DECLARACIONES

La emotiva confesión de Jorman Campuzano

El flamante refuerzo de Boca Juniors contó detalles acerca del comienzo de su carrera como futbolista profesional.
domingo, 20 de enero de 2019 · 10:08

El Boca Juniors de Gustavo Alfaro comienza a tomar forma de cara a 2019. La dirigencia del Xeneize contrató al Lechuga, que estaba protagonizando una gran temporada al mando de Huracán de Parque Patricios, con la intención de que el cuadro azul y oro se consagre campeón de la Copa Libertadores de América. Y, para lograr ese objetivo, Daniel Angelici busca cumplir todas las expectativas del entrenador en cuanto al mercado de pases. Jorman Campuzano, uno de los flamantes refuerzos de Boca, dialogó con Olé y confesó cómo fueron sus inicios como jugador profesional.

Los primeros testimonios de Jorman hicieron referencia al rol de su madre en su carrera como futbolista. "La camiseta de la presentación es para la persona que pase lo que pase, en cualquier circunstancia, nunca te va abandonar. Es para mi madre. Tiene la de Atlético Nacional, la del Pereira y la primera de Boca también será para ella", explicó el colombiano.

Al respecto del video en el cual se lo vio emocionado antes de partir hacia Buenos Aires para firmar con Boca, el volante detalló: "En el mismo momento fue emoción y tristeza. En el 2014, cuando vine a Argentina a probarme, le conté a mi madre todo lo que me había tocado vivir. En algunos clubes me dijeron que no, también me tocaba comer comida que no estaba acostumbrado y por más que le expliqué que esta vez venía como profesional y me iban a atender bien, se quedó preocupada".

Es que la trayectoria de Campuzano como jugador de fútbol está marcada por el esfuerzo y el sacrificio. Así lo reconoce el protagonista: "Mi carrera fue de mucho sacrificio, mucho dolor. A los 15 años dejé mi pueblo de 600 habitantes para buscar mi sueño de ser futbolista. Me fui a Bogotá con mi tío, pero él no compartió mucho conmigo: duré diez días con él. Estuve durmiendo en la calle, la comida no me faltó porque caí bien, pero aprendí a tratar con respeto y humildad a todos. Tenía claro que si el fútbol no se daba, quería prestar servicio, quería ser soldado por todo lo que se vive en nuestro país. No es fácil llegar a la capital y no tener donde quedarte. Eso siempre va a estar en mi historia de vida. No es para darle tristeza a los demás, pero si tenés un sueño tenés que luchar por él".

Asimismo, el mediocampista de 22 años confesó que vino a probarse al fútbol argentino en el pasado, pero no quedó en ningún club: "En Bogotá me dediqué a jugar fútbol de salón. Después fui a la Equidad, era delantero, jugaba de nueve. Un profe me dijo de venir a la Argentina a probarme. En migraciones pensé que no iba a pasar, porque me preguntaron cuanta plata traía y yo nunca había tocado ni un dólar. Le dije un valor que no me iba a alcanzar ni para dos días. Como le caí bien me dejó pasar. Duré dos meses y volví a Bogotá. Había una prueba en Deportivo Pereira, no tenía nada económicamente, pero vendí mi celular y fui a hacer la prueba. No conocía la ciudad, no conocía nada, pero ahí comenzó todo. Me tuve que presentar con el equipo profesional".

38
4
15%
Satisfacción
62%
Esperanza
1%
Bronca
8%
Tristeza
6%
Incertidumbre
5%
Indiferencia