Grand Slam

El Abierto de Australia llega con cambios extremos

Las elevadas temperaturas que se viven en Melbourne durante el desarrolló del campeonato han puesto en riesgo la vida de varios tenistas y por eso la organización ha decidido modificar la reglamentación.
sábado, 29 de diciembre de 2018 · 20:45

Uno de los rivales más importantes que enfrentaban los tenistas en el primer Grand Slam de cada año es el calor agobiante que reina en Australia durante el desarrollo de uno de los campeonatos más importantes del mundo. A partir de la próxima edición el torneo contará con normas mucho más exigentes para combatir las altas temperatura permitiendo detener el juego para evitar desmayos y problemas físicos en los jugadores.

En Australia se adoptó una nueva escala específica denominada Heat Stress Scale que servirá para determinar el momento justo para detener el juego. Esta escala contará de cinco puntos  incorporando diferentes variables como la temperatura, la humedad y el viento. A partir de considerar los valores de estas variables, se podrá determinar cada punto de la escala.

Si el juez confirma que el calor llega al cuarto punto de la escala, podrá detener el partido por un espacio de diez minutos. Esta medida se tomará una vez que se supere el segundo set en el juego femenino y el tercer set en el caso de un juego masculino.

"La escala también tiene en cuenta las variaciones fisiológicas entre deportistas adultos, discapacitados y juniors, al tiempo que integra los cuatro factores climáticos: temperatura del aire, la potencia de los rayos de sol, la humedad y la velocidad del viento" explicó Carolyn Broderick, directora de la Federación Australiana de Tenis.

Las elevadas temperaturas han acarreado un sinfín de críticas por parte de los jugadores hacia el torneo. En la última edición fueron varias las voces que se alzaron en contra de los juegos en horarios extremadamente complicados por el calor. El francés Gael Monfils declaró haber estado muy cerca de desmayarse en pleno juego mientras que el serbio Novak Djokovic aseguró estar al límite en cada juego.