CULTURA

Ástor Piazzolla, músico revolucionario del Siglo XX

Hizo innovaciones en el tango que generaron polémica, pero luego lo consagraron
sábado, 04 de julio de 2015 · 10:33

BUENOS AIRES.- Un día como hoy, pero de 1992, fallecía Ástor Piazzolla. Fue un bandoneonista y compositor argentino, considerado uno de los músicos más importantes del Siglo XX

Nació el 11 de marzo de 1921, en Mar del Plata, Argentina, hijo único de Vicente Nonino Piazzolla y de Asunta Mainetti.

Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la "Guardia Vieja", ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación. En los años posteriores sería reivindicado por intelectuales y músicos de rock.

En los años cincuenta y sesenta los tangueros ortodoxos —que lo consideraban "el asesino del tango"— decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: "Es música contemporánea de Buenos Aires".

Sus obras no eran difundidas por las estaciones radiodifusoras y los comentaristas seguían atacando su arte. Los sellos discográficos no se atrevían a editarla. Lo consideraron un snob irrespetuoso que componía música híbrida, con exabruptos de armonía disonante.

En 1967 en colaboración con Horacio Ferrer escribió "María de Buenos Aires”, y tiempo después compuso "Tangazo” a pedido del maestro Calderón, además se convirtió en director del Ensamble Musical de Buenos Aires.

En 1969 creó la "Balada Para un Loco”, que rápidamente fue considerada un éxito mundial. El 17 de agosto de 1972, Piazzolla se presentó en el Teatro Colón y los ensayos le impidieron aceptar la propuesta de Bernardo Bertolucci para escribir la banda musical de su "Tango en París”.

Gerry Mulligan, una de las máximas figuras del jazz, en 1974, solicitó a Piazzolla trabajar en conjunto y así nació "Summit”.

En 1986, grabó con Gary Burton en el Festival de Montreux la "Suite for Vibraphone and New Tango Quintet”, obra que despertó la admiración de grandes solistas de jazz como Pat Metheny, Keith Jarrett, Chick Corea, quienes a tiempo después le pidieron piezas.

Ya para 1989 Piazzolla es considerado uno de los mejores instrumentistas del mundo; ofreció conciertos como solista acompañado de diversas sinfónicas en Estado Unidos, Japón, Italia, Alemania, Francia y América Latina.
"Five Tango Sensations” fue su última grabación y lo colocó en el "top ranking” de los álbumes de música clásica.
Se dice que en sus últimos 10 años escribió más de 300 tangos, unas 50 bandas musicales de películas, entre las que destacan: "Henri IV”, de Marco Bellochio; "Lumiére”, de Jeanne Moreau; "Armaguedon”, de Alain Delon; "Sur” y "El exilio de Gardel”, así como temas musicales para obras teatrales y ballets.

El 4 de agosto de 1990, Astor Piazzolla padeció en París una trombosis cerebral. Después de dos años de enfermedad falleció un día como hoy pero del año 1992, en Buenos Aires. (Redacción El Intransigente)