FÓRMULA 1

La misteriosa historia del informante de Schumacher que se suicidó

El polémico caso que involucró robos, arrestos, extorsiones y un suicido para recolectar información sobre el estado de salud del expiloto
martes, 26 de febrero de 2019 · 08:00

Michael Schumacher vivió una etapa de gloria en la Fórmula 1. El alemán compitió en dos ciclos (desde 1991 hasta 2006 y desde 2010 hasta 2012), convirtiéndose en el piloto más ganador de toda la historia de la categoría. Sin embargo, Schumi padeció un hecho desafortunado que conmocionó a propios y extraños. El 29 de diciembre de 2013, mientras vacacionaba con su familia, sufrió un accidente en su cabeza cuando practicaba esquí en los Alpes franceses.

Pese a que el entorno del germano siempre quiso mantener el hermetismo acerca del estado de salud del heptacampeón de la disciplina, según el medio Desafío Mundial, hubo un hecho para recolectar información sobre el presente de Michael que involucró robos, arrestos, extorsiones y un supuesto suicido. Es que un informante anónimo se las ingenió para lograr lo que el periodismo nunca pudo: acceder al historial médico del expiloto.

Cuando pasaron seis meses del accidente que sufrió Schumacher, el protagonista fue trasladado desde el hospital de Lausana a otro establecimiento similar más cerca de su casa, ubicado en la ciudad de Gland. Para ello, la familia contrató a una de las empresas de rescate más importantes de Alemania: Rega. Durante ese trayecto, Sabine Kehm, la representante del alemán, envió un mensaje muy polémico: "Información ha sido robada".

"Desde hace muchos días se están ofreciendo documentos y datos robados. Quien los ofrece asegura que se trata del historial médico de Michael Schumacher. No podemos afirmar si esos documentos son auténticos. De cualquier forma está claro que los documentos han sido robados. Se ha denunciado al ladrón y las autoridades ya están trabajando en el asunto", publicó la agente sobre lo que sucedió en el traslado de Michael.

De acuerdo con el entorno del histórico intérprete de Fórmula 1, distintos periodistas de Alemania, Suiza y Francia aseguraron que una persona se había contactado con ellos para ofrecerles la historia clínica del expiloto. Antes de publicar esa información, los empleados de los distintos medios le informaron a la familia de Schumacher lo que pasaba, priorizando su código ético por sobre la primicia periodística.

Asimismo, aseguraron que el individuo pedía cincuenta mil euros por la información. A raíz de esta situación, los allegados al germano comenzaron a investigar y apuntaron contra Rega, la empresa que transportó a Michael. "Rega no dispone de ninguna prueba de que uno de sus colaboradores haya estado implicado en el robo del historial y garantiza que en todo momento fueron preservados los derechos del paciente y el secreto médico", contestó la compañía, que luego desestimó su propio comunicado.

Es que la Policía de Francia obtuvo la dirección de IP de la computadora en la cual el informante se contactó con los periodistas; la misma tenía lugar en una de las oficinas de Rega. De acuerdo con los oficiales, el culpable sería un directivo del establecimiento de nacionalidad alemana y de unos 54 años de edad. Posteriormente, el caso llegó a juicio, precisamente a la Fiscalía de Zúrich II. La pena del individuo sería de hasta tres años en caso de ser hallado culpable.

No obstante, el hecho dio un giro inesperado. El hombre apuntado negó rotundamente haber sido la persona que robó el historial médico y todo parecía indicar que el caso iba a durar algunos meses más, hasta que la policía profundizara sobre la situación. No obstante, el día posterior al primer interrogatorio, el informante fue encontrado suicidado en su celda. 

Sabine Kehm, quien era la vocera oficial de la familia Schumacher, manifestó tras la noticia: "Estamos sin palabras y profundamente conmocionados". Finalmente, la Justicia de Zúrich se pronunció al respecto y dio un veredicto final sobre el caso: "Los procedimientos penales por incumplimiento del secreto profesional se suspendieron tras el suicidio y que el sospechoso tuvo el derecho a la presunción de inocencia".