MONEDA

Agarrate fuerte: ¿qué dólar tendremos desde marzo hasta las elecciones?

Como en una ola que sube y baja, la divisa estadounidense comenzaría a escalar.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 11:10

Qué va a pasar con el dólar es algo que, en Argentina, podría ser materia de estudio y análisis dado la gran cantidad de variables que influyen en su valor, particularmente, la pasión argentina por resguardar sus ahorros pensando en verde que no es precisamente el medio ambiente.

Dicho esto, sin poder asegurar qué es lo que viene, sí nos podemos valer de la historia pasada, la reciente y los eventos que podrían influir en su cotización. 

Elecciones

En un año de calendario electoral, todo es posible. Desde quiénes serán los candidatos hasta la guerra de las encuestas. Queda claro, al menos por ahora, que el escenario se dividirá entre la Argentina de Macri y el FMI o la Argentina de Cristina Kirchner y su incierto horizonte económico. Atrás, muy atrás, asoma Roberto Lavagna que hoy no incide en lo más mínimo en la balanza nacional.

Banco Central

La política cambiaria aplicada por Guido Sandleris logró estabilizar el tipo de cambio un poco más abajo de lo que muchos quisieran, pero al menos ni hubo más devaluación ni saltos grandes de la moneda. Así, la demanda de dólares cedió, pero atadas a las tasas de interés siempre elevadas. El drama de la sábana corta pero con el beneficio de tener una divisa sin sobresaltos.

Habrá que ver si en los próximos meses, con la misma política del Banco Central, los ahorristas seguirán con los plazo fijos menos rendidores al 30 por ciento, o por temor a octubre, saldrán a demandar moneda extranjera, lo que Casa Rosada no quiere que pase. Eso, lo decidirá cada uno de los argentinos.

El mundo

Imposible de contener como sí podría hacerse fronteras adentro, en el exterior pueden influir muchas cosas, puntualmente las decisiones que tome la Reserva Federal o las consecuencias de la guerra de aranceles entre China y Estados Unidos. ¿Se puede hacer algo? No, esperar y que el Gobierno tenga un plan B por si se desata un vendaval de consecuencias negativas.

Entonces, ¿qué hacer?

Como consejo, ser extremadamente conservador, temeroso, no endeudarse fuertemente y no deber cuotas a largo plazo atadas al dólar, claramente. Y por qué no, aunque sea el mal de este país, ahorrar en dólares. Al fin y al cabo, nadie quiere salir perdiendo, ni uno ni los 40 millones de compatriotas.