EDITORIAL

La obra social de las Fuerzas Armadas en niveles vergonzosos de prestación

Al inicio de los ´90 la IOSE contaba entre las más prestigiosas operadoras de salud, iniciando entonces un declive pronunciado. Hoy los afiliados deben presentar amparos para que les reconozcan los medicamentos. 
Por 
miércoles, 09 de enero de 2019 · 09:15

Por Federico Mena Saravia.- Durante el Gobierno kirchnerista se desmanteló a las Fuerzas Armadas Argentinas reduciéndolas a un estado propiamente miserable. No sólo en cuanto a su capacidad operativa y logística, sino también en cuanto al estatus social de sus miembros que hasta casi perdieron derechos propios de cualquier ciudadano, entre ellos la salud. 

La Obra Social del Ejército Argentino (IOSE) en particular perdió prácticamente toda su capacidad de prestación reduciendo a sus afiliados a condiciones vergonzosas de carencia y falta de prestaciones. Nada quedó de aquel Instituto de Obra Social del Ejército que fundara Juan Domingo Perón durante su primera presidencia. 

Al inicio de los años noventa la IOSE contaba entre las más prestigiosas operadoras de salud iniciando entonces un declive pronunciado, salpicado de conflictos internos que llegaron a tomar estado judicial debido a denuncias que iban desde fallas administrativas hasta saqueo de dinero y remedios. 

De esa manera, los afiliados se quedaron sin servicios, tanto de salud como asistenciales, poniendo en riesgo la vida de muchos hombres de armas que de pronto no tenían siquiera dónde ser internados, quedando librados a su suerte ya que una atención domiciliaria tampoco estaba cubierta. 

La llegada de Cambiemos al gobierno tampoco contribuyó a mejorar la situación. Por el contrario, mediante un DNU intentaría ahora modificar la composición de la obra social y así el Ministro de Defensa tendría manejo discrecional sobre la caja que suma unos USD 500 millones, convirtiendo esos aportes de los afiliados en un botín político.

La realidad es que a la fecha los afiliados a la Obra Social castrense carecen de toda cobertura, teniendo que llegar a recurrir a la presentación de amparos judiciales para que se les reconozcan los medicamentos. 

Batidos en sus beneficios sociales, los militares también lo fueron en lo salarial, ya que de un 10% prometido de aumento el Gobierno compulsivamente decidió otorgar sólo un 8% según la resolución conjunta 6/2018, que fijó una mejoría del 4,10% para enero y otro 4,10% para febrero, donde los haberes mensuales, remunerativos y no remunerativos, aumentarán a 8,2%, en vez del 10% comprometido.

Con los sueldos maltratados y con una obra social en los más bajos niveles de prestación, los argentinos que eligieron la vocación de armas para cuidar a la nación, paradójicamente, siguen siendo ciudadanos de segunda clase. Mientras, en otros países del mundo son tratados con deferencia y prestigio. No cualquiera tiene la vocación de dar la vida por la patria. Algo que los políticos deberían imitar. (Por Federico Mena Saravia, para El Intransigente).

166
166
4%
Satisfacción
2%
Esperanza
83%
Bronca
6%
Tristeza
1%
Incertidumbre
1%
Indiferencia