LAMENTABLE

El emotivo último adiós de Shannen Doherty para Luke Perry

La actriz que encarnó a su gran amor en 'Beverly Hills 90210' quiso despedirse en las redes sociales...
jueves, 07 de marzo de 2019 · 23:58

Hollywood se despidió esta semana de Luke Perry, el actor de la popular serie “Beverly Hills 90210” que falleció por un derrame cerebral. Una de sus excompañeras de la producción que lo llevó a la fama, Shannen Doherty quiso dedicarlo un emotivo post en su cuenta de Instagram para darle el último adiós a quien en vida interpretara a su gran amor en las pantallas.

"Recibí una llamada telefónica que me devastó. Estoy luchando con esta pérdida y teniendo dificultades con mis pensamientos. Pero, mi corazón está con su familia y amigos que fueron bendecidos por su luz en sus vidas (y en la mía). Procesar esto es imposible en este momento", comenzaba la descripción del post de la actriz en la red social junto a tres fotografías con el actor.

Perry que encarnó al apuesto Dylan McKay en la serie falleció cuatro días después de sufrir un derrame cerebral. Y aunque todos mantenían las esperanzas de su supervivencia, Perry no salió del coma que le fue inducido para proteger su cerebro. En un primer mensaje en Instagram, Shannen escribió: "Mi amigo. Sosteniéndote fuerte y dándote mi fuerza. La tienes".

En “Beverly Hills 90210” Doherty interpretó a Brenda Walsh y Dylan su primer y gran amor. Con él fue su primera experiencia sexual y se convirtió en su pareja en el baile de graduación de la preparatoria. Llegó a creer que estaba embarazada, lo que hizo que se distanciaran. Después de un tiempo regresaron hasta que Dylan la engaña con su mejor amiga, encarnada por Jennie Garth.

Perry falleció rodeado de sus hijos Jack, de 21 años y Sophie de 18, además de su exesposa Rachel Sharp, su novia Madison Bauer, su mamá Ann Bennett, su padrastro Steve Bennett y sus hermanos Amy Coder y Tom Perry.

La decisión de desconectarlo se tomó luego de cinco días del accidente cerebral que ocurrió mientras estaba en su casa de Sherman Oaks, por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital en Burbank, California. Una vez ahí los médicos lo indujeron a un coma para proteger su cerebro. La familia creyó que se recuperaría en dos días pero el artista de 52 años no logró superarlo.

Más de