CONFESIÓN

Claudio Vivas: "Yo empecé como espía de Marcelo Bielsa"

En diálogo con el programa televisivo ''Después De Todo'', el entrenador de Sporting Cristal dio a conocer cuáles fueron sus primeras tareas en el cuerpo técnico del Loco.
martes, 12 de marzo de 2019 · 12:29

En una larga entrevista con el programa televisivo "Después De Todo", Claudio Vivas habló de sus comienzos en el fútbol. El entrenador de Sporting Cristal de Perú, quien empezó en la disicplina como ayudante de Marcelo Bielsa, reveló aspectos del "Loco" que no muchas personas conocen. Además, el excoordinador de las juveniles de Boca Juniors contó que una de sus primeras tareas en el cuerpo técnico del DT rosarino fue trabajar como espía.

"Yo empecé como espía de Bielsa. Iba disfrazado de hincha del rival, con gorrita, remerita, todo. Compraba las remeras truchas, oficial no porque la usaba y diez minutos después las guardaba. No está prohibido hacer lo que hizo, pero hay que tener ciertos cuidados porque los clubes están muy custodiados. A mi me tocó afrontar varios momentos difíciles como espía, ja", dijo en primer lugar el rosarino de 50 años.

Sobre las situaciones complicadas que vivió, Claudio argumentó: "Ir a ver entrenamientos no es tan fácil. Me he tenido que subir arriba a un árbol, cuerpo a tierra, camuflado con los hinchas y cantando sus canciones. Fue otra época. Hoy hay mucha información y todo te llega desde un celular. Cualquiera te saca una foto y capaz que te estás tomando una cerveza y dicen 'mirá qué alcohólico que es el DT de Cristal".

En tanto, Vivas confirmó que el espionaje le sirvió mucho al Loco en la final entre Boca Juniors y Newell's Old Boys de 1991. "Sí. En la final con Boca que ganó Newell's, fui a la Bombonera disfrazado de Boca. Ahora que estoy afuera de Boca lo cuento. Me compré la gorra, me puse la camiseta y me fui a ver el entrenamiento en la cancha porque no existía Casa Amarilla. Espero que el Maestro Tabárez no se entere nunca", confesó.

Para finalizar, el actual entrenador de Sporting Cristal reconoció que Bielsa tenía un gran problema al comandar un club: "Marcelo no tenía manejo de grupo, pero sí de la situación en cuanto a las cuestiones futbolísticas. El jugador necesita del chirlo y el cariño del entrenador. Bueno, de Marcelo recibía más el chirlo que el cariño. De hecho, cariño prácticamente no recibía. Él  no podía tener relaciones con los jugadores. No tenía una llegada permanente y necesitaba de alguien para poder conectarse".