DÓLAR

El Gobierno espera el ingreso de divisas de la agroindustria

Son varios los factores que atentan contra el ansiado cometido de Mauricio Macri, entre ellos, las fuertes precipitaciones en el comienzo del mes de marzo podrían entorpecer la cosecha de soja.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 17:32

Ante la renacida presión sobre el dólar, el Gobierno espera el ingreso de divisas del sector agroindustrial por ventas de soja, maíz y trigo, que superarán los 25.000 millones de dólares entre los meses de marzo y agosto, según estimaciones oficiales y privadas.

El dólar estuvo en alza el día de ayer y hoy, gracias a una fuerte intervención del Banco Central, logró bajar a 42,26 pesos. El Gobierno espera ansiosamente las liquidaciones de divisas para quitar presión sobre el tipo de cambio, que aumenta la inflación y también genera disconformidad por parte del electorado, en un 2019 de elecciones.

Sin embargo, según la Bolsa de Comercio de Rosario, los pronósticos de ingreso de divisas del sector agroindustrial podrían verse afectados debido a las proyecciones de mayores precipitaciones durante el mes de marzo.

Por otro lado, el Gobierno busca que los productores dejen de lado la especulación y se desprendan de los granos, en lugar de acopiarlos a la espera de una mayor alza en la divisa, maniobra que ya es moneda corriente durante las cosechas.

La dependencia de la productividad del sector agropecuario es una característica intrínseca de la economía argentina. En esta ocasión, se pronostica que las exportaciones de maíz comercial -con una producción de entre 45 y 46 millones de toneladas- rondarían los 4.800 millones de dólares, con una suba del 13% respecto del 2018. Mientras que, para la soja, se vaticina una producción de 53 millones de toneladas (45% por encima del año pasado).

La espera del Gobierno puede complicarse debido a variados factores, tales como oscilaciones internacionales en los precios, retracción de la oferta, distinto volumen y valor proteico de las cosechas, condiciones climáticas y muchos más. Es por ello que la economía argentina, lejos de mostrarse estable y robusta, sigue evidenciando sus falencias, dependiendo de eventos que escapan a la política económica impulsada por Mauricio Macri.