Automovilismo

Un sueño de años que se hereda

Los sueños están para cumplirse. A veces, el destino juega las cartas de tal forma que esos sueños pueden heredarse y cumplirse con los hijos.
lunes, 11 de febrero de 2019 · 19:51

La Fórmula 1 siempre fue la obsesión de los pilotos argentinos que siempre vieron a la máxima categoría como el principal sueño desde sus inicios. Seguir los pasos de Juan Manuel Fangio, Carlos Reutemann, Miguel Ángel Guerra o Enrique Mansilla. Tal vez repetir lo que vivió Esteban Tuero o Norberto Fontana más acá en el tiempo. Siempre fue el horizonte de los chicos que disfrutan de la velocidad y el vértigo que genera un karting.

A comienzo de la década de ochenta la República Argentina vivía una de las etapas más duras de su vida institucional. La dictadura militar y posteriormente el conflicto bélico por las Islas Malvinas marcó a fuego a los argentinos.

Por aquellos años Enrique Mansilla deambulaba por Inglaterra detrás del sueño de llegar a la Fórmula 1. Un argentino que soñó a lo grande y fue a buscar su destino en un momento difícil. Después de tantas idas y vueltas  aquel sueño se desvaneció y la vida lo llevó por diferentes caminos. La Fórmula 1 le cerró las puertas y el destino le negó la posibilidad que guardo muy dentro suyo por muchos años.

Hoy “Quique” Mansilla trabaja en el desarrollo de una nueva categoría dentro del automovilismo argentino, “La Copa Porsche”. Pero aquel sueño que parecía haberse apagado hace muchos años, empezó a reavivarse.

Quique tiene un hijo, Dorian, que hace apenas un puñado de días atrás cumplió 18 años y lleva el automovilismo en la sangre. Una pasión que heredó de su padre desde muy pequeño.

Dorian hoy es piloto de Karting y disputa e campeonato argentino. Pero el destino quiso que las esperanzas de llegar lejos vuelvan a movilizar a su padre para alcanzar aquel ansiado y anhelado objetivo.

No hace mucho tiempo atrás, Quique llevó a Dorian a desarrollar una prueba en Gales sobre un auto de la Formula 4 de aquel país. La idea inicial fue desarrollar un test sobre un auto de esas características para entender cuál es el potencial natural que posee este joven de 18 años que busca llegar lejos en el automovilismo internacional.

Luego de dos días de pruebas, el argentino concretó 200 vueltas al trazado gales utilizando cuatro juegos de neumáticos. Las condiciones de la prueba fueron modificándose, no solo en el factor climático, el cual variaba sensiblemente de la mañana a la tarde.

Dorian enfrentó una prueba sobre un auto totalmente desconocido para él en un circuito al cual no conocía ni tuvo la chance de probar sobre un simulador, algo que es habitual en los pilotos de primera línea que deben correr en un trazado desconocido para ellos.

Al finalizar la primera jornada de pruebas, los tiempos realizados por el argentino se acercaban a tres décimas de la referencia del circuito. Pero las condiciones técnicas cambiaron para el segundo día de ensayos. Los ingenieros decidieron modificar todos los valores del auto para poner a pruebas al piloto.

“El plan de trabajo que se trazó junto al equipo, contemplaba modificar completamente el setup del auto para saber si Dorian no solo es rápido acelerando, sino también es capaz de percibir las diferencias y y asimilar inmediatamente los cambios que se pueden experimentar sobre un auto de carrera” aseguró Quique cuando se le consultó por el sistema de trabajo al que se sometió su hijo. Las conclusiones no solo dejaron contento a su padre, sino que además sorprendieron a los ingenieros del equipo.

En la prueba, Dorian no estuvo solo. El programa de ensayos contempla la participación de más de 60 pilotos de todas partes del planeta, donde el argentino logró quedar ubicado entre los cinco mejores de los dos días de pruebas.

Dicen que la vida siempre da revancha. El automovilismo deportivo también y hoy Quique Mansilla inicia el camino de una revancha que está buscando desde hace muchos años. Tal vez el destino, ese mismo que no jugo a su favor en el inicio de la década del ochenta, hoy lo pone a prueba y le presenta una posibilidad inmejorable que solo él con su experiencia recogida a lo largo de aquellos años podrán capitalizar por medio de su hijo.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias