Netflix

¿Cuál es la escena de “Bird Box” que tuvo que ser eliminada?

Sandra Bullock no estaba muy de acuerdo con grabar las escenas que tuvieron que ser eliminadas.
lunes, 31 de diciembre de 2018 · 21:32

Sandra Bullock ha sorprendido a todos sus fanáticos con su reciente papel protagónico en “Bird Box”, la nueva apuesta de Netflix que la sumerge en una historia de suspenso. Recientemente la directora del film, Susanne Bier reveló cuál fue la escena que tuvo que ser eliminada durante la producción y por qué las aterradoras criaturas nunca llegaron a mostrarse.

Durante una entrevista, Bier y el guionista Eric Heisserer admitieron que los productores les llegaron a presionar para que enseñaran los rostros y la apariencia de los terroríficos monstruos que hacían correr a los seres humanos durante toda la película. "Me forzaron a escribir básicamente una secuencia de pesadilla donde Malorie (Bullock) se enfrentaba a una en la casa", dijo.

Incluso rodaron la escena pero todo resultaba muy ridículo para la estrella de Hollywood, que no podía sostener la risa durante el rodaje, ya que el monstruo era representado por "un hombre verde con una cara de bebé horrible". En la misma entrevista agregó:  "Al principio, Sandy no quería verlo antes de rodar, porque pensó que daba miedo. Después, era más bien 'No me lo enseñes porque no puedo evitar reírme'. Cada vez que lo intentábamos pensaba 'Mierda, esto es otra película diferente'".

A juzgar por el resultado final de la película, todo parece indicar que convencieron al equipo de que lo mejor era dejar a la imaginación del público el aspecto de las criaturas. Sandra Bullock, a quien este año vimos en “Ocean´s 8: Las Estafadoras”, en esta nueva propuesta interpreta a Malorie, una mujer que debe aprender a sobrevivir con las herramientas que tiene en el momento, enfrentándose al peligro y el desafío de sacar con vida a sus dos pequeños hijos de una escena apocalítptica sin usar el sentido de la vista, donde fuerzas nunca antes vistas llevan a la humanidad a suicidarse masivamente.

Por la trama, la actriz estuvo durante muchas horas grabando con los dos jóvenes actores que encarnan a sus hijos en el film y por la manera cómo está estructurado el guion, ella tuvo que gritarles muchas veces, cosa que la hacía sentir terriblemente. “Por eso después de cada escena en la que los gritaba feo, les regalaba dulces”, aseguró en entrevista con Netflix.