¡Estremecedoras palabras!

"Me abrazaba y lloraba..." ¡Fuertísimo testimonio de Marcelo Polino!

El periodista contó una angustiosa situación que le tocó atravesar y sorprendió a todo el mundo.
lunes, 11 de marzo de 2019 · 18:47

Es común pensar que los famosos tienen la vida garantizada y solo deben levantar un teléfono para conseguir lo que quieren, sin embargo, en la realidad, las cosas no funcionan precisamente así, y la mejor muestra es la desesperada búsqueda de Luis Miguel para hallar a su mamá: a pesar de ser uno de los cantantes más influyentes del mundo, con millones de fanáticos, el mexicano nunca pudo encontrar a su progenitora.

Marcelo Polino entiende mejor que nadie el poder que tienen los medios de comunicación pero también puede dar fe, usando su experiencia personal, de que el éxito y la popularidad no garantizan nada, y de eso, precisamente, habló en el largo monólogo que hizo en el programa Podemos Hablar, donde contó detalles realmente escalofriantes de la larga espera a la que se vio sometido mientras intentaba adoptar un niño:

“Básicamente los políticos no le dan ‘bolilla’ a la adopción porque los niños no llevan votos. No tienen que seducirlos porque no pueden votar. Hay un negocio muy grande con los niños que están en una institución. Es muy complicado. Yo estuvo seis años de trámites, porque cada dos años hay que renovarlo. A lo último desistí, porque ya no soy la misma persona que hace seis años”, inició su testimonio.

Luego añadió: “Sigo en contacto con muchas familias. Hay mucho dolor detrás de familias que quieren adoptar niños. Hay muchas familias que se rompen porque la espera se les hace eterna. Llevan la crisis a la casa. Al no tener pareja, ser una adopción monoparental es más complicado. Por que la ley dice que todos somos iguales pero en la práctica no. Primero se lo dan a los matrimonios, después a las parejas, después las mujeres solas y por último los varones solos y es muy pequeño el porcentaje”, se quejó el invitado de Andy.

Por último, Polino reveló que los políticos no hicieron nada para ayudarlo. “Hablé con Scioli y Karina Rabolini, que me abrazo y lloraba, y me dijeron que me iban a llamar pero nunca me llamaron. Y después fui a Olivos y hablé con Macri y me dijo que me iban a llamar y nunca me llamaron. Después cuando empezás a boquear, empezaron a mandar mail como si fuera una oferta de Garbarino. Una cosa impersonal, duro“, concluyó.