Fútbol

Lampe, el arquero que jugó contra Boca en otro deporte

El arquero xeneize se destacó en un partido contra el Club de la Ribera, pero realizando otra disciplina.
jueves, 11 de octubre de 2018 · 09:04

Carlos Lampe es el refuerzo de emergencia de Boca. La fractura de mandíbula de Esteban Andrada provocó que el Club de la Ribera fuera a buscar al arquero de la Selección boliviana de 31 años. Este inesperado refuerzo del Xeneize sólo estará presente en el club por lo que dure su préstamos, por este motivo podría estar sólo durante tres meses defendiendo los colores del club presidido por Daniel Angelici.

Tras su llegada, muchos comenzaron a averiguar en verdad quien era Carlos Lampe, un desconocido para el futbolero promedio en la Argentina. Por esta razón surgió un dato increíble del hoy arquero xeneize. Es que el guardameta tuvo la posibilidad de enfrentarse a Boca, pero en otro deporte.

Es que el futbolista fue parte de un Boca-Real Santa Cruz de básquet. El equipo boliviano se enfrentó con el Xeneize en la Liga Sudamericana en 2004. Ganaron  los argentinos por 121-59 pero en el conjunto del altiplano jugó cuatro minutos y hasta se dio el lujo de anotar dos puntos, Carlos Lampe, el hoy arquero del club de la Ribera.

Es que el golero xeneize se destacó en otros deportes. En una entrevista con un portal boliviano, el arquero entró en detalles de la situación que le tocó vivir antes de transformarse en futbolista. “ Jugué básquet, fui seleccionado nacional en un torneo sudamericano y también con Real Santa Cruz participé en la Liga Sudamericana de Básquet, que es como jugar la Libertadores”, señaló en su momento Lampe.

“Antes hacía taekwondo, pero siempre, siempre jugaba pelota. Podía estar entrenando otro deporte, pero luego me salía y me iba a jugar fútbol. Entonces eso fue, era mi pasión”, sostuvo el guardameta.” Siempre que jugaba fui arquero, aunque al comienzo intenté ser delantero, pero mi papá me dijo que era muy grande y lento y que no podía ser delantero, que mi puesto tenía que ser de arquero y así fue. Me di cuenta de que tenía la habilidad y el tamaño para atajar y así fue “, sostuvo el guardameta.

Ahora Carlos Lampe se transformó en el arquero del equipo que enfrentó como jugador de Básquet y buscará quedar en la historia. Para él no habrá punto medio, o quedará en la historia grande del Club de la Ribera o será recordado como un hecho anecdótico del fútbol argentino.