Racing

Las lágrimas de Zaracho en Racing

Los motivos que desataron el llanto desconsolado del mediocampista de Racing, Matías Zaracho.
martes, 09 de octubre de 2018 · 14:00

Todo era fiesta en Racing, porque le estaba ganando 2-0 a Boca, y todo indicaba que el clásico terminaba en una goleada. En ese momento Centurión armó un contragolpe por la banda izquierda soltando en el momento justo. Zaracho se iba de cara al gol para ponerle el broche de oro a una actuación que, hasta ahí, era brillante en lo individual y lo colectivo.

Pero Matías no pudo concretar el gol por una definición algo anunciada que Rossi pudo tapar, y solo pasaron cuatro minutos para que el Xenieze aprovechara para marcar el descuento, y para colmo casi de inmediato Zaracho se fue expulsado tras recibir la segunda amarilla.

Poco después Boca llegó al empate sobre el final y quedó una gran desazón en Avellaneda tras los dos puntos que se terminaron escapando de forma insólita, pero el peor trago lo pasó Zaracho porque luego de que se terminara el partido se largó a llorar de forma incontenible en el vestuario sintiéndose responsable de lo ocurrido.

Sus compañeros, uno detrás de otro, se le acercaban para intentar tranquilizarlo, pero no había forma de consolar al joven de 20 años. “Lo consolaron todos. Se sentía culpable por el empate. No hubo reproches a pesar de la bronca que generó el resultado. Zaracho estaba muerto”, contaron acerca del clima que se vivió en el vestuario luego del encuentro.

Una vez que el volante ofensivo de la Academia logró recomponerse, el plantel tuvo una breve charla en la que se propusieron no desviarse del foco y valorar que están punteros e invictos en el certamen. Sobre el partido ante Boca, la sensación que le quedó a todo Racing es que hubo una clara superioridad durante gran parte del encuentro ante el actual bicampeón y que se terminó escapando el triunfo por pequeños detalles.

Al mediocampista le está costando un aspecto importante del juego que es la definición, ya que en el inicio de su carrera dio muestra de su talento para concretar las situaciones de gol. En 2017 ante Temperley y este año frente al Vasco Da Gama, metió dos golazos tras definir de forma sensacional eludiendo al arquero. Pero en esta Superliga, se le mojó la pólvora y falló algunas chances muy claras: en Tucumán rompió el travesaño tras un disparo a muy pocos metros del arco. Ante Vélez, ya con el partido 2-0, erró un gol prácticamente hecho tras pegarle de zurda dentro del área chica y con el arquero a contramano.

Luego tuvo una ante Lanús en la Fortaleza. Augusto Solari metió un centro atrás y Zaracho quiso ponerla junto al primer palo pero se le terminó yendo afuera. Frente a Argentinos, también tuvo un remate claro dentro del área aunque ésta fue la menos clara de las tres mencionadas. Con Boca, tal cual se contó anteriormente, no pudo vencer a Rossi en el mano a mano. Al pibe surgido del Tita le sobra talento para definir y su déficit parece radicar en la pérdida de confianza por las situaciones falladas. Zaracho tiene mucho por crecer y mejorar, pero la base está.

 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias