COPA LIBERTADORES

River, el dueño de la pelota

El equipo millonario tiene una estadística importante a su favor con respecto a la posesión del balón en lo que va del torneo.
domingo, 14 de abril de 2019 · 17:08

Está claro que uno de los máximos candidatos a quedarse con el título de la Copa Libertadores de América que se está desarrollando actualmente es River Plate. No sólo por ser uno de los equipos más importantes de todo el continente sino que también por ser el último campeón de la competencia, por la forma que tiene de jugar este tipo de torneos y por la capacidad de su entrenador, Marcelo Gallardo, para plantear los diferentes partidos.

Esto también se ve en las diferentes estadísticas de los partidos que se disputaron hasta el momento. A pesar de haber conseguido tres empates y una victoria, el elenco Millonario es el equipo que más posesión tuvo a lo largo de los cuatro partidos que se llevan disputando. El conjunto de Núñez tiene un promedio de 64,3% de control de balón, siendo el primero en esta lista.

Según lo difundido por la CONMEBOL, River se encuentra primero mientras que los otros cuatro están muy cerca correspondiente al porcentaje. El segundo es Flamengo con 61,9%, el tercero es Gremio con 60,9%, Atlético Paranaense el que sigue con 60,4% y por último Olimpia que tiene 59,9%. Es decir que existe más diferencia entre el primero y el segundo que el que hay entre el segundo y el último.

Semejante mérito futbolístico se explica tanto en la idea que transmite Gallardo como en la ejecución de sus dirigidos. Además de reunir jugadores de buen pie y gran calidad de pase, tal es el caso de Enzo Pérez como abanderado, existe una inteligencia táctica para saber dónde distribuir a los jugadores para lograr un buen juego interno y también para abrir la cancha en función a la tenencia del balón y la profundización.

Está claro que el objetivo principal que pregona el Muñeco es la de tener entre ceja y ceja el arco contrario. A pesar de esto, también otra idea de Gallardo es poder manejar los tiempos del partido así evitar que el rival no tenga oportunidades para que puedan marcar. Además, de ser necesario el equipo puede retroceder para rearmar los avances y encontrar los huecos necesarios para ser profundos.