FÚTBOL

Los reclamos de Borré quedaron expuestos

Ante la falta de gol, el futbolista de River se mostró un poco 'fastidioso'.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 23:59

River Plate igualó sin goles en lo que fue su estreno en condición de local en la vigente edición de la Copa Libertadores. El "Millo" no fue eficaz ante Palestino de Chile y dejó dos puntos importante en el camino. Con el resultado de esta noche, Palmeiras lidera el Grupo A con seis puntos, River quedó escolta con dos puntos, mientras que el elenco chileno junto a Alianza Lima quedaron con una unidad.

Un caso particular que se dio en el duelo de hoy involucra al colombiano, Rafael Santos Borré. El delantero alcanzó una sequía de 526 minutos sin marcar goles y esta noche se cansó de pedirle la pelota a sus compañeros. Solo tuvo un derechazo desde afuera del área que el arquero rival, Ignacio González, sacó sin peligro en la segunda parte del encuentro. 

Vale recordar que su último tanto fue el 3 de febrero pasado, cuando River se impuso 2-1 sobre Vélez, en Liniers. El colombiano compite mano a mano con el recién llegado, Matías Suárez, para acompañar a Lucas Pratto en la ofensiva. Más allá de esto, el delantero tiene 23 años, tiene un buen promedio de gol y ya marcó cuatro desde que comenzó el año. 

Ante algunas críticas, Marcelo Gallardo salió a bancarlo días anteriores y explicó: "ha sido muy importante en el último semestre, es un jugador de equipo. Ha convertido goles importantes. Yo le doy calma al futbolista, después viene lo individual. Generalmente va de la mano. Yo no le digo al 9 que tiene que hacer 20 goles por campeonato. Lo más importante siempre es el funcionamiento". 

El mismo Santos Borré manifestó hace unos días que ha evolucionado mucho en su estadía en Argentina: "mi proceso es muy bueno, he mejorado en muchos aspectos, ha sido muy importante contar con la confianza de Marcelo Gallardo, quien ha potenciado mi fútbol y mi juego, de a poco me voy volviendo en un delantero mucho más completo". De todos modos, esta noche, los reclamos a sus compañeros, para que le pasen la pelota, fueron incesantes.