ARGENTINA

Marco Trungelliti, uno de los jugadores que combatió la corrupción en el tenis

El nacido en Santiago del Estero dialogó con La Nación y confesó hechos muy polémicos al respecto del arreglo de partidos en el circuito profesional.
domingo, 10 de febrero de 2019 · 12:29

Marco Trungelliti es un tenista profesional de Argentina. Sin embargo, su fama creció considerablemente por una situación externa a lo que sucede dentro de la cancha. Es que el oriundo de Santiago del Estero fue una pieza clave para que la Unidad de Integridad del Tenis (su sigla en inglés es TIU), que es un organismo que busca combatir la corrupción en ese deporte, constatara algunos casos de arreglo de partidos. 

A raíz de un extraño ofrecimiento que recibió el jugador de 29 años, el protagonista contactó al ente para consultar qué tiene que hacer en situaciones como estas: "Les escribo porque un tipo me contactó por 'algún tipo de patrocinio'. Nos reunimos para hablar de 'patrocinio'. Después de hablar con este tipo, lo entendí y me lo dijo claramente que está en una especie de negocio de apuestas. Él obviamente me pidió que me callara, pero no puedo porque odio esto. ¿Me pueden decir por favor qué puedo hacer? Tengo su nombre, su número de teléfono y algunas cosas que me dijo".

Luego, Marco confesó que le llegaron muchos mensajes de los individuos implicados. "Mi campeón, espero todo bien en tu vida, siempre por cualquier cosa estamos en contacto. Espero que todo vaya súper". Días después, le llegó otro mensaje: "Vamos recarajo. ¡Qué huevos que le estás poniendo! Yo aquí te pongo un mucho más que me gusta. Te re felicito. Adelante", aseguró el santiagueño, que no contestó esas "felicitaciones".

El argentino de 29 años, tras varios contactos sin responder, comenzó a sentir miedo. "Me escribía en código, me decía algo sobre una raqueta, pero estoy bastante seguro de que eso es por lo que ya sabes. Y probablemente vayan a estar allí, y probablemente intenten hablar conmigo cara a cara. Por mi seguridad, necesito saber qué decirles en ambas situaciones. Argentina no es un lugar seguro para estar, especialmente en este tipo de casos. Saben dónde vivo, dónde camino y, en serio, no quiero sentirme más inseguro que ahora", expresó Trungelliti.

Ante ello, la TIU le respondió al tenista profesional: "Necesito que me envíes captura de pantalla o fotos de los mensajes. Es mejor si no contestas. Este es el consejo que siempre damos a los jugadores. Si usted da alguna respuesta, lo alentará a contactarlo más. Si lo ves en el club y él te pregunta si viste su mensaje, le dices que estabas ocupado y olvidaste responder, y en cualquier caso que no necesitas raquetas, aunque sospechas que significa algo más. Si luego explica que se refiere a una oferta para arreglar los partidos por dinero, entonces debe decir que no está interesado".

Ese último contacto tuvo como consecuencia un notable crecimiento en la investigación, que tuvo como implicados a algunos argentinos como Federico Coria, Nicolás Kicker y Patricio Heras. "La bomba explota porque el arreglador de partidos, en uno de esos mensajes, me escribió desde su teléfono personal, en el que figuraba su número. Cuando yo le hice la captura y se la envié a la TIU, ellos accedieron a ese dato clave. ¿Qué pasó? La TIU cruza números en su base de datos y vio que Coria, Kicker, Heras y unos cuantos más que ya estaban siendo investigados por ellos, habían tenido contacto y mensajes con el número de esta persona. Y ahí empieza a saltar todo", concluyó Marco.

Más de
Cargando más noticias
Cargar mas noticias