Panorama

El “Plan Marshall” de Macri para reactivar la economía

La obra pública es a lo que apuesta el presidente en la segunda mitad de su mandato. Empleo y reelección
El “Plan Marshall” de Macri para reactivar la economía
Por 
miércoles, 07 de marzo de 2018 · 20:27

Por Osvaldo Granados

En economía, hay un as de espadas que el Gobierno va a poner en marcha en pocos días. ¿En qué consiste? Son 52 proyectos de Obras Públicas por el equivalente a casi 100.000.- millones de dólares. Cifra muy ambiciosa. ¿De dónde saldrá esa enorme cantidad de dinero? Son programas de Asociación Pública Privada. Llamados PPP.

Los proyectos son financiados por el sector privado en parte o en forma total. ¿Con qué garantías? En algunos casos, con avales del Estado. ¿Cómo se pagan? Pueden ser pagados a los privados cuando finalicen las obras. Serán cobrados según los casos, a través de tarifas, peajes, cánones, cargas tributarias o por el Tesoro Nacional. Está claro entonces, que más tarde lo pagarán en parte los contribuyentes.

Es evidente que Mauricio Macri quiere ser visto como un líder desarrollista. Por eso habrá un enorme esfuerzo en la Obra Pública. Desconfía de los economistas. ¿Cuándo comenzará? Está previsto para el 3 de abril. Se iniciará con ofertas para ampliar, mejorar y mantener una serie de rutas y autopistas claves.

En la primera tanda, será la extensión de la ruta 3; llegar con la ruta 9 hasta Mendoza; reforzar la conexión Rosario – Córdoba. Los primeros 6 paquetes serán por 6.000.- millones de dólares. Están preparando los gastos previsibles: administrativos, comisiones bancarias; garantías; seguros; cobertura de riesgo; multas si no se cumplen los contratos.

Se sabe que el impacto de la demanda sobre los materiales de construcción será importante. Piedra, asfalto o cemento, podrían subir de precio en poco tiempo. Habrá aumento de empleo y se prevé que van a escasear insumos esenciales. Vienen las licitaciones. Habrá que comparar costos. Se pretende traccionar la inversión en forma intensa. El Gobierno incluso colocará bonos en New York.

También está previsto pagar las obras con un 20 % de la recaudación del impuesto al gas-oil. Otros con peaje. Allí surgirá plata en forma rápida. De allí cobrarán los consorcios que ganen las licitaciones. Participarán empresarios locales asociados a grupos chinos, alemanes, rusos, británicos y españoles.

¿Qué permiten los PPP? El Estado no compromete recursos en forma inmediata sino a largo plazo. Además, que se viene un año electoral, ¿para qué son útiles las obras? Para construir y reconstruir infraestructura. Achicar costos. Acercar la producción a los puertos y mejorar la competitividad de la economía.

Habrá también nuevas oportunidades laborales; crecimiento regional; ahorro de combustible. Además, se favorecen todas las industrias asociadas a la construcción. Se le da tanta importancia a este plan que el Gobierno le va a dar el control desde el Congreso al peronismo no cristinista. Es decir, los contratos que se firmen pasarán por el análisis del P.J. cercano a los gobernadores. Estos son los primeros interesados en que algunas de las obras se acerquen a sus provincias.

Hay ya un Plan Vial Federal de 12.000.- millones de dólares. Para los gobernadores es clave esa posibilidad. Sería una herramienta para limitar cualquier favoritismo desde la Casa Rosada. Algunos diputados de La Cámpora adelantaron que no habría que habilitar estos planes, porque podían ser determinantes en la elección presidencial de 2019.

En los escritorios cercanos a Frigerio exageran y llaman estas medidas: “un mini Plan Marshall; recordando el plan de Obras Publicas después de la II Guerra Mundial”. Las cartas están echadas.