España

Girona dio el batacazo y derrotó al Real Madrid

El equipo catalán se lo dio vuelta al Merengue y lo venció por 2-1 en el Santiago Bernabéu. Christian Stuani y Portu anotaron para la visita. Casemiro había adelantado al Madrid.
domingo, 17 de febrero de 2019 · 10:43

Un auténtico batacazo. Eso es que logró el Girona durante esta jornada. Es que el equipo catalán derrotó al Real Madrid por 2-1 en el Santiago Bernabéu, tras empezar perdiendo el partido. Toda una hazaña para el elenco dirigido por Eusebio Sacristán, que no ganaba en la Liga española desde diciembre del año pasado y que consiguió tres puntos inesperados para escaparle a la zona de descenso.

El Madrid llegaba entonado a este duelo. El equipo de Santiago Solari había derrotado al Atlético en el Derbi la semana pasada y, entre semana, hizo lo propio con el Ajax en el choque válido por la Champions League. Por eso, el duelo ante el pequeño club catalán, que pertenece al mismo grupo que el Manchester City, parecía ser un escollo menor para el elenco dirigido por el entrenador argentino.

El primer tiempo dio la impresión que el Madrid se llevaría el partido. Es que como sucedió en Amsterdam, el elenco Blanco fue superado por momentos y se replegó en su área. Sin embargo, la visita no pudo convertir las chances que tuvo y el Merengue fue efectivo. Promediando la primera mitad, un preciso centro de Toni Kroos fue conectado por Casemiro que puso en ventaja al elenco local en el Bernabéu.

El Madrid se fue con la ventaja al vestuario, pero al volver a la cancha volvió a mostrar cierta endeblez defensiva.  Por eso, a los 20 minutos de segundo tiempo, Sergio Ramos cometió una infracción en el área y el árbitro cobró la pena máxima. Del penal se hizo cargo Christian Stuani, quien anotó el gol del empate con su potente remate.

La victoria del Girona se sellaría minutos después. Es que tras una pérdida en defensa del Madrid, la pelota le terminó quedando a Portu que venció la resistencia de Courtois y puso cifras definitivas. El duelo iba a finalizar con la expulsión de Sergio Ramos, quien vio la segunda tarjeta amarilla y dejó a su equipo con diez. Ahora, el equipo de Solari volvió a quedar en el tercer lugar y Barcelona se escapa en la punta de la Liga.