DECRETO

El Gobierno busca reducir los costos en la navegación

Para lograrlo introdujo cambios en la regulación en relación al servicio de pilotaje.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 07:49

El Gobierno nacional determinó flexibilizar los requisitos para que las distintas embarcaciones hagan uso del servicio obligatorio de pilotaje. La medida fue comunicada este miércoles en el Boletín Oficial mediante el decreto 188/2019.

De esta manera, según la medida los buques de más de 120 metros de eslora (largo), que hasta hoy estaban obligados a contar con los servicios de un práctico en sus maniobras de ingreso y amarre a los puertos de Buenos Aires, La Plata y Bahía Blanca, podrán ahora ingresar sin contar con estos profesionales siempre y cuando no superen los 140 metros de largo y tengan un calado (proyección del casco por debajo del agua) de hasta 6,10 metros.

Así, la normativa se extiende para el servicio en los ríos Paraná y Uruguay. Asimismo, también fueron liberados de esta obligación los complicados "trenes de barcazas". Las dimensiones que alcanzan estos trenes de barcazas igualan en la mayoría de los casos a las de buques de gran porte aunque con un calado menor.

En tanto, el decreto firmado por el presidente Mauricio Macri, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, estableció que “la elevación de la eslora máxima de los buques eximidos de embarcar prácticos repercutirá en una mejora de los costos de operación para la flota argentina y contribuirá a mejorar la competitividad del transporte por agua en su conjunto". 

Este servicio, si bien es de carácter público y en la mayoría de los casos obligatorio para buques nacionales y extranjeros que navegan por canales y amarran o zarpan de los puertos del país, es prestado por profesionales privados

De esta manera, el Gobierno de Mauricio Macri tiene el objetivo de bajar los costos de los puertos argentinos, disminuyendo los los de exportación de bienes. 

Así, la normativa abre la polémica en relación a la seguridad que deben tener los buques. Por ejemplo, para el caso de la peligrosa Hidrovía Paraná Paraguay, las fuertes corrientes, recodos y bajo fondos, tornan peligrosa la navegación para embarcaciones conducidas por personal poco entrenado.

La reglamentación autoriza a determinados tipos de buque a prescindir de una de las naves de apoyo a cambio de contar con cierta tecnología en materia de propulsión. 

Más de