UNA DE LAS FAVORITAS

Lo que no sabías sobre “La Favorita”, nominada como Mejor Película al Oscar 2019

Desde el vestuario de bajo costo hasta los datos más interesantes de la película que podría llevarse el premio más esperado de la noche.
viernes, 22 de febrero de 2019 · 22:32

El griego Yorgos Lanthimos volvió a la escena de los Oscars gracias a su nueva película, “La Favorita” que tiene un elenco de tres protagonistas femeninas de peso pesado, ambientada en el siglo XVIII. La cinta se posiciona como una de las más cotizadas para el premio como Mejor Película, pasó por un proceso de producción de mucha improvisación, creatividad y recorte de gastos.

Los vestidos de época fueron hechos con tejidos modernos y por una decisión creativa de la propia figurinista, los atuendos usados en el largometraje se hicieron a partir de tejidos modernos que no existían en la época. La película se desarrolla en el siglo XVIII, pero varios vestuarios fueron elaborados con láser, vinilo, y hasta jeans.

Los tejidos también son, en su mayoría, de bajo costo, como varios otros elementos de la película. Por ejemplo, los jeans usados ​​en los vestuarios de las empleadas se hicieron a partir de piezas encontradas en brechós en Inglaterra. Para la remera que la reina Anne vistió se utilizó el tejido de una sábana, comprado por la diseñadora en el sitio de ventas online eBay.

En la misma tónica de ahorrar gastos, las pelucas que simulaban cortes y peinados de aquel siglo eran hechas de cero por el equipo de la película. Varias veces, pelucas y hasta algunas ropas eran producidas, y luego completamente deshechas, para que sus partes fueran reutilizadas en otras escenas.

El actor Nicholas Hoult dio nombre a todas sus pelucas. Sí, el joven actor que interpreta a Robert Harley les puso nombres a todas las pelucas que usó durante el rodaje. Una naranja se llamaba Lulu, otra, Hattie. Su más utilizada era llamada Barbara - o Babs, cariñosamente.

Emma Stone era la única actriz de los Estados Unidos en el elenco. Gran parte del reparto era británico, comenzando por Rachel Weisz, que nació en Londres, mientras que la protagonista Olivia Colman es natural de Norwich, también en Inglaterra.

Por otro lado, Emma le pidió al director aparecer en topless en una de las escenas. Así se hizo en una gráfica que representaba un acto de humillación. La decisión fue de la propia actriz, que necesitó convencer al director Yorgos Lanthimos que aparecer desnuda sería mucho más significativo que si estuviera cubierta por una sábana.