FUERTE TESTIMONIO

"Natacha Jaitt fue a proponer al lugar", el relato del abogado de Rigoni habla de sexo, drogas y alcohol

Tras la muerte de la mediática continúa la investigación y se revelan más detalles de lo que ocurrió en la reunión de la que salió sin vida. Enterate en esta nota.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 23:47

La muerte de Natacha Jaitt dejó muchos cabos sueltos, y su familia y amigos aseguran que no se trató de una sobredosis, la primera hipótesis que se arrojó tras los resultados de la primera autopsia en donde encontraron restos de cocaína y alcohol en el cuerpo de la mediática. Tal como se sabe, los testigos ya prestaron declaración, las cámaras del salón de fiestas están siendo analizadas, como así también el celular de la modelo.

Este miércoles, habló en una entrevista para Intrusos, el abogado de Gonzalo Rigoni, el empresario y dueño del salón "Xanadú", ubicado en Villa La Ñata. "Nunca perdió el estatus de inocencia, siempre fue testigo. Cuando la policía llega al lugar, en realidad cuando llega el fiscal, lo que hace es separar a los presentes y no les permite que mantengan ningún tipo de conversación. Los lleva a la comisaria y los divide en las distintas dependencias. Tenían un rol de sospechosos categóricos, después se transforman en testigos cuando ven las cámaras y cuando los médicos y fiscales estuvieron presenten en la autopsia", señaló.

Además, continuó diciendo que "el estado de incomunicación se mantuvo hasta que el último declaró. Ahí dijeron que podían retornar y al día siguiente los fueron a buscar para que amplíen y aclaren algunas cuestiones como el teléfono y la cartera".

"La policía tardó en llegar minutos y el fiscal 50 minutos después ya estaba ahí. El teléfono no estaba, la policía por orden del fiscal dicen 'que nadie toque nada'. Llega el fiscal, después llega uno en apoyo y un tercer fiscal porque el predio era amplio, por la personalidad de la fallida, la circunstancias, había droga. Había jefes de brigada", detalló el letrado.

"El fiscal pregunta dónde está el celular y Raul Velaztiqui Duarte dice que lo guardó él. Dice que para preservarlo quería dárselo a la policía, y la policía había llegado hace una hora. Ese es un problema del hombre. Después cuando él entrega el teléfono entrega también la cartera. El problema viene cuando se le piden aclaraciones a Rigoni, y dice que él baja desesperado, se le van el amigo Gaspar, Volitio y la joven que lo acompañaba. Abre los portones del establecimiento para que pueda entrar la ambulancia, se queda en la vereda y viene no de buenas maneras Velaztequi y le dice '¿donde está la cartera? Agarra la cartera y se la queda él, la tenía guardada y escondida".

Asimismo, Vera comentó que "el fiscal Cosme Iribarren requisó todos los autos, en él de él estaba el celular y la cartera". Además, admitió que: "Natacha fue a proponer al lugar. Rigoni no la conocía. El jueves un amigo le dijo que había un tipo que quería contratar el lugar que anda con alguien de la televisión. El viernes quedan en ir, le habla algo como de un concurso de talentos. Esa fue la forma en que se contactaron. El amigo le dice 'mirá que esta chica es problemática'".

"Comienzan a tomar y en las 3 horas hubo una relación de intimidad. El Sushi lo pide Natacha. Ella también consume droga. Luana y Voltio dicen que entre ellos tomaron una dosis de LSD, una pepa, y Natacha una pepa sola. Rigoni dice que la vio consumir cocaína y que había traído ella".

En cuanto a la detención de su cliente, el abogado señaló que "Rigoni está en una casa en San Nicolas y Velaztiqui está en un calabazo en la comisaria cuarta", y "el juez de garantías dos de Tigre, Orlando Díaz, que es muy severo dice que conspiró. Porque si bien no hay un delito, hay una investigación para determinar la causa y puede entorpecer la causa".

"Estaba el jefe distrital, el jefe departamental y el Superintendente de Seguridad, el jefe de investigaciones, de policía científica ni hablar. Y todos alineados con el fiscal. Era un despliegue, y todo ordenadito", afirmó Vera dejando a la vista que se trataba de una escena montada para los medios de comunicación.