ECONOMÍA

Banco Central: la suba de tasas no alcanzó a los plazos fijos

Los depósitos siguen creciendo, pero a menor ritmo.
sábado, 09 de marzo de 2019 · 19:36

El Banco Central aprobó reducir las tasas interés en febrero, que bajó el rendimiento real de los plazos fijos. Sin embargo, a fin de febrero, subió la tasa de las Leliq, y ayer llegó a un 57,89% promedio para contener la suba del tipo de cambio, lo que todavía no fue trasladado a los ahorristas por parte de los bancos.

Por esta razón, los plazos fijos en pesos siguieron subiendo en el segundo mes del año un 6,5% mensual en promedio, y por encima de la inflación. Pero su crecimiento ya empezó a moderarse, ya que se desaceleró respecto de enero y en la última quincena comenzó a observarse una mayor sensibilidad y menores renovaciones, estimadas en 400 millones de dólares.

"A pesar de la sostenida reducción de tasas que convalidó el BCRA durante febrero, las colocaciones a plazo en pesos del sector privado sostienen un buen ritmo de expansión impulsado por el tramo mayorista", según indicó un informe de la consultora LCG, al confirmar que los plazos fijos crecieron 6,5% mensual en febrero (+87% interanual).

"Dada la estacionalidad negativa y la baja de tasas, es un crecimiento considerable", indicó, luego de afirmar que el crecimiento de febrero superó el promedio de los últimos doce meses (5%).

Al margen de esta subo, el Estudio Alpha calculó que hubo retiros en los depósitos a plazo fijo privados por unos USD 400 millones en las últimas dos semanas de febrero. "No se puede decir si compraron dólares", destacó Hernán Del Villar, titular de la consultora.

"En algún momento a partir de mediados de febrero se nota sensibilidad. Sube la inflación, dicen 2,9% en enero, la tasa de interés se vuelve negativa y el inversor empieza a ver su portafolio. En la segunda quincena de febrero los depósitos a plazo fijo del sector privado crecen menos que la tasa de interés. Quiere decir que hay gente que saca plata", sostuvo Del Villar.

Según destaca el el economista de Alpha, se debe a que "el esfuerzo que hace el Banco Central para pagar más por sus obligaciones y sacar pesos le ha llegado poco a los inversores, porque los bancos no están subiendo la Badlar. Hoy para el inversor no está siendo efectiva la política monetaria y decide qué hacer según la expectativa de devaluación e inflación. Es un proceso que irá pasando. Si se van los depósitos, los bancos empezarán a pagar tasas más altas".

La brecha entre tasa de los plazos y de las Leliq, duplicó. Así lo explica la mayor sensibilidad en el nivel de depósitos desde la segunda quincena de febrero. El mes pasado, las Leliq (48,82%, el 6 de febrero) pagaban 8 puntos más sobre la Badlar de bancos privados (40,81%). Un mes más tarde, las Leliq (51,86%, el 7 de marzo) pagaba más de 14 puntos por encima de la Badlar (37,31%). A fines de la semana pasada, la Leliq trepó 6 puntos adicionales.

El economista de Quantum Finanzas, Fernando Baer, explica que la brecha entre la tasa de Leliq y la Badlar tiene que ver con el nivel de liquidez de los bancos.

"En la medida que los depósitos no se vayan y sigan creciendo, no tienen necesidad de trasladar la suba de tasa de política monetaria. Pero si los depósitos se desaceleran más rápido o empiezan a caer, tienen que trasladar la tasa más rápido".

Por su parte, los bancos no suben automáticamente la tasa de los depósitos a 30 días hasta no asegurarse que la suba de la tasa de las Leliq, que es a 7 días, se mantiene.

Los plazos fijos en febrero subieron casi 4% en términos reales al considerar una inflación del 3,5 por ciento. Pero la suba nominal mostró una desaceleración respecto de enero, cuando subieron 9,8 por ciento. Así lo confirmó Quantum Finanzas.

"La suba de los plazos fijos no se está revirtiendo, pero los depósitos crecen a un ritmo más lento. Es por la incertidumbre que se despertó en la segunda parte de febrero", indicó Baer.

Por otra parte, este mes se espera que los depósitos sufran de lleno la volatilidad cambiaria y la alta inflación.

"Esperamos que en marzo la dinámica sea contraria (a la de febrero), con una desaceleración del crecimiento de plazos fijos privados interanual en un contexto de fuertes subas de tasas de interés nominal", destacó el informe de LCG.

Guido Lorenzo, economista de LCG, destacó que los bancos más chicos pagaban un 40% anual, antes de las turbulencias de esta semana, o un 3,3% mensual. En cambio, los bancos más grandes, que no necesitan tanta liquidez, pagaban máximo 37%, o 3,08% mensual.

Si las tazas no se actualizan, los inversores tendrán que decidir, en las próximas semanas, si les conviene mantenerse en pesos.

Una salida de depósitos en pesos puede fogonear la compra de dólares, en un contexto de mayor incertidumbre política. Pero por ahora esos dólares parecen quedarse dentro del sistema financiero, ya que LCG observó que durante febrero los depósitos del sector privado en esa moneda se mantuvieron estables en torno a 30.000 millones de dólares.