HOCKEY

Luciana Aymar: "Me costó mucho que me pusieran a la altura de otros deportistas por ser mujer"

La exjugadora de Las Leonas recordó el duro camino que implica ser una número 1
sábado, 30 de diciembre de 2017 · 22:24

BUENOS AIRES (Redacción) - Luciana Aymar es una de las pocas mujeres argentinas en conseguir trascender de la actividad que realizaba para convertirse en un ícono del deporte nacional, una número uno. Pero ese camino no fue nada fácil y, como ella mismo reconoce, fue todavía más dificultoso por el hecho de ser mujer: "Me costó mucho que me pusieran a la altura de otros deportistas", reconoció.

"Por ser mujer, a mí me costó mucho que me pusieran a la altura de otros deportistas, siempre era estar lidiando con eso. Hay muchos más deportistas varones reconocidos y en el periodismo deportivo también son muchos más. Me llevó muchos años ser reconocida a la par. Y para conseguirlo yo tenía que ser la mejor en todos los torneos que jugaba. Me costaba el doble que al resto, sin dudas, por ser mujer. En general nos pasa eso y hay que cambiarlo", recordó Lucha sobre sus tiempos en Las Leonas, donde disputó 376 partidos, marcó 162 goles, obtuvo 4 medallas olímpicas (2 de plata y 2 de bronce) y 6 Champions Trophy.

Además, recordó el esfuerzo que tuvieron que hacer Las Leonas para que fueran reconocidas al mismo nivel que el equipo de varones: "Antes de nuestra generación se le prestaba más atención a los varones. Siempre la plata iba para el lado del hombre. Pero todo fue cambiando en base a resultados. Cuando empezamos a ganar torneos, se fue volcando hacia nuestro lado y ahí empezamos a exigir. Nos hubiera gustado que fuese así de entrada. Después, por muchos años, nuestra selección sostuvo a la Confederación Argentina de Hockey. Hoy está buenísimo que los chicos hayan salido campeones olímpicos porque nivela y equipara a los dos seleccionados", analizó la ocho veces elegida mejor jugadora del mundo en una entrevista brindada al diario Página 12.

El dilema de cómo afrontar el retiro de la actividad profesional es algo que enfrentan todos los deportistas. Y Lucha no fue la excepción: "Es mucho más difícil aprender a ser exdeportista. Porque cuando jugás te marcan un camino, tenés una rutina y todo ordenado. Yo me levantaba a las 7 y a las 8 estaba entrenando. Entrenamiento, kinesiología, descanso, alimentación, entrenamiento. Todos los días eran iguales. Y yo sabía pegarle a una pelotita. Nada más. Entonces cuando ya no tenés más eso, no sabés qué hacer. Tuve que encontrar otras facetas, no sólo laborales, sino también personales. Fue uno de los momentos más duros de mi vida, pero del que más aprendí", reflexionó Aymar, quien ahora disfruta de esa vida personal que en su momento postergó.