Crisis industrial

Cerró la fábrica de colectivos más grande del país y más de 500 personas serán despedidas

Metalpar anunció que deberá dejar sin trabajo a sus empleados debido a las dificultades económicas que sortea la empresa.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 21:34

La planta ubicada en loma Hermosa Buenos Aires, es la fábrica  de carrocerías más importante y antigua de Argentina. Pertenece a la asociación entre Metalúrgica Paredes de origen chileno, y la empresa brasileña Marcopolo, y en sus épocas doradas llegó a producir hasta 12 colectivos urbanos por día.

Este miércoles, la empresa confirmó que cerrará sus puertas dando despido a más de 500 empleados. A este número se suman alrededor de 1.000 personas más entre proveedores, operarios indirectos y autopartistas que trabajaban con la marca.  Los dueños de Metalpar también son dueños de Metalsur, radicada en Villa Gobernador Gálvez ( Santa Fe) que produce carrocerías para colectivos pero no urbanos si no de larga distancia. Metalsur también mostró severos problemas productivos el año pasado y debieron realizar suspensiones. A pesar de que trascendió que los dueños están analizando continuar con la producción pero a menor volumen, el riesgo en los contratos laborales de muchas personas es una realidad. El cese de actividades afectará a cientos de familias.

Es de público conocimiento que la firma ya había tenido que reducir personal el año pasado, lo que encendió las alarmas en el gremio de los operarios. Ante un sector que viene en caída desde hace un tiempo, los principales actores del rubro le habían solicitado al Gobierno Nacional medidas concretas para lograr la reactivación. "Como dicen en la jerga, el colectivo se paga cortando boletos, por lo que si no conseguiste financiación, no podés renovar la unidad", dijo una fuente que le proveía a Metalpar. Y agregó: "Es un negocio con alta dependencia del crédito".

Aparentemente, el motivo principal del cierre de muchas empresas de este tipo se debe a las altas tasas de interés, que afectan directamente la renovación de las unidades por parte de las empresas de colectivos y esto en particular hizo venir en pique el negocio de Metalpar.

Este cierre es uno más de los tantos de empresas que se están sucediendo en los últimos meses producto de la fuerte caída en la demanda. Cada vez más grupos industriales se ven obligados a hacer despidos masivos de empleados para intentar mantener los números estables o presentan el pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) ante el Ministerio de Trabajo. La preocupación se incrementa a medida que suceden los primeros meses del año y hay muchas dudas sobre las posibilidades de que en el segundo semestre el ciclo económico pegue la vuelta y el PBI comience a recuperarse.