Fórmula 1

"Mick Schumacher tiene mucha presión sobre sus hombros, será mejor que le demos tiempo", aseguró Fernando Alonso

Para el asturiano será muy bueno ver el apellido Schumacher en la F1, pero hay que tener paciencia y no presionar al hijo del múltiple campeón.
jueves, 31 de enero de 2019 · 10:02

El mundo de la Fórmula 1 es muy vertiginoso en todos los aspectos. Vivir en el gran circo no es simple. Las presiones junto a las obligaciones generan una vida donde siempre se está al límite. En los últimos días Mick Schumacher ingresó al mundo de la F1 de la mano de Ferrari, quién lo anunció como uno de los jóvenes que formarán parte de la Ferrari Driver Academy.

Este joven piloto comenzó a figurar en los grandes carteles del automovilismo por la portación de un apellido que pesa sobre las espaldas. Sus logros, propios y personales, le permitieron ser una de las figuras más buscadas para apostar al futuro y al talento que hay que pulir.

Mick deberá trabajar en lo deportivo, pero también en lo psicológico. La mente de este joven viaja a mil por hora y no es fácil soportar las presiones que significa ser el hijo del siete veces campeón del mundo, Michael Schumacher.

El español Fernando Alonso conoce muy bien el mundo al que ingresó Mick. Sabe de presiones y exigencias dentro de la F1. El manejó muy bien su estadía en la máxima categoría. Tanto que le permitió ser dos veces campeón del mundo y un referente durante muchos años.

“Es un gran talento y sería bueno para el deporte tener el nombre de Schumacher en la Fórmula 1 nuevamente” comentó Alonso quién asegura que se debería tomar su escalda hacia la Fórmula 1 con más calma, ya que un exceso de presión sobre él podría ser muy perjudicial.

“Veremos lo que depara el futuro. Ahora mismo tiene mucha presión sobre sus hombros, será mejor que le demos tiempo para que pueda crecer como piloto”, asegura Alonso.

Manejar las presiones no será fácil pero si será un desafío que el propio Mick, deberá asumir como tal para lograr llegar a templar ese talento que por ahora mostró a cuenta gotas. Por ahora, es una promesa a quien todo el mundo mira como el gran heredero.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia