidente sin condiciones de orador y sin contenidos para formular un discurso mínimo que ha recurrido al expediente de apoyarse en una iconografía fotográfica que ni siquiera le es propia.

Desde el inicio Macri montó un espectáculo antes que una campaña electoral, copiando literalmente los procedimientos utilizados por el equipo de Barack Obama que lo llevaron a la Casa Blanca, una estrategia novedosa en ese momento basada en un hábil manejo de las redes sociales. El mismo Macri supo reconocer que su estrategia electoral fue un maquillaje telemático adaptado a las circunstancias locales. 

Por eso el producto Macri es un montaje carente de toda originalidad, sólo una recreación más que evidente de las fotos que el famoso fotográfo Pete Souza le tomara al matrimonio Obama y que causaron sensación a nivel mundial marcando una impronta novedosa en el fotoperiodismo. Cada fotografía que Macri y Awada pretenden vender como “escenas de la vida conyugal” está guionada; de allí que resulten tomas carentes de naturalidad y sobre todo de originalidad. 

Nadie supo –por ejemplo- nunca más nada de “Balcarce”, un perro callejero que Macri sentó en el sillón presidencial emulando los juegos de Obama con “Bo”, un perro de agua portugués; aunque aquellas fotos resultaban una metáfora coherente de la abismal diferencia de calidad entre los líderes y sus canes. 

Resultado de imagen para perro balcarce

Resultado de imagen para perro de agua obama

Lejos de buscar una identidad propia como modelo de estadista –que no lo es, por supuesto- el equipo que se ocupa de couchear la vida presidencial de Macri encontró ahora en el estilo del primer ministro canadiense Justin Pierre Trudeau el modelo a seguir mostrando un estilo más relajado, popular y feminista. 

Bastaría con seguir los pasos de Trudeau para adivinar cuál será la próxima movida de un Macri que ni siquiera tiene una idea de política propia porque hasta sus arrestos a favor del feminismo son copia de las políticas del canadiense. 

En suma, lo que el cerebro no le permite elaborar a Macri como propio, el guionista oficial Durán Barba ha tratado de reemplazar con las imágenes logrando sólo una copia burda de lo que estadistas de nivel mundial como fue Obama y ahora Trudeau realizan. De allí que a este gobierno de tono mediocre ya ni siquiera las fotos le resulten creíbles. (Por Federico Mena Saravia para El Intransigente).