Panorama económico

“No miren las encuestas, miren al dólar”

El gobierno tiene posibilidades en la medida que pueda mantener bajo control la cotización de la divisa. Mientras tanto, agita el fantasma del regreso al populismo
Por 
martes, 16 de abril de 2019 · 19:01

El gobierno aceptó los acuerdos de precios en los que nunca creyó. Lo empresarios lo entienden. Saben que son parches necesarios hasta octubre. No solo se habló de precios. En las innumerables visitas de los principales dirigentes del círculo rojo se conversó de política.

Para definir lo que pasó basta una palabra: miedo. ¿A qué? Al populismo. Una franja muy importante de la población está convencida de que es su única salida. Quieren un líder que les permita tener lo que quieren, no importa de dónde sale el dinero.

No interesa si aumenta en forma indiscriminada el gasto. No importa si adulteran las estadísticas públicas. El desprecio por la ley. Si jubilaron a más de un millón de personas que nunca hicieron aportes, se congelaron diez años las tarifas.  Saben que con esas medidas por un tiempo estuvieron mejor.

La pregunta clave es: ¿Se presenta Cristina como candidata a presidente o a gobernadora de la provincia de Buenos Aires?. ¿En Buenos Aires gana seguro? El 20 de junio, el Frente para la Victoria organiza un gran acto en el estadio de Racing en Avellaneda. La única oradora, Cristina. ¿Alguien cree que en ese marco va a renunciar a postularse?

Un sociólogo apuntó al kirchnerismo como un neosetentismo testimonial que cayó en el chavismo.
En el camino a la reivindicación, Alberto Fernández señaló que ella es “soberbia, arrogante autoritaria, pero no ladrona”. Grabois apuntó hacia el mismo lado: “Ella sí, no los ladrones que la rodean”.

En el kirchnerismo están tratando de crear una historia, que diga que el verdadero jefe de la mafia, el que inventó todo, el enfermo por el dinero, fue Néstor. Y que ella siempre despreció esa forma de hacer política.

En Cambiemos reciben a los empresarios y les dicen, sin anestesia, que sus activos se devaluarán si vuelve Cristina. “¿Qué será de tu empresa cuando vuelva el populismo chavista? ¿Qué vas a hacer cuando te expropien la fábrica? ¿Tienen previsto si cambia el gobierno donde se van a exiliar?”, tratan de asustarlos.

Está claro, cuando no hay logros para mostrar, se agita el fantasma del adversario. ¿Qué piensan de este tsunami verbal en la UIA? Macri los decepcionó, pero saben que un triunfo  de Cristina va a provocar una reacción internacional negativa. Por eso, sin el entusiasmo de hace dos meses, prefieren a Roberto Lavagna . Quieren normalidad. No les gusta medidas drásticas que podrían perjudicarlos.

Una cosa es cierta: Todos son renuentes a hablar mucho de los cambios que les gustaría hacer. No hay una sola idea. Discutimos personas. ¿Cómo harían para que el país vuelva a crecer?
El gobierno ya no puede hablar de promesas. Pasaron cuatro años y es muy poco lo que se ofrece en economía. 

Los peronistas de todo color son expertos en movilizar gente con relatos  históricos, revoluciones inconclusas, utopías que siempre fracasaron. Al gobierno le falta relato. Se agotó cuando llegó la devaluación del año pasado . Solo se ofrecen como la menos mala de las opciones.
Aparecen las medidas económicas  para llegar a octubre.

Una cosa es cierta : el mercado cambiario estará en un remanso por algunos meses. La oferta del campo y más de 80.000 millones de dólares de reserva en el Banco Central son suficientes. La devaluación durante décadas fue siempre el atajo para bajar el gasto publicó en pesos.

Hoy el BCRA podría contener una escapada fuerte de la divisa.Falta un desembolso de 5.400 millones de dólares del FMI antes de las elecciones  y arrancó la temporada alta de liquidación de la cosecha. El mercado sabe que hay balas suficientes en el central, y que en caso de necesidad, por las elecciones, se van a usar. ¿Por qué es importante el dólar? Lo graficó Duhalde en una reunión: “Todo es muy parejo, pero si logran domar el tipo de cambio, seis meses, tienen posibilidades de ganar”. “No miren las encuestas , miren el dólar”, explicó.

En las conversaciones con los supermercadistas se tejieron varios argumentos. Macri lo único que pidió es que se respete a rajatabla lo firmado. Se denunciarán los faltantes en 72 horas.
Todos estaban dispuestos a colaborar.

¿Cuál es la única duda? Lo dijeron los visitantes casi a coro : “Este acuerdo va a funcionar seis meses con una condición, que el dólar no se mueva”. Dólar, siempre el dólar.