DECLARACIONES

"El amor de Roger Federer por el tenis nunca se enfrió"

En una extensa conversación con Tages Anzeiger, Severin Luthi, entrenador del Maestro, habló acerca de la pasión de su pupilo para con el deporte.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 08:37

Severin Luthi, entrenador de Roger Federer, fue una de las personas que más feliz se puso luego de que su pupilo alcanzara los cien títulos como tenista profesional. En diálogo con Tages Anzeiger, el coach del suizo contó detalles sobre la carrera del oriundo de Basilea. "Lo cierto es que conseguir cien trofeos ATP no es un objetivo que te puedas marcar en tu vida", comenzó explicando el extenista, que también ejerce como asesor de Stanislas Wawrinka,

Al respecto de ello, Luthi argumentó: "Supondría ganar diez títulos por año, durante diez años, o cinco títulos en veinte años. ¡Es increíble! Lo más importante de todo es que él ama este deporte y su pasión siempre le ha impulsado. La mayoría de tenistas acaban quemándose por el camino y pierden el hambre de victoria. Su amor por el juego no se enfrió cuando ganó tanto y ganar un título le hace querer ganar más".

En tanto, Severin reconoció que el Maestro sigue entrenando con la misma alegría con la que empezó su carrera. "No analiza demasiado las cosas. A él le gusta el juego y la vida que lleva. Es un privilegio que tiene, poder llevar la vida que lleva. El mundo está abierto para él. No conozco a una persona más equilibrada y positiva que él. Siempre encuentra una manera de hacerlo divertido. Puede jugar a pegarle cada vez de una forma diferente, con un top spin extremo, o pegándole muy bajo y a veces también se pone a imitar a otros jugadores", expresó.

El entrenador hizo hincapié en que, a diferencia de otros tenistas, Federer ve al deporte como un juego y no como un trabajo: "Cuando estás entrenando con él, no sientes que estés jugando con un mayor. Para muchos jóvenes, esto es un trabajo pero para Roger, es un juego. Como todo el mundo, él también tiene días malos pero no cae por debajo de cierto nivel y eso demuestra su respeto por los demás que trabajan con él. No lo hace por nosotros, pero no quiere decepcionarnos".

Sin embargo, el nacido en Berna afirmó que Roger, quien ya tiene 37 años, realiza las prácticas de forma distinta. "Ahora se entrena un poco menos que antes, pero hace trabajo más específico. Construimos descansos más largos para él, para asegurarnos que puede recuperarse dentro de las veinticuatro horas. Así, entrena un día por la mañana y por la tarde al día siguiente. Las sesiones son más largas pero menos numerosas", sentenció.