Jubilaciones

El dinero para la recomposición jubilatoria "existe, pero se lo está utilizando para cualquier otra cuestión"

Así lo advirtió el defensor de la Tercera Edad Eugenio Semino en una entrevista con El Intransigente, al considerar que los jubilados no son una prioridad para el Gobierno.
lunes, 15 de abril de 2019 · 18:00

En medio de la crisis económica que atraviesa el país, la semana pasada la Anses puso en marcha una serie de descuentos destinados a los jubilados en las góndolas y vidrieras de supermercados, farmacias y otros comercios. Sin embargo, el defensor de la Tercera Edad Eugenio Semino advirtió -en diálogo con El Intransigente- sobre el aumento de la canasta básica para los adultos mayores.

En ese sentido, Semino subrayó que en las dos mediciones anuales que hacen desde la Defensoría, la canasta básica daba “26 mil pesos aproximadamente”, y la actual, la que dieron a conocer hace pocas horas “está dando $3.524 al 1 de abril, esto quiere decir que hay un incremento de alrededor de 17.21% respecto al anterior dato, llevado a números concretos, son $4.480 más que la del mes de noviembre, así que es muy significativo, y destruye el mito que planteaba el oficialismo”, advirtió.

Semino recordó que ya desde 2018 sabían que lo que el Gobierno planteaba -que iba a haber un recuero este año porque la fórmula de movilidad vigente toma semestre del año anterior para las actualizaciones de este primer semestre – “no iba a ocurrir, porque se partía de una hipótesis que estaba más relacionada con un deseo que con una realidad, que era la baja inflación de 2019, cosa que -como la estamos viendo hoy- se está hablando de alrededor del 4% para el mes en curso, no se da”, insistió. 

“Esto nos ratifica algo que ya habíamos planteado el 6 de octubre del año pasado, que es precisamente la exhortación al Ejecutivo, de una recomposición de haberes que debería darse este año de alrededor de $5.100 para que no se generara la monumental pérdida, cosa que, al no haber ocurrido, nosotros al poner al orden público esta canasta lo que hemos hecho es reiterar aquella exhortación”, recalcó. 

“Al Ejecutivo y a todas las fuerzas políticas opositoras, desgraciadamente no se ha puesto en la agenda, reiteramos ese requerimiento ya no son 5 mil, sino 6 mil pesos de recomposición integrados al haber del jubilado, esto hablaría de mínimas, no las miserias de $10.400 si no de $16.500, que no es para tirar manteca al techo, pero por lo menos haría recuperar”, explicó.  “Esto ocurrió en las últimas horas, la exhortación fue conjunta, lo dimos a conocer, son los números de la canasta”, añadió.

Cuando se le preguntó por qué cree que aún no se ha tratado este tema, Semino consideró que los jubilados no son una prioridad para las autoridades, “salvo discursivamente, no lo son para nuestro sistema político y tampoco para nuestro sistema sindical”, cuestionó y subrayó que desde la Defensoría cada requerimiento que hacen se lo dan a conocer “a cada una de las fuerzas políticas”, teniendo en cuenta que “como estamos en periodo electoral, se habla de cuestiones más diversas, pero nadie hace hincapié en este tema”, se quejó.

“Es un tema estructural, para resolverlo hace falta generar fuertes políticas activas con consensos políticos y sociales, debates abierto hacia la sociedad y mientras esto ocurra, lo que debe hacerse es generar un tipo de recomposición, porque por otra parte el dinero para pagarle esta recomposición a los jubilados, existe, están en el fondo de sustentabilidad, que el actual Gobierno, como lo hizo el anterior, lo está utilizando para cualquier otra cuestión, que nada tiene que ver con los jubilados y no para recomponer su haber”, advirtió y criticó.

Y recordó que “la Anses le prestó de ese fondo al Estado nacional 86 mil millones de pesos en el mes de diciembre de 2018, le volvió a prestar 10 mil millones de pesos en el mes de enero y en el mes de marzo le dio un crédito al Banco Nación por 5 mil, todo esto mientras nuestros jubilados sufren las peores condiciones, no preservan su calidad de vida, su salud, su dignidad”, señaló con dureza.

Teniendo en cuenta que hace ya más de una década que se conoce la canasta de jubilado, Semino dijo que desde la Defensoría quieren “prender una luz roja sobre un sistema político que los ignora (a los jubilados) o que simplemente se refiere a ellos discursivamente y, sobre todo, en las campañas electorales, para luego olvidarse inmediatamente”, continuó cuestionando. 

En cuanto a los ítems de la canasta básica, el defensor de los adultos mayores explicó tres segmentos, uno relacionado a los alimentos, “tenemos consumo de alimentos para más o menos dos mil a dos mil doscientos calorías diarias, con la inclusión de algunos de estos insumos relacionado con recursos calóricos, el gran segmento está relacionado con el rubro hábitat y vivienda, donde hacemos un licuado de hipótesis, lo que son variación de alquileres, mantenimiento de un inmueble propio, la variación de gastos de expensas y lo que es mantenimiento de un inmueble en cuanto a los gastos cotidianos”, dijo.

“Más una hipótesis que se da mucho en las grandes ciudades que es la vida en pensiones. Tenemos gran cantidad de adultos mayores en carísimas pensiones con baño compartido en Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Gran Buenos Aires, que son las hipótesis de trabajo que tomamos para el cálculo de la canasta”, agregó. 

“El tercer gran segmento, es el relacionado con la salud en un sentido integral, no solo es el medicamento que se consume para prevenir o atender los efectos de la enfermedad ya instalada, sino que hay una cantidad de insumos que se deben consumir, que aumentan en este periodo y que estuvo sobre el nivel de inflación, y en esto también tomamos un licuado de hipótesis diversas, utilización desde medicamentos para patologías crónicas con PAMI o con el mismo descuento de la mutual para medicación de usos habitual”, continuó. 

Y precisó: “Lo que es el descuento por obras sociales, los medicamentos de venta libre y los insumos de farmacia que aumentaron mucho más que esa media del 55%, en muchos casos están al 120% ó 150%, que tiene que ver con elementos impensables para la vida cotidiana de la vida del adulto mayor, adherente para la utilización de dentadura postiza, hasta lo que es la protección para incontinencia, es decir, una cantidad de elementos que están directamente relacionados con la variación del dólar, por lo cual se dan estos porcentajes”.

“Y después obviamente, todo lo que es higiene, a una pequeña cuota para recreación, tomado simplemente como un par de salidas al mes, dentro de esa canasta requiere $900, como vemos es una canasta más que elemental, y a pesar de eso se requieren 30 mil pesos”, alertó Semino en declaraciones a El Intransigente.

Finalmente, consultado sobre el anuncio del Gobierno acerca de los nuevos créditos de la Anses para jubilados y descuentos especiales en algunos medicamentos, Semino consideró que “es una repetición de anteriores gestiones, los llamados créditos promocionales, los llamados créditos argenta, son un verdadero lastre para los jubilados, es totalmente repudiable, se descuenta de su propia tasa para los intereses y tienen que devolver en 70 cuotas”. 

“Son créditos que nosotros hemos llamado a través de las diversas gestiones, créditos espamento, porque el jubilado no los utiliza para comprar cosas, si no que paga expensas, alquileres, y ahí se genera un doble problema, porque salda una deuda, pero las expensas siguen venciendo y todos los meses se le juntan deudas”, cerró.