POR ROSARIO TORINO SOLÁ

Los pueblos de Salta: Cobos

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana una entrega para saber sobre los pueblos de Salta
miércoles, 07 de marzo de 2012 · 18:12

                            Cobos, lugar estratégico durante los
                                  diversos combates salteños


En el kilómetro 1555 de la Ruta Nacional número 9 y en el departamento General Güemes, se halla ubicada la localidad de Cobos. Viajando 40 kilómetros desde la Ciudad de Salta, se llega a este pueblo salteño que durante todo el siglo XVIII fue sólo un puesto de avanzada y defensa de Salta contra la invasión de los aborígenes del Chaco.

El Fuerte de Cobos, es una gran defensa edificada en esta tierra salteña en pleno siglo XVIII por el entonces teniente de la provincia, don Diego Díaz Gómez. El sitio donde se construyó el cuartel estuvo, desde su origen, estratégicamente bien pensado; pues se encuentra sobre una pendiente a 800 metros de altura. Y gracias a esto desde allí se pudo controlar toda la llanura que se extendía hacia el este y los caminos a Tucumán, Jujuy y el Chaco. Hoy en día el fuerte es considerado, desde julio de 1941, Monumento Histórico Nacional, y en la puerta del mismo se encuentra inscripto el año de su construcción, 1733.

Fueron diversos los roles que cumplió el mismo durante los diferentes hechos de la historia de nuestra provincia. Si bien en un principio surgió como defensa de los ataques de los indios chaqueños Mocovies y Tobas; un siglo más tarde, continuo siendo protagonista de la historia de los combates en Salta, pero esta vez fue utilizado como puesto militar durante la guerra de la independencia. Y, tiempo después esta construcción; de dos pisos y sin galerías, pero con amplios balcones; sirvió como vivienda rural.

De pasar de ser un puesto de enfrentamiento y vigilancia, la localidad de Cobos, con el tiempo, se convirtió en uno de los primeros y más importantes establecimientos de españoles dedicados a las tareas agrónomas. Hoy el pueblo está atravesado por una calle principal, Antiguo Camino Real, que tiempos de la colonia era la primordial y obligada vía de comunicación.

En 1888 llegó el Ferrocarril a Cobos; y la instalación e inauguración de la primer Estación Ferroviaria en este lugar, dio origen al nacimiento y desarrollo de la actual ciudad de General Güemes. En el siglo XX, los habitantes de Cobos, que eran menos de 500, vivían de la ganadería; ya sea de la venta de cuero, las arrías de mulas o la venta del mismo. Hoy cuenta con más de 800 y las actividades económicas permanentemente se están diversificado.

Casas de adobe con techos de teja a dos aguas y galerías de madera, son las edificaciones típicas de la localidad. Muy pintoresco para apreciar son las esquinas de este pueblo, que por lo general sus casas poseen hermosas puertas de madera dobles y sus ventanas son las típicas de rejas, muy trabajas y detalladas sobre hierro y madera. La arquitectura de este lugar es autóctona, sencilla y muy animada. La capilla principal de Cobos, la de Nuestra Señora de Santa Ana, es una edificación muy característica de la zona, en colores blanco y amarillo. Venerada cada 26 de julio por todos los habitantes de la localidad, Nuestra Señora de Santa Ana, es la patrona de estas tierras.

Hasta la fecha Cobos continua siendo una posta obligada para todos aquellos que deseen conocer la verdadera historia de la provincia de Salta. Según diversos hechos históricos, personalidades muy influyentes de nuestro país pasaron por esta localidad. El General Manuel Belgrano se detuvo en dos oportunidades en Cobos, la primera, el 26 de agosto de 1812, mientras realizaba el Éxodo Jujeño, y la segunda, el 15 de febrero de 1813, cuando se dirigía a la ciudad capital para participar de la “Batalla de Salta”.

También el General Martin Miguel de Güemes, visitó incontables veces estas tierras durante la guerra gaucha. Y a estos, se le suma el General Juan Lavalle, que descanso allí en 1841, durante en su trágica huida de la persecución de Rosas, que terminó con su muerte en Jujuy.

Por Rosario Torino Solá
para El Intransigente





7
1