DECLARACIONES

Julio Olarticoechea habló del estado de salud de Carlos Bilardo

El Vasco visitó al Doctor y dialogó con los medios acerca de la evolución del exentrenador, que fue operado en julio del año pasado de una 'dilatación ventricular en el cerebro'.
sábado, 16 de marzo de 2019 · 12:56

Carlos Salvador Bilardo continúa internado tras ser operado de una "dilatación ventricular en el cerebro", que corresponde a una señal del síndrome de Hakim-Adams, una enfermedad neurodegenerativa que afecta a personas de la tercera edad (sobre todo del sexo masculino). El Doctor, que hoy cumple 81 años de edad, fue visitado en las últimas horas por Julio Olarticoechea, quien dialogó con los medios y se refirió al estado de salud del exentrenador de la Selección Argentina.

En primer lugar, el Vasco aseguró que Carlos está mejorando día a día. "Lo vi bastante bien, pude hablar con él y rompí el hielo al preguntarle: 'dígame Carlos, ¿por qué nos hace recordarlo tanto? Lo hice sonreír. Me preguntó por los muchachos y le comenté que siempre estamos en contacto. En el poco tiempo que estuve solo hablamos de fútbol. Él ve mucho las ligas de Europa porque los partidos de acá lo aburren", detalló.

En tanto, el exfutbolista recordó algunos momentos que vivió con el Narigón. "En la Selección Argentina nos marcó. Tras haber estado tanto tiempo con él uno siente que estudió en Harvard. No se le escapaba ningún detalle y te tomaba pruebas día a día. Sus anécdotas son impresionantes. Una vez, encontró un ladrillo, fue a una pared en una casa y dibujó la charla técnica. Me explicó que quería que volviera a la Selección como marcador volante, la gente que pasaba lo miraba a Bilardo haciendo rayas en la pared. No lo podían creer", contó.

Consultado sobre algunos cruces que tuvo con Bilardo, Olarticoechea fue claro: "En su momento me enojé con él, pero después volví. Siempre fue con mucho respeto de los dos lados, no nos quedaron resabios. Bilardo fue muy especial para nosotros, a pesar de que nos hacía correr mucho y entrenar cuando no estábamos acostumbrados".

Finalmente, Julio se refirió a la mejor enseñanza que recibió del Doctor: "Lo más importante que me dejó fue la exigencia y cómo tenías que estar a la altura para jugar en la Selección, de querer la camiseta. No podías descuidarte física ni personalmente. Cada entrenamiento era una batalla. Para nosotros fue un ejemplo de trabajo. No es común que los jugadores se acuerden mucho y tengan contacto con los entrenadores como pasa con él. Por eso uno siente ese deber de estar al lado suyo".