NOTA DE OPINIÓN

A falta de argumentos, se siguen reproduciendo y reforzando ideas machistas

Siempre la intención es callar al otro y despojarlo de sus derechos. Violencia obstétrica, violencia institucional. Violencia social.
Por 
domingo, 05 de agosto de 2018 · 00:00

Si abrió las piernas y le gustó: ¡que se la banque!  Esta es una frase que se viene escuchando más de la cuenta desde que se inició el debate por la legalización del aborto seguro y gratuito pero no es una frase nueva. La hemos escuchado en las escuelas con las alumnas madres “si abrió las piernas que abra la carpeta” e históricamente en las salas de parto, como forma de acallar, de silenciar los gritos y el dolor del parto;  como si se enrostrara a través de esta frase una falta, explicitando la imposibilidad de cualquier expresión de sufrimiento o de reclamo. Siempre la intención es callar al otro y despojarlo de sus derechos. Violencia obstétrica, violencia institucional. Violencia social.

A falta de argumentos, mejor seguir reproduciendo y reforzando ideas machistas. No sea cosa que los varoncitos pierdan sus privilegios ¿no? ¿Qué les pasa? ¿De verdad creen que si no se aprueba la ley van a salvar alguna vida? 

Que sea ley: 

Sin la ley, seguirán habiendo abortos ilegales y muertes producto de las prácticas clandestinas. Sin la ley los dueños de los sanatorios, clínicas, y lugares inmundos seguirán lucrando sin la mínima seguridad y control sanitario. Sin la ley, luego del evento de interrupción, las mujeres  continuaremos sin controles, ni acceso a métodos anticonceptivos. 

Una vez más se culpabiliza a las mujeres. Como si el embarazo no involucrara a los varones. Una vez más los comentarios machistas, sexistas, misóginos y prejuiciosos están a la orden del día, como si gozar en una relación sexual fuera patrimonio solamente destinado al sexo masculino.

En la frase  “si abrió las piernas y le gusto, que se la banque” subyacen al menos tres cuestiones: por un lado aparece el desprecio por el disfrute de la sexualidad, por otro lado en caso de haber fallado el método, el castigo por haber sentido placer y además la perversa invisibilización de los abusos y violaciones a las que son sometidas tantas personas. Es una frase agresiva, violenta, machista y misógina porque está destinada a las mujeres no a los varones. Si ellos la meten  serán vistos como campeones, unos toros, tigres o unos capos. Bien distinto es si nos la meten a nosotras que seremos vistas como unas trolas, unas atorrantas, ¡unas putas!  Por supuesto que los varones homosexuales o las personas trans también son cuestionados. ¡Nada de penetraciones raras! Todo bien reguladito y que nada se salga de la lógica heteropatriarcal, ese  sistema de relaciones sociales caracterizado por la supremacía de lo masculino y la heterosexualidad, generador de  mecanismos de discriminación por razón de sexo y orientación sexual hacia las mujeres pero también a cualquier persona LGTBI (lesbianas, gay, transexuales, bisexuales, intersexuales) que no se adapte a este sistema. Tan básicos/ as. Tan de librito viejo apolillado y  con olor a humedad.

Tienen la idea fija: 

Desde que somos pequeñas y apenas empezamos a desarrollarnos, en la calle escuchamos frases tales como: “te rompería el culo mamita” si te agarro te rompo toda” “veni que te hago mujer” Ya de más grandes y frente a cualquier situación de discusión las frases son en alusión a la falta de pene: te falta una buena poronga, estas mal garchada etc. Acostumbrados a la industria pornográfica suponen que las mujeres somos objetos que, al ser penetradas, encontraremos la luz. ¿Será que sueñan con ser penetrados? ¿Son sus mociones homosexuales reprimidas las que les hacen  creer que con un pene se resuelven todos los problemas? Será tema para otra columna en la que, si  alcanza el presupuesto, por cada lectura ofreceré un cupón de regalo para que retiren un GPS para localizar el clítoris. ¡Advierto y vislumbro depresión masiva de algunos machos fálicos cuando se enteren que estamos mal diseñados y descubran que el  centro de placer de la mujer está localizado cerca de algunos agüeritos que los tienen sin dormir pero hay que laburar para activarlo. y no se requiere necesariamente de pene ni de penetración.

Así que, en  relación a esos argumentos sólidos, científicos, académicos que se resumen en la frase. “si abrió las piernas que se la banque piensen señores y señoras eruditos que: 

Algunas personas abren las piernas y tienen orgasmos y no necesariamente tienen relaciones sexuales para reproducirse. Los métodos anticonceptivos no son infalibles y pueden fallar. Otras personas  no pueden negociar el uso de preservativo, porque la desigualdad de género se hace presente también y sobre todo en la sexualidad. Otras personas son violadas. Otras personas son abusadas incluso y sobre todo por sus propias parejas. No importa la franja etaria son abusadas. Muchos varones abusan sexualmente de sus parejas y coexisten en algunas relaciones  diferentes tipos de violencias: Violencia física, verbal, psicológica, emocional. Violencia económica porque ¡claro! Como él es quien para la olla,  se siente con autoridad y poder para vulnerar los derechos de su compañera sexual. Muchas mujeres callan por años estas violencias combinadas. Hay tipos que no quieren que sus compañeras usen anticonceptivos y en muchas de estas ocasiones no se cuenta con libertad o autonomía para decidir.  Y muchos de los que dicen “si abriste las piernas jodete” no se quieren poner el preservativo porque dicen que no sienten, que les queda grande, que les queda chico, que les aprieta, que se les baja la erección. 

Póngase el preservativo: 

El preservativo, es el único método anticonceptivo que evita embarazos y transmisión de enfermedades de transmisión sexual y  si bien existen preservativos femeninos, en las góndolas de los supermercados, en los quioscos y también de manera gratuita se puede acceder al viejo y querido forro, condón, o preservativo.  Si los varones se lo colocaran disminuirían notablemente los casos de abortos.  Así que dejen de culpabilizarnos, porque  el embarazo no se produce por la llegada de una paloma mensajera. Se produce cuando un forro no usa forro. 

Y si no les gusta usar forro ¡háganse la vasectomía! Quiero ver filas de varones sacando turno para esta  cirugía sencilla que se realiza de manera gratuita y segura en todos los hospitales del país. 

Otra muerte más por el aborto ilegal:

Mientras escribo estas líneas me entero que el aborto clandestino, se llevó otra vida este fin de semana. En Santiago del Estero en el Hospital Regional de la capital provincial falleció tras un aborto clandestino Liliana Herrera Liliana. Tenía 22 años y era madre de dos hijos. ¡Por favor senadores! Por las que murieron en abortos clandestinos, por las que  pasaron o pasarán por un aborto. Este 8 de agosto  ¡Que sea ley! ¡Que el aborto sea legal  seguro y gratuito!

Cargando más noticias
Cargar mas noticias