RACING

¿Aceptará Coudet las disculpas de Centurión?

Tras la entrevista del futbolista, el entrenador de la Academia hizo oídos sordos.
lunes, 11 de marzo de 2019 · 14:57

Exactamente un mes después del incidente ocurrido en el estadio Monumental, Ricardo Centurión decidió romper el silencio. Ese día, por la fecha 18 de la Superliga Argentina de Fútbol, Racing visitaba a River. El extremo, quien se encontraba en el banco de suplentes, mando a ser llamado por Eduardo Coudet para entrar al campo de juego. Fue allí, cuando el jugador quiso sacarse de encima al entrenador al momento de ingresar cuando. Se jugaba el segundo tiempo y su equipo perdía por 2 a 0.

Horas después al episodio, el "Chacho" manifestó: "Centurión conmigo no juega más". Por tal motivo, fue apartado del plantel profesional y empezó a entrenar con la Reserva. En el medio, con varias polémicas encima. Este domingo, Ricky decidió romper el silencio. Se mostró dolido y arrepentido en una entrevista con TyC Sports a pesar de que Coudet no lo quiere recibir.

"Acá el culpable soy yo", arrancó diciendo el jugador formado en el conjunto de Avellaneda. "Siempre decimos que tengo que mejorar, que aprender. La gente que confía en mí y dice 'pucha, otra vez se equivoca'. Esta vez fue la gota que rebalsó el vaso y se tomaron medidas, mal o bien", continuó luego el exjugador de Boca.

"Estaba fastidioso por haber quedado afuera del once inicial. Tampoco pido explicaciones de por qué me sacan, pero a nadie le gusta quedar afuera del equipo titular y capaz el Chacho me vio con cara de orto. Después me tocó entrar y ya todos sabemos lo que sucedió", dijo sobre el episodio con el director técnico de la Academia.

"Es un trago muy amargo porque el Chacho no se merecía que lo empuje. Son cosas que se arreglan en otro lado, puertas adentro. Me queda como enseñanza. Fue la gota que rebalsó el vaso y se tomaron medidas. Me dolió mucho pero ahora ya me siento bien. Va más allá de si sigo o no en Racing", reconoció Centu. No obstante, Coudet no dará brazo a torcer e hizo oídos sordos a las disculpas del jugador. Es que el entrenador se mantiene en su firme postura, a causa de que sostiene la decisión que tomó sobre el 10 del equipo de Avellaneda.