DECLARACIONES

Caniggia contó intimidades acerca de la metodología de trabajo de Bilardo

El Pájaro reconoció algunas situaciones que vivió con el Doctor a lo largo de su paso por la Selección Argentina.
domingo, 20 de enero de 2019 · 11:16

Carlos Salvador Bilardo fue uno de los entrenadores argentinos más influyentes de la historia del fútbol. El Doctor se coronó campeón de Mundial de México 1986 al mando de la Selección Argentina luego de ser uno de los grandes apuntados del mal momento que vivió el combinado nacional en la etapa clasificatoria al certamen que reúne a los mejores países del mundo. En una entrevista con el sitio Jotdown, Claudio Paul Caniggia contó intimidades sobre la forma de ser del ex director técnico.

El Pajaro afirmó que aquellos jugadores encargados de las tareas defensivas eran los que más padecían las locuras del Narigón. "Los que tenían que hacer el trabajo táctico con Bilardo, vivían momentos terribles. A Ruggeri lo llamó un día y le dijo que se presentara en su casa, pero con ropa para jugar. Se presentó ahí confundido y Bilardo le hizo bajar a una plaza que había enfrente de su casa, donde estaban unos chicos de ocho o nueve años jugando al fútbol. Le dijo: 'Ya lo arreglé con ellos'. Quería que jugara con ellos. 'Pateale', le dijo. A un niño de nueve años que estaba en el arco. 'Pero es un chico, Carlos, no puedo'. 'Pateale', insistió. Quería probar a ver si se había recuperado de una lesión".

Luego, Claudio confesó un hecho que tiene a Julio Olarticoechea como protagonista: "Al Vasco lo llamó a casa y le preguntó qué hacía. Le contestó que iba a llevar a su familia en coche a un sitio. Le dijo: '¿Por qué autopista?'. Y lo esperó en un kilómetro, detrás de un peaje. Allí le paró el coche y le dio una charla técnica pintando con un ladrillo en la pared de una casa que había al lado de la carretera".

Después, el exfutbolista reconoció una situación en la que sufrió reproches por parte de Carlos. "El Loco era así, hacía cosas rarísimas. Nos grababa a todos, tenía a un tipo escondido en una parte alta tomando vídeos de los entrenamientos. A mí me hizo ver un vídeo mío en el que me mostró con los brazos en jarras. Me dijo que no podía ponerme en esa posición durante un partido porque parecía que estaba cansado y eso lo podía ver el rival y agarrar confianza. También me pasó vídeos enseñándome cómo me tocaba el pelo, decía que eso me quitaba concentración. Usaba los vídeos para tener pruebas cuando te decía algo. Apoyarse en algo. Yo luego me puse una cinta en el pelo", explicó el "Hijo del Viento".

Caniggia cerró la entrevista contando detalles de la metodología de trabajo de Bilardo: "Si tenía una charla contigo, llamaba a dos testigos. Si había una mala onda, quería que en el futuro uno no dijese que había pasado una cosa y él otra. En el Mundial de 1990 me lo hizo antes del primer partido, en el que no jugué el primer tiempo. Hubo una historia dos días antes, cuando dio la alineación del equipo y yo me enfadé con él. En una cena hubo mucha bronca, por mi parte hacia él, y me llevó a una habitación a hablar conmigo, pero con testigos. Tuvimos que estar ahí dos minutos los dos en silencio esperando a que llegasen Olarticoechea y Ruggeri. Cuando entraron, tenían a Bilardo de espaldas y se rieron mirándome. En cuanto él se dio la vuelta, se pusieron automáticamente serios los cabrones. Entonces Bilardo me habló y ellos solo tenían que escuchar, no podían opinar. Era una cosa entre él y yo".

71%
Satisfacción
14%
Esperanza
14%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia